miércoles, 5 de agosto de 2020 Actualizado a las 00:50

Bloomberg disecciona al que fuese el país más predecible de la región

Cómo los cambios políticos en Chile pillaron de sorpresa al mercado y desconcertaron a inversores

por 15 diciembre, 2017

Cómo los cambios políticos en Chile pillaron de sorpresa al mercado y desconcertaron a inversores
La volatilidad de los activos financieros chilenos es la más alta en 5 años, en la víspera de las elecciones del domingo. Es la primera vez en Chile desde el retorno a la democracia que la política tiene tanto impacto en los mercados.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Durante un cuarto de siglo en Chile, las mismas coaliciones políticas propusieron las mismas políticas y los mercados observaron con indiferencia. Ya no más.

La volatilidad en los activos chilenos es la más alta en cinco años, ya que el país se prepara para la segunda vuelta presidencial este fin de semana, y es la primera vez desde el retorno de la democracia en 1990 que la política ha tenido tanto impacto en los mercados.

En la votación del próximo domingo, el multimillonario y ex presidente Sebastián Piñera se enfrentará a Alejandro Guillier, un ex presentador de televisión cuya coalición incluye partidos desde el centro hasta la extrema izquierda.

Piñera había sido ampliamente favorecido para ganar, hasta que los resultados de la primera ronda mostraron que las compañías encuestadoras habían malinterpretado la situación.

Los inversores están asustados. El índice bursátil de referencia del país ha caído hasta un 9 por ciento, mientras que la moneda se debilitó hasta un 4,4 por ciento, antes de alcanzar el máximo en el mundo en los últimos días. Nadie sabe quién va a ganar.

Entonces, ¿qué salió mal en el país más predecible de América Latina? El primero es el paso de la votación obligatoria a la voluntaria, lo que hace que sea más difícil predecir quién votará, y mucho menos a quién votarán. El segundo es el porcentaje de votos decrecientes de los principales partidos políticos. Desde 2005, los seis principales partidos combinados han perdido 1.8 millones de votantes, o alrededor de un tercio de su apoyo, en las elecciones al Congreso.

La mayor parte de la disminución se puede atribuir a los demócratas cristianos. Una vez la fuerza dominante en el país y ahora una sombra de su ser anterior. Solo 617,000 chilenos votaron por sus candidatos en noviembre, un 1,2 millones menos que en 1993, mientras que un escaso 388,000 respaldaron a su candidata presidencial Carolina Goic.

El siguiente gran perdedor es el Partido para la Democracia, o PPD, que se estableció a fines de los años 80 como una alternativa al Partido Socialista y que bajo el liderazgo del presidente Ricardo Lagos se convirtió en uno de los partidos más grandes del país, antes de 2005.

En cambio, los votantes de izquierda han recurrido a un conglomerado de partidos conocido como el Frente Amplio.

El FA, compitiendo por primera vez, ganó el 16 por ciento de los votos para la cámara baja y el 20 por ciento en la encuesta presidencial sobre una plataforma de seguridad social ampliada y reducir el papel del mercado en la provisión de salud y pensiones. Eso es radical según los estándares chilenos.

La alianza parece destinada a convertirse en una fuerza importante en la política chilena, llevando consigo la reputación del país de previsibilidad.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV