domingo, 25 de octubre de 2020 Actualizado a las 13:54

OPINIÓN

Autor Imagen

La oposición de Venezuela encuentra burbuja de aire

por 10 enero, 2020

La oposición de Venezuela encuentra burbuja de aire
A medida que la legislatura deshonesta se debate con la real, ¿qué será del Consejo Nacional Electoral, con un mandato para establecer las reglas básicas y una fecha para las elecciones parlamentarias de este año? Hasta hace poco, incluso Maduro tenía interés en celebrar una carrera aparentemente creíble, aunque solo fuera para velar travesuras oficiales y mantener en silencio a los monitores internacionales.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace meses que la política venezolana está atrapada en un punto muerto tóxico. Dos hombres reclaman la misma posición: el presidente interino designado por el Congreso, Juan Guaidó, apoyado por el pueblo, y el jefe de Estado de facto, Nicolás Maduro, apoyado por las armas.
Las fuerzas antigubernamentales aparentemente controlan la legislatura, pero gracias a las maniobras del palacio sus decisiones no cuentan. Cada lado está respaldado por superpotencias globales rivales que juegan al diplomático más fuerte en lugar de alentar la conciliación.

¿Qué más podría salir mal? Qué pregunta más tonta. El 5 de enero, los leales de Maduro, con la ayuda de la Guardia Nacional, frustraron la reelección de Guaidó como jefe del Congreso al bloquear a legisladores de la oposición en la asamblea legislativa. Mientras Guaidó intentaba escalar la valla de la Asamblea Nacional, los gobernantes aprovecharon para nombrar a un traidor de la oposición en la presidencia de la legislatura.

Los incondicionales de la oposición celebraron su propia asamblea en la oficina de un diario local y votaron para extender el mandato de Guaidó. El martes, Guaidó volvió a la Asamblea Nacional para abrir una nueva sesión legislativa. Ahora Venezuela tiene dos presidentes, tres legislaturas (dos congresos y una asamblea constituyente general) y no tiene idea de cómo proceder.

Las tácticas radicales del gobierno no son sorprendentes. A mediados de 2017, Maduro creó una asamblea constitucional para anular el parlamento, que a fines de 2015 había caído ante los partidos de oposición en una histórica votación intermedia. En 2018, Maduro afirmó haber ganado la reelección después de prohibir la competencia principal en una carrera que no engañó a nadie. La oposición la boicoteó.

Para los enemigos de Maduro, también vale la pena olvidar la mayor parte del año pasado, una época de exageración alimentada por Washington sobre el inminente cambio de régimen, negociaciones políticas inconclusas patrocinadas por Noruega y la brutal represión de las manifestaciones callejeras.

Entonces, ¿por qué Maduro se tomó la molestia de poner a gorilas ​​en las puertas del Congreso? Desde su perspectiva, el descaro del cierre del domingo pasado parecería innecesario y fuera de sincronía.

Quizás allí radica una burbuja de aire para los desafiantes democráticos de Venezuela. Maduro y sus leales bolivarianos "en realidad iban bastante bien mordisqueando a la oposición y dejando que se consumiera", me dijo David Smilde, un experto en Venezuela y profesor de política en la Universidad de Tulane. "Ahora han llamado la atención sobre cuán antidemocráticos son y qué tan lejos está Venezuela de cualquier cosa que se pueda reconocer como Estado de derecho".

Esta demostración de poder ha provocado una nueva reacción violenta de Estados Unidos y Europa, donde Guaidó goza de un sólido apoyo. Los países latinoamericanos en el Grupo de Lima que monitorean la crisis de Venezuela se amontonaron. Incluso los amigos regionales más rápidos del gobierno, funcionarios en Argentina, México y Uruguay, aparentemente se sorprendieron y regañaron a Maduro (Argentina luego cubrió sus apuestas contra Maduro al retirar las credenciales del embajador designado de Guaidó).

No está claro en qué terminará esta efusión. La indignación queda bien en titulares y en la calle, pero no es un buen augurio para una oposición acorralada. "Esto casi cierra la última puerta para negociar cualquier acuerdo con el gobierno", dijo la politóloga de Georgia State University, Jennifer McCoy, exdirectora del programa para las Américas de Carter Center.

A medida que la legislatura deshonesta se debate con la real, ¿qué será del Consejo Nacional Electoral, con un mandato para establecer las reglas básicas y una fecha para las elecciones parlamentarias de este año? Hasta hace poco, incluso Maduro tenía interés en celebrar una carrera aparentemente creíble, aunque solo fuera para velar travesuras oficiales y mantener en silencio a los monitores internacionales.

Todo indica ahora que a Maduro poco le importa. "El gobierno mostró sus verdaderos colores al impedir físicamente que los legisladores ingresaran al parlamento. Eso es costoso para Maduro, pero aparentemente sintió que era importante hacerlo mientras la oposición estaba debiltada y EE.UU. ocupado con la crisis de Irán", dijo Francisco Rodríguez, economista venezolano y académico visitante de Tulane.

¿Maduro ha ido demasiado lejos? "Podría haber sido un exceso de confianza, pero no veo que haya mucho apetito en la comunidad internacional por las crecientes sanciones contra Venezuela, dado lo mucho que ya lastiman a la gente", dijo McCoy. "Es un riesgo calculado".

En adelante, la responsabilidad política será más pesada para los enemigos de Maduro, quienes después de un año de falsos comienzos y exageraciones se enfrentan a la disidencia interna y pierden tracción entre los votantes. Rodríguez reconoce que mientras Guaidó supera a otros líderes venezolanos, sus índices de aprobación han caído a un decepcionante 39%. Más problemáticamente, varios legisladores titubeantes, que, como toda la oposición sirven a la coalición sin recibir un salario, se han animado al diálogo con el gobierno, que devolvió el favor al respaldar al exaliado de Guaidó convertido en apóstata, Luis Parra, como jefe de la nueva asamblea "bastarda".

El control de Maduro sobre las palancas del poder hace que cualquier desafío efectivo sea mucho más difícil. "Recordemos que una gran cantidad de venezolanos aún obtiene información solo a través de canales oficiales. Entonces podrían pensar que fue la oposición la que decidió deshacerse de Guaidó", dijo Rodríguez. Otro obstáculo: la privación de derechos a casi cinco millones de refugiados venezolanos que han huido de la miseria en casa y presumiblemente apoyan la revuelta de la oposición.

Frente a un campo de juego tan inclinado, ¿qué pueden hacer los políticos venezolanos con mentalidad democrática? Rodríguez cree que la toma de poder de Maduro podría ser un intento por empujar a Guaidó a boicotear las elecciones parlamentarias de este año. La oposición hizo exactamente eso en la carrera presidencial de 2018, logrando una victoria moral pero no mucho más.

La mejor esperanza para retirar el apoyo a un régimen autoritario tóxico aún reside en volver a la mesa de negociación administrada a nivel internacional. "No creo que la resistencia de Maduro tenga nada que ver con el compromiso ideológico o las lealtades personales. Se trata de la seguridad individual y el miedo a lo que vendrá después", dijo McCoy. De ahí el imperativo de asegurar a los leales que el partido político oficial sobrevivirá al régimen, que a los colaboradores de hoy se les ofrecen alternativas, incluso que los funcionarios corruptos podrían conservar algunas de sus ganancias obtenidas ilegalmente.

Esto significa que la oposición tendrá que aguantarse, al igual que los venezolanos común y corrientes. Sus vecinos saben cómo es la cosa; muchos colombianos denigran su acuerdo de paz de 2016 con exinsurgentes guerrilleros por dar vía libre a criminales y matones. Sin embargo, llegar a un acuerdo es menos inútil que esperar a que los tipos armados permitan el paso.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV