sábado, 15 de diciembre de 2018 Actualizado a las 19:29

CULTURA

Cultura - El Mostrador

Los líquenes de la Antártica podrían contener claves en el tratamiento contra el Alzheimer

por 11 julio, 2018

Los líquenes de la Antártica podrían contener claves en el tratamiento contra el Alzheimer
El proyecto “Dépsidos y depsidonas de líquenes antárticos: estudio antioxidante y evaluación como posibles inhibidores de la agregación de la proteína Tau”, financiado por el Instituto Antártico Chileno (INACH), buscó compuestos con propiedades farmacológicas de tipo antioxidante o que puedan ser de utilidad en el tratamiento de la enfermedad.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Con temperaturas extremas, altos niveles de radiación ultravioleta y tiempos prolongados de oscuridad, la Antártica es el lugar ideal para la búsqueda de nuevos compuestos con mejores propiedades farmacológicas. El proyecto “Dépsidos y depsidonas de líquenes antárticos: estudio antioxidante y evaluación como posibles inhibidores de la agregación de la proteína Tau”, financiado por el Instituto Antártico Chileno (INACH), buscó compuestos con propiedades farmacológicas de tipo antioxidante o que puedan ser de utilidad en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.

Como resultado de esta investigación, se logró aislar un total de ocho metabolitos desde los líquenes antárticos Umbillicaria antarctica y Ramalina terebrata. De los análisis efectuados a estos metabolitos, la parietina y la tenuiorina lograron inhibir la agregación de la proteína Tau, clave en el desarrollo del Alzheimer. De ellas, la parietina fue la que presentó los mejores resultados.

La variabilidad y cantidad de los compuestos (metabolitos) que producen los líquenes vendrían a estar dados, en su mayoría, por los factores ambientales, lo que demostraría la importancia de estas sustancias para su capacidad de adaptación ecológica.

Rol clave

En algunos casos se ha comprobado que juegan un rol clave en la protección contra factores como el estrés oxidativo causado por altos niveles de radiación UV, temperaturas extremas y tiempos prolongados de oscuridad.

También se han comprobado efectos disuasivos contra herbívoros, protección contra un amplio espectro de agentes patógenos e influencia en el desarrollo de otros organismos.

En el último tiempo, los líquenes han demostrado ser una buena fuente de antioxidantes naturales, debido a la alta presencia y variedad de moléculas polifenólicas que hay en sus extractos. Los polifenoles son compuestos sintetizados por las plantas en sus frutos, hojas, tallos y semillas, entre otros, cuya característica principal en su estructura es que poseen uno o varios grupos hidroxilos (-OH). Se cree que las propiedades antioxidantes de estas moléculas estarían dadas por la presencia de uno o varios de estos grupos, los que conferirían un alto potencial para inactivar los radicales libres.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, cada vez más frecuente a nivel mundial. Clínicamente se caracteriza por la pérdida progresiva de las neuronas, hecho que se ve manifestado en la pérdida de la memoria, la disminución de la capacidad para realizar tareas rutinarias, desorientación, etc. Entre las hipótesis que intentan dilucidar esta enfermedad se encuentra la acumulación dentro y fuera de las neuronas de determinadas estructuras conocidas como “ovillos neurofibrilares”, cuyos principales componentes son la proteína Tau hiperfosforilada.

Procedimiento

En un funcionamiento normal, la proteína Tau no es una proteína peligrosa, ya que desempeña una importante función en el ámbito de la estabilidad y el montaje de los constituyentes del esqueleto de las neuronas (microtúbulos). Además, se ha visto que participa en la unión de estos con otros elementos del citoesqueleto neuronal.

La primera parte de esta investigación consistió en la colecta de las muestras en la península Ardley y la bahía Fildes. Gracias a la asesoría del liquenólogo Reinaldo Vargas se logró la correcta determinación taxonómica de las especies antes mencionadas. Como paso siguiente, se purificaron los compuestos de interés, para luego elucidar sus estructuras moleculares mediante estudios de resonancia magnética nuclear y así realizar los ensayos antes propuestos.

Como resultado de esta investigación se logró aislar un total de ocho metabolitos: ácido girofórico, ácido úsnico, ácido lobárico, atrarato de metilo, inositol, metil orselinato, parietina y tenuiorina. El análisis realizado al extracto de U. antarctica por espectroscopía de masa de alta resolución permitió por primera vez la identificación de quince compuestos para esta especie, cuatro de ellos reportados por primera vez. De igual forma, el extracto de R. terebrata también permitió identificar la presencia de 22 metabolitos.

Ensayos antioxidantes

Mediante ensayos antioxidantes se evaluó la capacidad de los ocho metabolitos mencionados para neutralizar o apagar determinados radicales libres que se generan biológicamente o sintéticamente.

Los resultados demostraron que el compuesto que tuvo mejor desempeño fue el ácido girofórico. Estos resultados (obtenidos de ensayo de laboratorio del ácido girofórico con proteína Tau sintética) tienen bastante lógica, debido a que el ácido girofórico posee más grupos fenólicos (4 OH). Este hecho fundamental podría ser la razón por la cual el resto de los metabolitos presenta una gran disminución en torno a sus actividades, con valores que bordean el 80 % aproximado.

Del cribaje realizado a todos los compuestos, solo la parietina y la tenuiorina lograron inhibir la agregación de la proteína Tau en base a correlaciones positivas de dosis-respuesta. De ellas, la parietina fue la que presentó los mejores resultados a un rango de concentración desde los 3μg/ml (10μM) hasta los 28 μg/ml (100μM). A esta última concentración, los resultados muestran un 75 % de inhibición frente a la agregación de la proteína.

De igual forma, se evaluaron los extractos totales de ambas especies. Se emplearon rangos de concentración que variaron desde los 100 μg/ml hasta los 1.000 μg/ml. Los resultados obtenidos señalan que para R. terebrata a una concentración de los 1.000 μg/ml, la actividad inhibitoria frente al proceso de agregación de la proteína Tau era casi completa. Mientras que para U. antarctica solo se logró inhibir un 52,5 % de la agregación.

Para ambas especies se logra deducir, por un lado, que las actividades antiagregantes están dadas por el conjunto de los metabolitos.

Finalmente, las investigaciones sobre las propiedades farmacológicas de los líquenes han logrado demostrar que muchos de los metabolitos aislados de estos organismos presentan gran variedad de actividades biológicas.

Hasta la fecha aún no existe un tratamiento farmacológico que pueda enfrentar la enfermedad de Alzheimer, por lo cual es necesario seguir explorando adicionales especies de líquenes antárticos con la finalidad de encontrar nuevos inhibidores de la agregación de la proteína Tau.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV