martes, 18 de enero de 2022 Actualizado a las 10:01

Es la tasa más baja de crecimiento desde 2009

Cuentas Nacionales del Banco Central confirman débil crecimiento de 1,6% del PIB de Chile en 2016 e inversión negativa en el cuarto trimestre

por 20 marzo, 2017

Cuentas Nacionales del Banco Central confirman débil crecimiento de 1,6% del PIB de Chile en 2016 e inversión negativa en el cuarto trimestre
Cifras publicadas por la entidad emisora, correspondientes al cuarto trimestre de 2016, dan cuenta de que la economía creció solo 0,5% en la última parte del año, mientras que la inversión anotó una caída de 0,8% anual, marcando su tercer año en negativo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Las cuentas nacionales publicadas esta mañana por el Banco Central confirmaron el escuálido crecimiento de Chile en 2016.

Según el informe del emisor, durante el año 2016 la actividad económica creció 1,6% con respecto al año anterior.

Detalla que en términos trimestrales, el primer cuarto del año creció un 1,7%, el segundo trimestre también un 1,7% y un 1,8% en el tercero. En cambio, el último trimestre del 2016 presentó su nivel más bajo con un 0,5% de crecimiento.

Con esto, el año pasado registró la tasa de crecimiento más bajo desde 2009, cuando la economía vivía los efectos de la crisis subprime.

Los resultados desestacionalizados dieron cuenta además de tasas de variación positivas, con respecto al trimestre inmediatamente anterior, en el primer y tercer trimestre, mientras que fueron negativas (0,4%) en los otros dos períodos.

La entidad rectora señala que el resultado fue liderado por la actividad Servicios personales, que destacó como el sector de mayor crecimiento e incidencia; aunque en menor medida, también destacó en términos de contribución, el sector Comercio. En tanto, los sectores Minería, Servicios empresariales, Industria manufacturera y Pesca registraron caídas, siendo los tres primeros los de mayor incidencia.

Desde la perspectiva del gasto, el resultado del PIB se explica por el incremento de la demanda interna y, en menor medida, de las exportaciones netas.

Indica que el gasto interno aumentó 1,1%, impulsado por el consumo, principalmente de los hogares. En contraste, la inversión se contrajo un 0,8% anual, incidida por una mayor desacumulación de existencias — que se ubicó en -1,1% del PIB—, y una menor formación bruta de capital fijo (FBCF).

En cuanto al comercio exterior de bienes y servicios, tanto las exportaciones como las importaciones registraron caídas. En ambos casos se contrajo el componente de bienes, en tanto, el de servicios creció en el caso de las
exportaciones y cayó en el de las importaciones.

El ingreso nacional bruto disponible real creció 1,7%, tras exhibir variaciones positivas en todos los trimestres. En el resultado incidió el aumento de los términos de intercambio, efecto que fue en parte compensado por menores rentas netas del exterior.

El ahorro bruto total ascendió a 21,6% del PIB en términos nominales, compuesto por una tasa de ahorro nacional de 20,2% del PIB y un ahorro externo de 1,4% del PIB, correspondiente al déficit en cuenta corriente de la Balanza de Pagos.

El Banco Central además recalculó los crecimientos de 2014, 2015 y 2016, indicando que en los tres años se observaron revisiones marginales en la tasa de variación del PIB, situándose en 1,9%, 2,3% y 1,6%, respectivamente.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV