Publicidad
Escritor Alejandro Zambra presentó libro de Juan Emar en España CULTURA

Escritor Alejandro Zambra presentó libro de Juan Emar en España

Publicidad
Nicolás Ulloa Peñailillo
Por : Nicolás Ulloa Peñailillo Licenciado en Literatura.
Ver Más

Zambra recordó que la opaca repercusión que tuvieron las columnas sobre arte y los tres libros publicados en la década del treinta por Emar tiene que ver con que “nada en su obra calza con ni con los usos de la época ni con la trayectoria habitual de los escritores de vanguardia”.


El escritor Alejandro Zambra presentó el libro “Ayer” de Juan Emar (1893-1964) en España.

El evento se realizó en la librería Finestres en Barcelona. La edición va acompañada de un prólogo del propio Zambra, quien estuvo en la presentación junto con la traductora de Emar al inglés, Megan Mcdowell.

“Ayer” narra un día del protagonista junto a su esposa paseando por la ficticia ciudad de San Agustín de Tango (que curiosamente suena como Santiago).

Un paseo en el que asisten a distintos eventos que en apariencia parecen corrientes, como una visita al zoológico o a la casa de un pintor, pero que a partir de las reflexiones del protagonista, las situaciones se extrapolan a niveles filosóficos, todo con el fin de buscar una revelación que no llegará hasta el final del libro.

Un peregrinaje en donde se evidencia la influencia directa del período de vanguardias que experimentó Emar en primera persona en sus años viviendo en Francia, y que luego en su intento por renovar el panorama del arte en Chile, fue rotundamente ignorado por la crítica.

Juan Emar (Santiago de Chile, 1893–1964), es el pseudónimo del pintor, crítico de arte y escritor Álvaro Yáñez Bianchi. Su alias es un juego de palabras que alude a la expresión francesa «J’en ai marre» («Estoy harto»). Vivió algunos años en París, donde formó parte de los círculos artísticos surrealistas y dadaístas. En 1935 se publicaron sus novelas Ayer, Un año y Miltín 1934, y en 1937 se publicó el libro de cuentos Diez. Todos ellos sufrieron el desprecio o la indiferenca de la crítica y del público. Su libro más ambicioso, Umbral, un monumento de más de cuatro mil páginas, fue publicado en Chile de manera póstuma.

Poca repercusión

Zambra recordó el día del lanzamiento que la opaca repercusión que tuvieron sus columnas sobre arte y sus tres libros publicados en la década del treinta tiene que ver con que “nada en la obra de Emar calza con ni con los usos de la época ni con la trayectoria habitual de los escritores de vanguardia”.

Esto porque en “Ayer” los planteamientos que se sostienen, por ejemplo, acerca del funcionamiento del tiempo, son “recurrencias que parecen completamente inmotivadas y caprichosas, es un detenerse y regodearse en detalles que son obviamente intrascendentes” y que como escritor de vanguardia que era, es un intento de afrenta al panorama literario y artístico en general.

Emar describe situaciones y a partir de ellas reflexiona sobre cosas que “no se pueden explicar en un código realista. Cuando estudias Literatura se entiende que hay una tensión y deseo de reírse del criollismo y del realismo que históricamente le antecede. Se estaba riendo y combatiendo la literatura anterior”.

Desconcertante

Para Megan McDowell es un libro desconcertante, si bien los primeros capítulos tienen un carácter más convencional porque “son eventos que pasan en el día del personaje y que cada vez se vuelven más extraños”, el resto del libro pasa en la mente del protagonista.

“Cuando llegas al final ya estás totalmente en la cabeza del hombre, está contándote sus sentimientos y pensamientos utilizando un lenguaje concreto, pero resulta ser una situación 100% hipotética. Emar da una teoría sobre el tiempo y cómo pasa el tiempo hasta llegar a un punto esotérico, pero que es fácil de leer. O bueno, quizás no es fácil de leer, pero dan ganas de seguir leyendo”.

McDowell mencionó que por cosas del destino conoció la obra de Juan Emar el año 2005 en Chile, y “Ayer” es un libro que la ha acompañado desde entonces. Se lo llevó de vuelta a Estados Unidos el año 2007 para traducirlo en su magíster al mismo tiempo que empezaba a traducir a Zambra. A partir de ese momento, publicó capítulos del libro en diversas revistas y volvía siempre a él para retocar la traducción, la que finalmente se publicaría por primera vez en lengua inglesa el año 2021 en Reino Unido y el año pasado en Estados Unidos en la prestigiosa editorial New Directions.

Publicación en España

Gracias a esta editorial (fundada en 1936 y que cuenta en su catálogo con clásicos chilenos como Pablo Neruda, Nicanor Parra, Enrique Lihn y Roberto Bolaño), fue que el editor de Gatopardo Ediciones, Lucas Villavechia, conoció a Juan Emar y decidió publicarlo en España.

“Un día estaba revisando el sitio web de New Directions y me pillé con el libro, vi que llevaba un prólogo de Alejandro Zambra y eso me llamó la atención. Si a Zambra le gusta este tipo debe ser interesante”. Hasta que llegó el momento de la lectura.

“Ya estaba muy bien predispuesto. Luego leí el libro y me la pasé muy bien. La literatura así llamada experimental o autores con influencia vanguardista a veces son bastante plomizos o intrincados, y aunque a veces entra en especulaciones retorcidas, tiene una lengua transparente y un sentido del humor que rebaja cualquier pedantería o solemnidad”, comentó.

Para el editor español, Emar es un hito para la escritura ya que “hace cosas que a priori alguien normal te las cuenta, y pensarías que alguien no puede sacar gran literatura de eso y él lo termina haciendo con muchísima gracia. Es un escritor muy moderno, sacrílego y profano. Se ríe de todo, de todos y de alguna manera él mismo”.

Es casi una fortuna que Emar llegue a publicarse en España, ya que pese al numeroso catálogo de Gatopardo, figuran muy pocos autores de lengua española.

“Lo encontré en un momento que estaba empezando a intentar pasar de publicar solo traducciones a publicar autores en español”.

El proceso de publicación se dio a partir del año pasado y en la búsqueda notó que “Ayer” no estaba publicado en España

“Solo se había publicado ‘Un año’, pero supongo que pasó sin pena ni gloria. Y después nadie siguió con Emar”.

Pese a ello, decidió publicarlo incluso sin consultar los índices de venta de las ediciones inglesas.

“Esto no lo hago porque venda o no venda, porque mientras más venda mejor, pero lo más importante para mi es el hecho de que esté al alcance de los lectores españoles. ‘Ayer’ no existía en España, entonces es una manera de sacarlo del olvido, o ni siquiera, es una manera de descubrirlo”.

Para Lucas es una de las oportunidades más valorables de su oficio.

“Es algo muy bonito para un editor ser el primero, poder llenar un hueco que estaba vacío y publicar autores valiosos que por alguna razón los editores grandes o prestigiosos no han querido publicar o ni siquiera se han preocupado de publicar.”

Incide ahí la importancia de las editoriales independientes dentro de un mercado tan grande como el español “las editoriales pequeñas podemos cumplir esa función y tal vez apostar por autores que no tengan una salida comercial tan grande, o que incluso, puedan ser escritores más o menos literarios, autores que no vayan acorde a la moda del momento, porque Emar no va con ninguna moda”.

Gracias, en mayor parte al trabajo de la traductora Megan Mcdowell y la agencia literaria que representa a Emar en el extranjero, este año será traducido al chino, turco, danés e italiano.


Para saber más de lo que está pasando en el mundo de la ciencia y la cultura, súmate a nuestra comunidad Cultívate, el Newsletter de El Mostrador sobre estos temas. Inscríbete gratis AQUÍ

Publicidad

Tendencias