miércoles, 2 de diciembre de 2020 Actualizado a las 20:58

Yo opino

Una Constitución paritaria para Chile

por 23 octubre, 2020

Una Constitución paritaria para Chile

Crédito: Aton Chile

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El 25 de octubre será una fecha histórica para todo Chile, pero podría serlo aún más para las chilenas. Si triunfa el Apruebo junto con la Convención Constitucional, el órgano que elaborará la nueva carta magna será paritario y esa será una gran noticia para el país en su conjunto y un ejemplo para el mundo. Es decir, por primera vez en el orbe la voz femenina tendrá el mismo peso que la masculina. Será histórico.

No se trata de algo antojadizo. Desde hace ya varios años miles de mujeres han estado haciendo notar que queremos ser representadas como el más del 50% de la población que somos. De hecho, el estallido social en nuestro país y que derivó en que estemos ad-portas de votar por una nueva constitución tiene como antesala la persistente movilización feminista y su estremecedora convocatoria por la igualdad de derechos, igualdad que -por cierto- va más allá del género.

Queremos una constitución que reconozca los derechos de las mujeres en un nivel central, donde la igualdad sea un valor efectivo, no solo declarativo.

La actual pandemia que vivimos vino, entre otras cosas, a dejar en evidencia que la precariedad sí es un asunto que tiene que ver con el sexo y que la irrupción del Covid no nos ha afectado de la misma manera. Los roles supuestamente femeninos que nos ha asignado la cultura, largamente ligados a las tareas del cuidado, el trabajo doméstico, la alimentación, la educación o la salud, que además muchas veces va sumado también al trabajo remunerado, nos han hecho asumir una cantidad desproporcionada de tareas, atribuibles todas al peso de la tradición. También ha aumentado de manera explosiva la violencia intrafamiliar y de parejas.

Estos y otros factores derivaron en que, más de 80 organizaciones de mujeres, convocadas por la presidenta del Senado, Adriana Muñoz, elaboraran una Agenda de Género con objetivos de corto y largo plazo y pasos y estrategias para implementarlas, con la idea central de lograr igualdad de género en toda la diversidad. Por supuesto, hay cosas que se pueden cambiar modificando leyes y otras en que se requieren procesos culturales.

Y es ahí donde caemos en el tema de la nueva constitución, que es la ley marco que nos rige como país. Obviamente, esta no va a remediar de una plumada la inequidad en la relación entre hombres y mujeres que ha existido históricamente. Pero sí es una carta de navegación que establecerá un marco desde el cual desenvolvernos y que delineará claramente hacia dónde caminaremos, lo que será aceptable y lo que ya no. De ahí la importancia y lo revolucionario de que se haga a través de una convención que sea totalmente paritaria, porque a finde cuentas las mujeres somos la mitad de la población y ningún país debería poder darse el lujo de prescindir de la mirada y el aporte del 50% de sus ciudadanos.

Queremos una constitución que reconozca los derechos de las mujeres en un nivel central, donde la igualdad sea un valor efectivo, no solo declarativo.

Para lograr eso hay dos cosas importantes. Una, que gane el Apruebo en el plebiscito y tenemos la convicción de que eso será así. Lo segundo es que la carta magna se elabore a través de una convención constitucional. Eso nos asegurará que la escriban delegados elegidos por toda la ciudadanía, hombres y mujeres en la misma proporción.

Y que por primera vez en la historia de Chile y del mundo la presencia femenina en determinar cómo queremos mirar hacia el futuro sea coprotagonista y no de mera comparsa.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día