miércoles, 23 de septiembre de 2020 Actualizado a las 03:40

BRAGA

“Amigas de lo ajeno”, lecturas sobre música y feminismo que toda mujer melómana querría disfrutar

por 23 junio, 2020

“Amigas de lo ajeno”, lecturas sobre música y feminismo que toda mujer melómana querría disfrutar
El Mostrador Braga conversó con Javiera Tapia, periodista y autora de “Amigas de lo ajeno”, un libro sobre músicas chilenas, feminismo y el impacto de la industria a la hora de emprender una carrera musical en voz de mujer.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Este libro para mí es como una carta de amor, desde una carta de amor a mi mamá, a estas músicas que me han permitido hablar con ellas durante muchos años, es una carta de amor a mis amigas, a mis compañeras de trabajo, a todas”, comenta Javiera Tapia en conversación con El Mostrador Braga. 

“Amigas de lo ajeno” publicado recientemente por editorial Planeta, es un libro con un gran sentido de la empatía que cualquier mujer podría leer e identificarse entre las vivencias relatadas por músicas chilenas, entre las que figuran Camila Moreno, MonLaferte, Ana Tijoux, Mariel Mariel, Denise Rosenthal, Francisca Valenzuela, la banda de punk rock Horregias y otras.  Entretejido con pasajes significativos de la vida de la autora y una interesante propuesta visual liderada por la ilustradora de Desobediencia Visual, Valerie Velásquez. El libro da cuenta de los desafíos que encarnan las mujeres a la hora de emprender proyectos personales de cara a la exigente y masculinizada industria musical.

Lenguaje periodístico en la crítica musical

“Amigas de lo ajeno” es una invitación a conocer los procesos creativos y personales de destacadas músicas chilenas en la industria musical, es ese su fuerte investigativo. Sin embargo, los medios de comunicación se encuentran bajo el radar del ojo crítico de la autora, quien también reflexiona sobre la necesidad de ampliar las perspectivas de la crítica musical especializada.

“Tiene que ver con una perspectiva… tiene que ver con formatos súper rígidos; uno piensa en periodismo musical y piensa en crítica de discos, una reseña de conciertos, entrevista promocional, columnas, reportajes; no tiene que ver con el lenguaje en sí o con los formatos periodísticos, pero sí con las perspectivas. Me pasaba harto al principio que yo escribía algunas cosas y me decían que eso no era periodismo musical, como que yo no estaba hablando de música y en general recibía ese tipo de comentarios precisamente cuando hacía el cruce entre feminismo y música popular o cuando hablaba de violencia de género dentro de la música, no era periodismo musical porque no estabas hablando de música. Entonces, te sientes desubicada en un espacio donde hay ya una manera oficial de hacerlas o donde hay temas que se tratan de una u otra forma, donde el periodismo musical es esto y si te sales de ahí eso ya no es periodismo musical”, plantea Javiera para caracterizar la óptica desde la que abordó  la propuesta de su último libro.

Y es que “Amigas de lo ajeno”, no se trata de un compilado de entrevistas a mujeres destacadas en la música Chilena. El feminismo y las condiciones que determinan a las mujeres en la sociedad es uno de los hilos conductores fuertes de esta lectura que busca ir más allá de los estándares existentes en los medios de música nacional. “Obviamente tiene que ver con que sea un área súper masculinizada y lo hablo en términos más locales, porque desde el momento que yo pude acceder a leer a mujeres periodistas que escribían de música en otros países, me di cuenta que el hecho que yo quisiera escribir sobre una cantante y abordar su vida desde otra perspectiva tenía todo que ver con lo que esa mujer súper lejos había escrito. En el fondo yo quería encontrar una voz para escribir y encontraba que estaba desubicada si yo miraba a mi alrededor en el contexto donde persiste una perspectiva súper masculinizada para hablar de música, hay que ver cómo se caracteriza a las músicas en prensa o a qué se le presta atención, no es simplemente que hablen de la facha de un artista o de cómo se ve un artista, yo creo que también esa perspectiva se devela en lo que un periodista pone atención o no, en lo que pone el foco o no”, explicó.

Seguimiento, observación y selección

Respecto de la metodología de trabajo, Javiera relata que se trató de un largo proceso de entrevistas que incluso datan de fechas anteriores a la propuesta del libro, por tanto las entrevistas que vieron la luz en Amigas de lo ajeno son parte de una exhaustiva selección de conversaciones sostenidas con cada una de las participantes, que en términos simples dejan ver el proceso de madurez de cada una de ellas y también la evolución de sus carreras hasta hoy.

“Hay decisiones desde el plano musical, hasta la foto que deciden usar para promocionar un single. Todas esas son decisiones que están basadas en reflexiones que ellas mismas van teniendo sobre su carrera, sobre cómo quieren llevarlas y me parece súper importante observarlas detenidamente en eso, un artista no es solamente lo que llegas a escuchar en una lista de novedades de spotify del viernes, si no que es todo. Ellas toman muchas decisiones para llegar a que tú puedas escuchar una canción y todas esas decisiones tienen una razón de ser, entonces me interesaba mucho que también se viera en el libro que la artistas obviamente no son unidimensionales, no son una figura pública que en este caso hace arte, hace música y que para hacer música no es solamente la inspiración divina de hacer una canción, si no que hay harto trabajo detrás, hay mucha reflexión detrás de cómo ellas quieren mostrar ese trabajo”, explica.

Y tal como expresa Javiera, no se trata de la “iluminación divina”, cada una de las artistas tuvieron que sobrepasar procesos profesionales y personales en los que también estuvieron presentes los obstáculos de una industria sesgada por las intervenciones masculinas en los resultados que luego podemos apreciar a través de nuestros audífonos.

A este respecto la autora cuenta que “no fue concebido el libro desde ese objetivo, no fue como… Ok, voy a entrevistar a todas estas músicas y voy a escribir sobre las barreras y como se parecen – aunque sean muy diferentes las historias que están contando- y se cruzan, no. Eso es algo que empezó a verse a medida que iba haciendo las entrevistas, a medida que iba conversando con ellas, inevitablemente, aunque tuvieran vidas muy diferentes, carreras muy diferentes, aunque me contaran momentos muy diferentes de de su vida, en algún momento igual se cruzaban, eso fue muy natural que se diera y me parece que es un valor que nos permite a nosotras las mujeres poder enganchar también con sus historias”.

Equipo de trabajo y propuesta visual

El equipo de trabajo detrás de la existencia material de “Amigas de lo ajeno” está liderado por Editorial Planeta a cargo del editor Juan Manuel Silva, Isabel de la Fuente a cargo del diseño del libro en conjunto con Valerie Velásquez, la mujer detrás de Desobediencia Visual, quien se encargó de ilustrar la portada, los capítulos y el universo visual del libro.

El diseño e ilustración de este libro es otro de los contenidos a destacar, “Yo cuando supe que iba a hacer el libro inmediatamente me lo imaginé como algo más visual, siempre quise que fuera así y cuando pregunté si podía trabajar con una ilustradora, en realidad lo que estaba preguntando era si podía trabajar con la desobediencia visual, siempre quise trabajar con ella; me parece que es talentosisima, no sólo por el hecho de dibujar, si no por el sentido y universo que ella tiene para hacer sus creaciones”, destaca Javiera y agrega “soy muy fan de su pega”.

Capítulo aparte para conversar sobre las ilustraciones y fanzines presentes entre las páginas de este libro que toda melómana y lectora de música podría entrañar; contenido también relevante para la autora, quien dedicó unos minutos a comentar su gusto por coleccionar estas publicaciones independientes y revistas de música de culto.

“Me parece que también es una oportunidad para mí para poder demostrar claramente que pongo muy en valor en ese trabajo también, es un trabajo artesanal, es un trabajo de edición y de arte que hacen muchas mujeres, tú vas a las ferias, a la contrabanda o a las ferias de ilustradoras y hay muchas mujeres creando fanzines, creando esas obras que son increíbles y que muchas veces son las que te entregan una salida diferente a muchos temas, donde puedes leer sobre visibilidad lésbica o puedes hablar sobre feminismo de una manera en que obviamente en la prensa tradicional no vas a poder acceder. En los fanzines las publicaciones siempre han sido un medio de comunicación, que siempre expande las conversaciones, siempre vas a encontrar una visión diferente, una visión alternativa y en el libro quería poner en valor ese trabajo”, profundizó.

Un libro contingente, sobre feminismos y música, que da espacio para reflexionar sobre la incomodidad de transitar por los canones impuestos y además del impulso necesario para atreverse a ser amigas de los ajeno.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día