sábado, 31 de octubre de 2020 Actualizado a las 17:08

MERCADOS

Informe Gemines prende luz amarilla al optimismo económico y advierte que recuperación será “más lento de lo esperado”

por 15 abril, 2020

Informe Gemines prende luz amarilla al optimismo económico y advierte que recuperación será “más lento de lo esperado”

Crédito: Agencia UNO

“Los antecedentes disponibles del impacto sobre el desempleo y la actividad son escalofriantes”, señala el informe de Gemines correspondiente a abril al analizar el efecto de la pandemia del Covid-19 en la economía. Si bien señala que las medidas tomadas por el Ejecutivo han sido “positivas y bien enfocadas”, ponen paños fríos respecto a la recuperación y advierten que “el efecto segunda vuelta de la crisis será más profundo y prolongado de lo que muchos quisieran”. En el plano político, y considerando el contexto, recomiendan una “tregua” dado que el Gobierno “tiene la pelota hirviendo en sus manos y hay que apoyar, ya que ahora- realmente- tenemos al frente un enemigo poderoso”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“El año en que vivimos peligrosamente” reza uno de los capítulos del informe de Gemines correspondiente a abril, para graficar los desastrosos efectos económicos de la pandemia del coronavirus en Chile y el mundo.

“Los antecedentes disponibles del impacto sobre el desempleo y la actividad son escalofriantes”, señala parte del análisis, que coincide con las magras proyecciones -como las Fondo Monetario Internacional- que pintan un oscuro panorama para la actividad económica, sobre todo para Chile donde incluso el ministro de Hacienda Ignacio Briones habla de una crisis no vista desde los ’80.

Sin embargo, si bien todos los guarismos que se han puesto sobre la mesa arrojan que habrá una recuperación de la economía chilena en el segundo semestre, incluso con un crecimiento sobre 5% en 2021- según los datos del FMI- en Gemines ponen cautela y sostienen que “la recuperación será más lenta de lo esperado”.

Efecto segunda vuelta de la crisis

Así lo hace notar Tomás Izquierdo Silva, quien advierte que “la recuperación efectivamente tiene una forma de V, pero gracias al rebote estadístico, lo que no significa que la actividad retornará rápidamente a la normalidad. Para tener una referencia, con dicha trayectoria del crecimiento, el año 2021 tendríamos un PIB solo 3,1 % superior al alcanzado el 2018, lo que significa un crecimiento promedio 2018-2021 de solo 1,0 % promedio anual”.

Además, según el análisis de Alejandro Fernández,  hay que considerar que “los esfuerzos fiscales para tratar de neutralizar los efectos de la crisis solo tendrán un impacto parcial y, por otro lado, van a dejar las finanzas públicas (y privadas) de muchos países (y de millones de personas) en una situación crítica que puede mantenerlos en una situación extremadamente frágil para enfrentar el próximo shock negativo que afecte a la economía mundial”.

En cuanto a las medidas adoptadas por el Gobierno, el informe señala que “la reacción, con un esfuerzo fiscal que casi duplicará el déficit que se proyectaba antes de la pandemia, es positiva y bien enfocada. Es razonable, por otro lado, intentar reasignar gastos para evitar un deterioro fiscal adicional, concentrado en eliminar o achicar programas mal evaluados”.

Sin embargo, advierte que “debería evitarse reducir la inversión pública con este objetivo. No debe dejarse de lado, por otra parte, que es bastante probable que se requiera un impulso fiscal adicional en 2021, si es que la reactivación de la economía local y global no es tan rápida como se infiere de las proyecciones existentes y, como es probable, se produce un nuevo brote de la pandemia hacia fines de año o comienzos del próximo”.

En cuanto a los apoyos para las empresas, recalcan que “si los bancos entregan facilidades para postergar obligaciones financieras pre-existentes y, además, ofrecen nuevos recursos frescos para mantener a flote a las empresas, estaría contribuyendo a acotar el número de quiebras y, de paso, acotando el daño a su propia cartera de colocaciones históricas”.

Sin embargo, advierte que “es muy relevante, también, que dicho crédito llegue a tasas de interés realmente convenientes, de manera que el salvavidas no se transforme en una sentencia de muerte en cámara lenta”.

Según Tomás Izquierdo, a pesar de toda la batería de medidas, “es evidente que el efecto segunda vuelta de la crisis será más profundo y prolongado de lo que muchos quisieran, toda vez que, por eficiente que sea la implementación de las políticas, los recursos no llegarán y/o no serán suficientes, para evitar un importante daño a las empresas, de distintos tamaños, y acotar un mayor efecto negativo sobre el mercado laboral, simplemente porque el shock de oferta es muy fuerte”.

En tal sentido, añade que “aquí se ha producido un fuerte impacto negativo sobre las expectativas de personas y empresas, lo que afectará las decisiones de consumo e inversión en forma muy aguda. El esperado deterioro en el mercado laboral prolongará en el tiempo una actitud de cautela en las familias, afectando el consumo a nivel agregado, mientras que las empresas, previendo primero una caída y luego una lenta recuperación de demanda, afectarán también negativamente sus planes de inversión”.

Una "tregua" en la política

En el plano político, asume que el Ejecutivo comenzó con el abordaje de la crisis, lastrado por los bajos niveles de popularidad y credibilidad del Gobierno y concretamente del Presidente, lo que se vio “agravado por los fuertes cuestionamientos respecto al manejo comunicacional del Ministro de Salud Jaime Manalich”.

No obstante, de acuerdo con el análisis de Guido Romo, “el Gobierno comenzó a ordenarse y tomar las medidas correctas, dada la experiencia de países donde el virus atacó antes”.

En este contexto, sostiene que “hay momentos en que hay que dar una tregua a las diferencias por grandes que estas sean y alinearse frente a las decisiones de la autoridad correspondiente. Hoy el Gobierno tiene la pelota hirviendo en sus manos y hay que apoyar ya que ahora- realmente- tenemos al frente un enemigo poderoso”.

“Esto no implica perder la capacidad de crítica ni de ser oposición en lo político, pero el juego debe cambiar y ajustarse mientras sea necesario”, concluye el análisis.

 

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV