martes, 18 de enero de 2022 Actualizado a las 11:27

Opinión

Autor Imagen

Gestión commodity, posverdad y estrategia

por 13 marzo, 2017

Gestión commodity, posverdad y estrategia
En este contexto, lo que ha hecho Luksic es comunicarse de manera directa, sin intermediarios, sin los formatos acostumbrados (entrevistas, pautas, encuentros, etc.) y con cuidada normalidad; exponiendo su opinión de manera abierta, sin exclusivas, sin acuerdos ni negociaciones: directo. Lo que vino después fue una intensa y amplia cobertura de medios de distinto tipo. La situación es comparable con la gestión de la influencia.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Cuando Andrónico Luksic disparó su primer tuit generó sin quererlo una nueva dinámica en la comunicación; una dinámica a la que no estábamos acostumbrados.

Lo que hizo Luksic fue poner en el tapete una realidad comunicacional que trata de mantenerse a flote, pero que parece estar condenada a desaparecer. Puso en el tapete las primeras luces del comienzo del fin de la intermediación de la comunicación, más conocida en jerga como la “gestión comunicacional” o la llamada “gestión de prensa”.

En este contexto, lo que ha hecho Luksic es comunicarse de manera directa, sin intermediarios, sin los formatos acostumbrados (entrevistas, pautas, encuentros, etc.) y con cuidada normalidad; exponiendo su opinión de manera abierta, sin exclusivas, sin acuerdos ni negociaciones: directo. Lo que vino después fue una intensa y amplia cobertura de medios de distinto tipo.

La situación es comparable con la gestión de la influencia. No son pocas las veces en que uno se encuentra con compañías que requieren sentar sus puntos de vista ante distintos actores, entidades o asociaciones a través de una reunión o un encuentro. Claro está que no necesitan una consultora para generar la reunión, pueden hacerlo de manera directa, sin intermediarios.

En un entorno marcado y sobredimensionado por la ya archinombrada posverdad, la concepción de realidad y/o validación de las posturas corporativas será potestad de aquellos que sean capaces de posicionar sus ideas, sus planteamientos y visión de Chile desde una tribuna distinta. Una tribuna creíble, transparente y sin intermediarios.

Ambas situaciones ponen de manifiesto lo que hoy están necesitando las empresas y no se les está entregando: Estrategia. Cuando hablo de Estrategia hago referencia a ayudarlos a entender el entorno, a conocer de qué forma unas cosas activan otras, y el cómo, cuándo y dónde pueden trasladar de manera más efectiva y eficiente sus planteamientos. En resumen, ayudarles a diseñar un planteamiento empresarial, independiente de la plataforma, que les permita lograr sus objetivos de negocio.

Por ello, hoy se requiere un nuevo approach, una mirada más de gestión que de comunicación. Los nuevos tiempos, y el nuevo Chile, nos están obligando a romper el mito de la comunicación como estrategia. La comunicación no es estratégica, es operativa.

Hoy, en un entorno de mayor complejidad, lo que necesitan las empresas es poder predecir su futuro. Y si no predecirlo, requieren al menos contar con las herramientas para poder anticiparse adecuadamente. Y cuando hablamos de anticiparse, nos referimos a estar preparados para enfrentar escenarios adversos, ya sea en lo regulatorio, comercial, de relacionamiento institucional, de consumidores, entre otros.

Las empresas necesitan poder entender su entorno y que les entreguen insumos para poder gestionar su negocio.Obviamente estos insumos provendrán de un approach más estratégico, no operativo.

Lo operativo pueden resolverlo solos y no necesitan un externo que les ayude en eso. Y si lo necesitan, es un trabajo que no genera valor; por ende, no colabora a la sustentabilidad de su negocio. Y si no colabora, se vuelve accesorio y a la larga un commodity.

Claudio Ramírez
Socio y Gerente General
Llorente y Cuenca

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV