martes, 27 de octubre de 2020 Actualizado a las 18:54

Yo opino

A 3 años de la muerte de Joan Florvil, poco y nada ha cambiado el panorama

por 1 octubre, 2020

A 3 años de la muerte de Joan Florvil, poco y nada ha cambiado el panorama
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Fui con mis 2 hijos a plaza de armas ese domingo 1 de octubre, porque se efectuaba de manera masiva, la firma por NO+AFP y fui a las mesas que habían dispuesto para votar.

Vi a un grupo de personas hablando por megáfono y encendiendo velas. Me acerqué y una chica se me acercó. Me dijo "Tu eres Virginia, yo te escribí por el caso de Joan". Yo no había visto su mensaje, rápidamente me explicó que Joan había fallecido. Que ahí estaban presentes su cuñada y su marido. Que a su hija de 2 meses, se la habían llevado al CREAD y que están desesperados. Luego hablé con Roxana, cuñada de Joan, chilena. Ella me contó que no tenían abogado, entonces me dio su contacto. Yo de inmediato comprometí ayuda de asesorarlos como ONG, ante toda la gente que los acompañaba, ahí de manera impulsiva, megáfono en mano. Justo en ese momento, Will, la pareja de Joan sufrió una descompensación, creo que tuvo un colapso por el cansancio, la pena, angustia, rabia. Le costaba respirar, tenía la vista perdida. Me acerqué a él y le prometí que recuperaríamos a su bebé.

A la fecha tengo relación con Roxana y cada 30 de septiembre nos encontramos, hablamos y nos abrazamos para recordar la memoria de Joan. Solo me queda una constante culpa que no logro superar y es el no haber leído el mensaje que me envió esa chica antes.

A 3 años de la muerte de Joan, poco y nada ha cambiado el panorama. Pareciera que el Estado de Chile es sordo, ciego, mudo e incompetente. Hay una crisis social grave y según creo, es porque no se está educando a los ciudadanos, para que se involucren en estos temas. Así es como vamos a seguir lamentando vidas y exponiendo a las personas a un trato indigno e injusto. Un haitiano me dijo ese día: “Yo ya he venido a cuatro velatones. Todos los días me acuesto pensando cuando va a ser la mía”

Nuestra ONG cumplió su promesa y más. La abogada Karla Monsalve, que en esa época era nuestra directora jurídica, logró desistitucionalizar a la hija de Joan.  Cooperamos en todo el proceso de adaptación hasta que volvió a casa, con su padre. Además, de manera póstuma en una audiencia de familia que desbordó a todos los presentes e incluso a la magistrada, logramos una resolución favorable para Joan: Ella fue declarada inocente. Jamás su intención fue dejar en abandono a su hija.

Meses más tarde, otra abogada integrante de nuestra organización, Carolina Cubillos, llevó el caso de Joan hasta la comisión de DDHH de la cámara de diputados y diputadas, donde emplazó a carabineros a dar respuestas a las tantas interrogantes que teníamos todas nosotras y quienes estaban vinculados a la causa de Joan.

A la fecha tengo relación con Roxana y cada 30 de septiembre nos encontramos, hablamos y nos abrazamos para recordar la memoria de Joan. Solo me queda una constante culpa que no logro superar y es el no haber leído el mensaje que me envió esa chica antes. Llegamos tarde, muy tarde.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día