domingo, 17 de octubre de 2021 Actualizado a las 04:57

Opinión

Autor Imagen

Financiamiento de la forestación y su implicancia socioeconómica

por 24 octubre, 2016

Financiamiento de la forestación y su implicancia socioeconómica
"El fomento a la forestación se identificó como una medida de mitigación muy significativa por la magnitud de su contribución y por ser costo-efectiva; pero será una medida válida solo si el Estado, como responsable del compromiso nacional, se apropia de los derechos sobre el carbono capturado: si se pierden tales derechos ante compradores extranjeros, la captura asociada a la forestación se deberá reemplazar por otras medidas de mitigación para cumplir la meta nacional, con un alto costo marginal, ya que se tendrían que implementar medidas que inicialmente no fueron seleccionadas ni en el último lugar de la lista".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

De acuerdo con la definición reconocida por las Naciones Unidas -a través de instituciones como FAO y CMNUCC-, las plantaciones forestales son bosques porque, teniendo todos sus elementos constituyentes, proporcionan también los mismos servicios ambientales (aunque en distinta medida según el tipo de bosque). Por ejemplo, en terrenos con pendiente, susceptibles de erosión por la fragilidad y/o degradación productiva del suelo, los árboles plantados aportan al control de la erosión, la regulación hídrica y la calidad del agua.

En el caso de una forestación, es decir, de una plantación realizada en un terreno que no tenía cobertura arbórea, el cambio de uso del suelo conlleva además la captura de carbono, el que queda retenido en los troncos, ramas, follaje y raíces de los nuevos árboles, que antes no estaban en el paisaje. Un estudio realizado por la Universidad Católica de Chile en conjunto con ODEPA (2007), estima que como resultado del fomento a la forestación se generó un inventario renovable de 163 millones de toneladas de CO2 en las plantaciones bonificadas por el DL-701.

Dado que en 2012 caducaron los incentivos del DL-701 y no hay indicios sobre su posible reactivación -aunque fue validada la política de forestar 500 mil hectáreas-, en diversos foros se han postulado nuevos mecanismos privados para financiar la forestación, considerando que las plantaciones son una buena alternativa de renta a largo plazo para diversificar la carpeta de inversionistas institucionales; de hecho, estas inversiones son comunes en EE.UU. y Nueva Zelanda, y existen ejemplos en Chile.

Se podría razonar, entonces, que si las plantaciones forestales ya no requieren de un fomento estatal para su establecimiento, se lograría el mismo resultado con un importante ahorro fiscal; pero la realidad es que el valor socioeconómico neto para el país depende de quién se apropia de los derechos sobre el carbono capturado.

Cuando se trata de una inversión realizada por fondos internacionales, es muy probable que la venta de bonos de carbono se considere como parte de sus ingresos, en cuyo caso la forestación que se realiza en Chile no podría ser incluida en nuestras cuentas nacionales como una reducción de las emisiones de GEI: la contabilización le corresponde a quien adquiera los derechos para ser presentados como parte de sus propios compromisos.

En contrapartida, cumplir nuestros compromisos ante las Naciones Unidas tiene un costo para la economía y la meta fijada para la mitigación del cambio climático tiene asociado un precio-sombra, como toda restricción. El proyecto MAPS-Chile aportó información sobre los costos por tonelada de CO2 para distintas medidas de mitigación, sobre cuya base estas se fueron seleccionando, de menor a mayor a costo, hasta alcanzar la meta (reducción de un 30% de las emisiones de GEI por cada punto de crecimiento del PIB), con lo cual se logra cumplir el compromiso al mínimo costo socioeconómico total.

En tal contexto, el fomento a la forestación se identificó como una medida de mitigación muy significativa por la magnitud de su contribución y por ser costo-efectiva; pero será una medida válida solo si el Estado, como responsable del compromiso nacional, se apropia de los derechos sobre el carbono capturado: si se pierden tales derechos ante compradores extranjeros, la captura asociada a la forestación se deberá reemplazar por otras medidas de mitigación para cumplir la meta nacional, con un alto costo marginal, ya que se tendrían que implementar medidas que inicialmente no fueron seleccionadas ni en el último lugar de la lista. Por consiguiente, sustituir el costo directo del fomento a la forestación por el precio-sombra del compromiso de mitigación, implicaría una gran pérdida socioeconómica para el país, aunque represente un ahorro para el fisco.

André Laroze
PhD en Recursos Forestales
Secretario Ejecutivo de CERTFOR/PEFC

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV