miércoles, 3 de marzo de 2021 Actualizado a las 03:36

El temor que se apoderó del Chile Day: que la economía se estanque por falta de acuerdos y un escenario externo más negativo

por 16 mayo, 2016

El temor que se apoderó del Chile Day: que la economía se estanque por falta de acuerdos y un escenario externo más negativo
La amenaza de que la economía entre en crisis o no repunte fue uno de los pocos temas en que hubo acuerdo entre Hacienda, empresarios y varios miembros de la delegación que acompaño a Michelle Bachelet a Europa. Nadie lo quiso admitir en público, pero con más o menos matices, culpan en partes iguales a Bárbara Figueroa de la CUT y a los gremios empresariales por no haber logrado un acuerdo para despejar el tema laboral. La decisión del ministro Valdés de encarar directamente él las reformas y repasar a Büchi, apuntaba a tratar de destrabar esos temas. En Hacienda creen que es imperativo enfocarse en medidas de reactivación, aunque falta de acuerdos políticos lo impiden. Entre los asistentes al Chile Day también hubo consenso en que el mensaje de los inversionistas, banqueros y políticos en torno al cual se reunieron en Europa fue el mismo: la economía global está mucho más frágil de lo anticipado y la insatisfacción con las elites no es algo que esté afectando solo a Chile.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Si la Bárbara Figueroa hubiese sido menos dogmática y la Sofofa y Alberto Salas menos dogmáticos, había espacio para llegar a un acuerdo hace meses, pero nadie quiso doblar la mano y La Moneda se decidió qué partido tomar hasta muy tarde”, es el análisis que hace un alto funcionario del gobierno de Michelle Bachelet que fue parte de la delegación chilena en el Chile Day y que no trabaja en Hacienda.

No quiso hacer el comentario en forma pública para no generar más peleas al interior de la coalición, pero esa visión era compartida el viernes por varios diputados y un senador de la Nueva Mayoría que fueron parte de quienes acompañaron a la Presidenta en su gira europea.

Es que durante los dos días del Chile Day, uno de los temas que dominó las conversaciones privadas entre empresarios, ejecutivos y la delegación del gobierno, fue el temor a que la economía se estanque por falta de acuerdos políticos, la crispación que sigue dominando el debate y un escenario externo mucho más negativo de lo anticipado por quienes estuvieron en Europa la semana pasada.

Esa amenaza de que la economía entre en crisis o no repunte fue uno de los pocos temas en que hubo acuerdo entre los que estuvieron en Londres.

La decisión del ministro Valdés de encarar directamente el las reformas y repasar a Büchi apuntaba a tratar de destrabar esos temas. Miembros de su equipo alertaron a algunos miembros de la prensa de prestar atención a lo que diría el titular de Hacienda en las conclusiones de su discurso oficial del viernes. Cercanos al ministro decían que este “estaba cabreado” con la reciente actitud de algunos empresarios y políticos. Sobre todo el tono del debate acerca de la reformas.

En la sesión de clausura de Chile Day, y ante cientos de empresarios, inversionistas y figuras políticas, el ministro aprovechó para entrar de lleno en el debate de las reformas. Dijo entender que los cambios crean preocupaciones, incluso incertidumbre, pero la noción de que habría incerteza jurídica en nuestro país es un debate artificial que solo daña a Chile”. Valdés defendió la institucionalidad y el respeto a la propiedad privada.

Sobre los empresarios chilenos presentes en la jornada, señaló que “han estado con sus cejas más arriba”, pero agregó que el objetivo de la relación gobierno-empresarios “no es ser amigos, sino tener una buena economía, crecer y tener inversiones. Si somos más o menos amigos es algo de segundo orden”. No obstante, afirmó que Chile Day ha sido una buena oportunidad “para tomarse un respiro, poner más perspectiva en las discusiones que tenemos y eso siempre es útil”.

En Teatinos 120 creen que es imperativo enfocarse en medidas de reactivación, aunque la falta de acuerdos políticos lo impiden. Esa visión ahora sería también compartida por La Moneda y personajes claves de la Nueva Mayoría en el Congreso. Uno de ellos, que acompaño a la Presidenta a Europa, dijo que “no podemos ir a elecciones municipales sin medidas concretas para reactivar la economía y con desempleo disparado. Hay que cerrar el tema de la Reforma Laboral y las dudas sobre la nueva Constitución antes del 21 de mayo, para que así la Presidenta pueda explicarlas con claridad en su discurso”.

Ayer, en entrevista en La Tercera, el senador Andrés Zaldívar (DC) sostuvo que hay que evitar “fantasmas” sobre el proceso constitucional y que no habrá modificaciones si no se cuenta con la voluntad de las mayorías en el Parlamento, ni en Constitución ni en nada”.

Agregó que era imperativo “buscar un gran acuerdo social entre empresarios, trabajadores y gobierno para realmente apostar por el crecimiento, que está díscolo. A todos les interesa que al país le vaya bien. Y para eso y afrontar todas estas reformas que tenemos, se requiere más crecimiento y disciplina fiscal, que no se nos suelten las trenzas frente a las presiones legítimas que se puedan hacer. Hay que ser muy claro, igual que un padre de familia: si no hay posibilidad de más gasto, hay que restringirse, hay que apagar alguna luz y habrá que meter un recorte en otra cosa. Lo único que no puede pasar es desordenarse".

Zaldívar ha sido aliado de Valdés en sus negociaciones y considerado más conservador acerca de las reformas, pero esa visión era compartida el viernes por un diputado con reputación de ser más cercano a la CUT que al ministro de Hacienda. El mismo parlamentario afirmaba que la Presidenta tenía conclusiones similares.

Ya el viernes en Londres el gobierno exploraba buscar un acuerdo político para concluir debate sobre la reforma laboral, pero no había un claro camino para cerrar las divisiones internas.

Escenario externo más complejo

Las semana en Europa, y los tres días en Londres particularmente, los dejó con una clara sensación de que el escenario externo es mucho más negativo y que hay una mayor amenaza a la economía chilena de lo que anticipaban. “El mensaje que sacamos de las reuniones con inversores, inversionistas y ejecutivos de la banca en Londres es que la situación es grave y la economía mundial está frágil. Hay una sensación parecida a la que reinaba durante la crisis financiera”, cuenta el ejecutivo de uno de los fondos de pensiones que estuvo toda la semana en Londres en reuniones, además de las del Chile Day.

Entre los factores a que apuntan está la amenaza del “Brexit”, la desaceleración china y el consenso casi total de que políticamente el mundo está en su punto más inestable en décadas. “Millones de personas en países ricos e ingresos medios han tomado la decisión de que la política tradicional les ha fallado. La elite política y empresarial es vista como en bancarrota, ya que para muchos los estándares de vida no han mejorado desde la crisis. Y el resultado es el alza que estamos viendo en el populismo y la demagogia. Trump, Le Pen, Sanders son todos fenómenos relacionados. Lo mismo estamos viendo en Grecia y España”, es el análisis que hace Robert Peston en una entrevista con The Telegraph. Cabe recordar que Peston hasta hace poco era el periodista económico de la BBC más influyente del Reino Unido y ahora es editor político de ITV News.

Sin embargo, en el gobierno afirman que los inversionistas internacionales “ven a Chile muy bien y preguntan mucho más por el crecimiento, la productividad y los sectores que van a tirar el carro de la economía”.

Esta semana se deberían definir las estrategias del Ejecutivo y la idea es tenerlas claras y las incertidumbres zanjadas antes del 21 de mayo.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV