domingo, 25 de octubre de 2020 Actualizado a las 10:55

PAÍS

El "ejército digital" del Rechazo y la estratégica apuesta por la gran batalla en redes para abril

por 13 octubre, 2020

El
Aunque no puedan reconocer en público que el plebiscito del 25 de octubre está perdido, la derecha más dura trabaja con disciplina oriental pensando en las elecciones de abril. Construyendo mensajes, generando referentes, desplegando sobre todo gente real y un clima proclive a sus ideas en redes sociales, especialmente en Twitter, con el fin de incidir en las comicios de alcaldes, gobernadores regionales y eventuales constituyentes. Un trabajo digital que ha evolucionado desde lo que fue la estrategia de "Chilezuela" en las presidenciales del 2017 y que está mucho mejor desarrollado que lo hecho por los comandos del Apruebo en este ámbito, los que –según los especialistas– duermen en sus laureles de un triunfo seguro en el referéndum de entrada.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

A pesar de que la encuesta Criteria publicada el 1 de octubre reafirma lo que han proyectado otros sondeos y da por ganadora a la opción del Apruebo con un 72% de los votos, una ola de optimismo en el último mes recorre los comandos del Rechazo. Gran parte de esta sensación de triunfo se debe al clima que la derecha más dura, en contra de una nueva Constitución Política, ha logrado crear en las redes sociales, particularmente Twitter.

Según el estudio sobre la conversación digital en torno al plebiscito, que durante cinco semanas ha estado haciendo el Observatorio de Política y Redes Sociales de la Universidad Central, la exministra de Educación, Marcela Cubillos, y el exdirector de Enap, Gonzalo de la Carrera, están entre los personajes más influyentes de la esfera digital como promotores de la opción Rechazo.

El viernes, Cubillos y De la Carrera –aunque pertenecen a la UDI y a Independientes por el Rechazo, respectivamente– publicaron en sus perfiles una nota de El Líbero que contaba los resultados de una encuesta donde el Apruebo solo ganaba por 5 puntos. Numen, una empresa argentina de marketing, desconocida en el rubro de las encuestas, fue la misma que publicó otro estudio en que ganaba el Rechazo, si todas las personas que prefieren esta opción van a votar el 25 de octubre.

"Hemos hecho la pega de generar un gran ejército de gente. Tú puedes generar un trending topic disparando información con publicidad, pero al final no tiene sustento si no hay personas detrás. Lo que nos importa es que sean personas que generan el contenido, porque pueden aportar algo desde su realidad local. Porque además esa red de gente se tiene que transformar en una red de votos y movilización. Ese es nuestro objetivo. Además, para fidelizar hicimos muchos Zoom al principio, con 600 a 800 personas, y así generamos bases de datos de voluntarios que nos ayudan a masificar estos mensajes”, explicó Andrea Balladares, militante RN y encargada de coordinar la campaña con los insumos que le entregan los parlamentarios sobre sus territorios, especialmente de regiones, y así darles cuerpo a los mensajes en redes.

El mismo día Gerardo Jofré, exdirector de Codelco e integrante de Independientes por el Rechazo, se encargó de comentar la encuesta en otros portales de noticias, como T13.cl. Aunque no lo reconoce oficialmente, el responsable de la encuesta, Fernando Cerimedo, admitió que “un grupo de empresarios” pagó el estudio sin dar detalles. Salvo que en julio hicieron otra, que no se publicó, pagada por el grupo que lidera Gonzalo de la Carrera, el señalado Independientes por el Rechazo.

En redes gana el Rechazo

El 23 de septiembre, dos días antes que partiera la franja de propaganda en televisión abierta, el equipo del comando por el Rechazo de Chile Vamos –generado por parlamentarios de los partidos de Gobierno– se reunió a través de Zoom con los líderes del triunfo del NO a los acuerdos de paz con las FARC en Colombia en 2016, cuando sorpresivamente ganó la opción que según las encuestas sería derrotada. El mensaje fue que, en el caso colombiano, el margen también era estrecho y que, finalmente, se ganó por apenas 53.900 votos. Así que el triunfo conservador chileno –de acuerdo a ellos– era altamente probable. “Ese mensaje ayudó mucho a levantar a nuestra gente con lo que tenía que decir y cómo tenía que hacerlo”, afirmó Andrea Balladares, encargada digital del comando.

Si el resultado del plebiscito solo dependiera de la cantidad de mensajes en Twitter, el Rechazo sería el más probable ganador. Según los resultados del informe semanal que elabora el Observatorio de Política y Redes Sociales de la Universidad Central, desde que comenzó la campaña oficial las menciones relacionadas con el Rechazo en Twitter casi doblan al Apruebo. Entre el 26 de septiembre y el 1 de octubre, se postearon 908.278 mensajes con la palabra Rechazo, de los cuales un 68% fue para apoyar esa opción al momento de votar el 25 de octubre. Mientras que los posteos con la palabra Apruebo sumaron 514.915 y, de ellos, un 73% son para promover el tránsito hacia una nueva Constitución y el resto contienen la palabra “plebiscito” o son mensajes contra el Rechazo.

“No es que el Rechazo dé la batalla por perdida, sino que el Apruebo la da por ganada. Como el Apruebo la da por ganada, hay menos participación del Apruebo. Yo diría que el Rechazo se ha mantenido en lo que históricamente ha sido su flujo de conversación. Cuando un espacio no es ocupado, la política lo ocupa. Entonces, ese vacío le ha permitido al Rechazo visibilizar liderazgos. Hoy están súper plataformados Gonzalo de la Carrera, Sergio Melnick y otros actores similares, que han ocupado esa ausencia del Apruebo”, explicó Nicolás Freire, cientista político y director del Observatorio de la la UCEN.

La nostalgia por Chilezuela

Al parecer la sensación de que el resultado ya está jugado, recorre una y otra de las veredas políticas. Por más que el Rechazo haya sacado del clóset a la derecha más dura del oficialismo y públicamente este sector esté peleando con fuerza por convencer que es una mala idea cambiar la Constitución, un parlamentario del oficialismo, que ha estado asesorando la campaña digital, aseguró que para la persona más importante de La Moneda el resultado está claro. “Piñera no está de acuerdo con el Rechazo. De hecho, asumió que va a ganar el Apruebo y está preparándose para ese escenario”, afirmó.

El reducido aporte en dinero de la elite empresarial es otra señal de que esta etapa del proceso que culmina el 25 de octubre no es la que realmente les quita el sueño. “No tienen tanta plata, no están forrados, porque los empresarios están guardando la plata para la madre de todas las batallas, que es la elección de los constituyentes”, sostuvo este parlamentario de Chile Vamos, demostrando que la “doctrina Longueira” y las expresiones públicas a favor del Apruebo por parte de un sector de la derecha, suman más apoyo.

El contexto actual es muy distinto a la campaña presidencial de 2017, cuando el despliegue en Twitter con cuentas automatizadas o bots fue fundamental para instalar el concepto de "Chilezuela", que aportó al clima necesario para pavimentar la victoria en las urnas de Sebastián Piñera.

Pero hoy no es lo mismo. No hay un solo relato que pueda unir a todos los sectores que votan Rechazo. “Las fake news operaron en 2017 no como un hecho aislado, sino como un relato estructural que le dé veracidad a esa información. Cuando en 2017 viene Pepe Mujica a Chile, se abrocha una estrategia digital que fue súper potente respecto de Chilezuela. Lo de Mujica fue fundamental porque llega a Chile, se abraza con (Alejandro) Guillier y ya tenían preparada toda la información de Pepe Mujica con Maduro, con Evo Morales, con Lula y Chilezuela. Le dieron un contexto diciendo que Pepe Mujica y Guillier es Chilezuela. Funcionó en ciertos públicos”, explicó el sociólogo y analista electoral Axel Callís.

Hoy el clima es distinto. Por eso, la apuesta digital de la derecha es hacia el futuro. De cara al plebiscito, “podrían influir en el temor por el contagio, pero dar vuelta el resultado, no. La única incertidumbre importante va a ser regular la gente que vota. Porque si vota mucha gente, el resultado de abril puede ser sorpresivo”, advirtió Callís en referencia al 11 de abril, día en que están programadas las elecciones municipales, de gobernadores y (eventuales) constituyentes.

Entonces la estrategia es otra. Ocupar o también copar las RRSS con una mezcla equilibrada de gente real y cuentas bots que sirvan para intervenir en la conversación política y construir un mensaje, si no real, al menos verosímil. Especialmente quienes ya tienen ideas preconcebidas. Por ejemplo, @Melnicksergio, la cuenta del exministro de la dictadura, Sergio Melnick, tiene miles de interacciones y la mayoría de sus mensajes son virales o ataques directos contra situaciones o personajes. El domingo se dedicó a responder y a inflar un intercambio con la diputada Natalia Castillo (FA) que se quejó por un supuesto ataque de “bots supremacistas blancos” y las cuentas con respuestas agresivas que retuiteó Melnick al menos parecían bots, como @Clara 333_luz, @Jovo15092012 o @marcela338384. Melnick retuiteó un video del argentino Javier Millei, que gritaba “zurdos hijos de puta tiemblen”.

Algo muy parecido al desempeño de Melnick, que incluye videos de barricadas y destrozos callejeros sin correlación en el tiempo, homenajes a Carabineros o noticias contra el Gobierno argentino es lo que postea el usuario @sergioulloa1, que se presenta como “Una Nueva Consciencia” y que llama la atención de quienes monitorean las redes con casi 48 mil seguidores. En un sentido similar, pero además criticando a personajes asociados con el Apruebo, como el periodista Daniel Matamala y sus columnas, operan las cuentas “Economista Flaite”, con más de 97 mil seguidores, o @meruanista, con más de 63 mil.

Más contingentes son otras cuentas que aparecen en el análisis de la Universidad Central, como @AleDiezRT, Sr_Churchill, que salió a aclarar que los manifestantes del sábado por el Rechazo no hacían el saludo nazi, sino el gesto del juramento a la bandera, o @Max_Martin_R, que junta dinero para ayudar al carabinero Sebastián Zamora, acusado de empujar a un adolescente al Mapocho.

Es decir, no son cuentas de campaña ni tampoco bots, pero sí ayudan a ir creando climas, instalando ideas, “encuadrando” la opinión de ciertos votantes con ideas preconcebidas o que buscan información política y no logran discernir completamente si lo que ven es verdadero, inexacto o falso.

Según el doctor en ciencias políticas y académico de la Universidad de Santiago, David Jofré, la campaña del Rechazo no se trata hoy de potenciar esa opción o criticar directamente el Apruebo, sino más bien tiene que ver con “elementos políticos, con temas de inmigración, de género, de delincuencia y se asocian estos grandes conceptos al resultado que tendría construir una nueva Constitución. Eso se conoce en los estudios sobre comunicación digital como falacias argumentativas, porque no tienen directa relación con lo que se trata la campaña y la votación que vamos a tener". Agregó que "los bots funcionan tratando de meterse en la conversación. Ahí es donde está la apuesta de los bots. No tratan de ganar la elección, sino de hacer una interferencia e intencionar la discusión política, no son ilegales y han estado haciendo campaña en tiempos en que no están autorizados a hacer campaña. La campaña nunca se detuvo desde febrero y es hora de preguntarse si eso le ha dado ciertas ventajas comparativas al Rechazo”.

¿Adiós a los bots?

Para Nicolás Freire, ha sido justamente así y la diferencia puede tener efectos en las campañas que vienen después del plebiscito. “En términos electorales, se les entregó una platea digital que en este contexto es súper importante. La derecha del Rechazo ha sabido hacer un mejor uso de los espacios digitales como mecanismos de campaña, de herramientas. Los estudios dicen que, si es que existe una correlación de votos con movilización en redes sociales, eso nunca va más allá del 4%. En una elección reñida es significativo. Esta no lo es. Pero sí van a serlo más adelante, en algunos distritos para los futuros constituyentes, ahí están haciendo un ejercicio muy bueno”, puntualizó.

Los bots entonces ya no son las estrellas de la campaña digital como lo fueron el 2016 para la elección de Trump en Estados Unidos y de Piñera en Chile el 2017. Ahora, los métodos de fidelización y proselitismo digital se basan en grupos de gente real y no solo en Twitter, sino en mensajes masivos de WhatsApp.

En febrero de este año, un grupo de funcionarios de La Moneda, menores de 40 años, a instancias de Julio Isamit, ministro de Bienes Nacionales, formó “Corazón de Gobierno”, cuya misión es usar sus perfiles personales y de gente cercana para desmentir noticias falsas sobre Sebastián Piñera y lo que ellos consideran como el legado presidencial.

En el mismo sentido trabaja el comando por el Rechazo en Chile Vamos: evitando los bots y organizando con mensajes e ideas fuerza a militantes y base territorial, sobre todo en regiones, a través de grupos de WhatsApp. Una vez que se acuerda el tono y el tipo de mensaje, cada uno se encarga de difundirlo en sus perfiles reales.

"Hemos hecho la pega de generar un gran ejército de gente. Tú puedes generar un trending topic disparando información con publicidad, pero al final no tiene sustento si no hay personas detrás. Lo que nos importa es que sean personas que generan el contenido, porque pueden aportar algo desde su realidad local. Porque además esa red de gente se tiene que transformar en una red de votos y movilización. Ese es nuestro objetivo. Además, para fidelizar hicimos muchos Zoom al principio, con 600 a 800 personas, y así generamos bases de datos de voluntarios que nos ayudan a masificar estos mensajes”, explicó Andrea Balladares, militante RN y encargada de coordinar la campaña con los insumos que le entregan los parlamentarios sobre sus territorios, especialmente de regiones, y así darles cuerpo a los mensajes en redes.

Kast, el clásico

Quien sí se ha graduado de experto en la vieja escuela de campaña digital basada en bots, es el líder del Partido Republicano, José Antonio Kast. El sábado, participó en el programa 'Café Cargado' del humorista Sergio “Checho” Hirane, muy comentado porque en su primera edición en La Red marcó cero puntos de rating durante largos intervalos. En este capítulo no le fue mucho mejor, pero la estrategia de cuentas automatizadas de Kast logró situar la palabra “Checho” como trending topic durante un par de horas.

A pesar de haber contactado al partido para esta nota, finalmente no se concretó una conversación sobre su estrategia digital. Pero conocedores de la campaña del Rechazo en internet afirman que el Partido Republicano se asesora con Artool, la agencia de Jorge Selume, quien regresó a la firma luego de dejar la Secretaría de Comunicaciones (Secom) en enero de este año.

El hijo de Jorge Selume Zaror, amigo de Cristián Larroulet, dejó La Moneda después que se conocieran sus gestiones junto a Magdalena Díaz, jefa de gabinete de Piñera, para diseñar un informe de Big Data que comprobara la intervención extranjera en el estallido social, lo que cuajo en un documento de 112 páginas, hecho por Alto Data Analytics, una empresa española que también trabajó para Quiñenco, del grupo Luksic. El informe analizó 5 millones de cuentas de Twitter, pero terminó convertido en un chascarro de inteligencia para el Gobierno al relacionar el estallido social con el movimiento juvenil de música coreana K-Pop. Selume, antes de entrar al Gobierno, había trabajado en la campaña del actual senador Felipe Kast, sobrino de José Antonio.

Los especialistas en Big Data saben que el trabajo de persuasión política ya no rinde frutos a través de los mensajes clásicos de la publicidad política, con la propaganda explícita de siempre. Especialmente desde que Twitter, a fines de octubre del año pasado, prohibiera la propaganda política pagada en la red social. “Esto fomentó otros tipos de formas para persuadir, que tienen que ver con recursos que no necesariamente se vinculan con lo tradicional, con un publicista que te haga una bonita gráfica. Tienes que tener instrumentos de Big Data, de análisis de conversación y un equipo que defina la estrategia. José Antonio Kast se articula por WhatsApp con sus adherentes y equipo para coordinar y desplegar la estrategia en redes”, señaló Nicolás Freire.

Explicó cómo se generan las interacciones no espontáneas, es decir, a través de un hashtag creado: “No es espontáneo para redes, aunque hemos visto un nivel alto de espontaneidad. La derecha del Rechazo sabe muy bien cómo funciona. La prueba es que no deberíamos ni estar hablando del Rechazo, pero lo estamos haciendo”.

Y la manera en que funciona, aunque los bots ya hayan sido “descubiertos” como agitadores digitales automatizados, sigue siendo básicamente la misma. A juicio de Jofré, es un trabajo al límite respecto del uso legal y transparente de datos personales: “A partir de lo que publicas en redes sociales, las empresas generan un ‘targeting’. Es decir, a través de lo que publicas en las redes sociales, como persona no política necesariamente, las empresas han sabido, a través de softwares de minería de datos, llegar a estos gustos y preferencias que tú planteas en tus posteos. De ese modo, perfilarte, ponerte en una categoría, en un cluster y de esa manera enviarte mensajería política adecuada a ese perfil”.

El misterio del financiamiento

Una pregunta obvia que surge a estas alturas es quién financia las campañas digitales del Rechazo. Aunque los comandos se coordinan en ciertos temas, existen al menos tres corrientes: el Partido Republicano de Kast, el comando por el Rechazo de Chile Vamos y los Independientes por el Rechazo, que encabezan Gonzalo de la Carrera y Gerardo Jofré, que también integran la exdirectora DC del Sename, Delia del Gatto, y Kevin Valenzuela, el “rostro” evangélico de la franja en televisión abierta. “Son distintas las razones para votar Rechazo que tiene un militante RN, uno de la UDI, de la casa del Rechazo o un evangélico. Si bien mantenemos conversación y sobre todo en regiones los comandos se organizan para hacer cosas juntos, a nivel de contenidos cada comando hace su propio contenido, porque son públicos distintos”, agregó Balladares.

Un conocedor de las campañas digitales del Rechazo aseguró que, en términos de financiamiento, “la lógica es la misma que antiguamente se usaba para el financiamiento irregular de la política. Más que el Rechazo yendo a buscar agencias que le hagan la pega, hay distintas empresas que pagan la agencia o que ponen a disposición su respectiva agencia para realizar campañas promocionales en RRSS". Aunque este aspecto está muy poco transparentado, hay algunas pistas, como que la agencia de publicidad PAN –que entre sus clientes cuenta con grandes empresas– inscribió el dominio Yovotorechazo.cl, que es la página del comando de Independientes por el Rechazo de De la Carrera y Jofré.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV