sábado, 28 de noviembre de 2020 Actualizado a las 16:36

Autor Imagen

Trump no debería burlarse de los disturbios de París

por 10 diciembre, 2018

Trump no debería burlarse de los disturbios de París
El multimillonario presidente de Estados Unidos debería ser menos presumido. Lo que comenzó como un aullido de ira por los impuestos sobre el combustible se está transformando rápidamente en un movimiento más amplio para que los ricos paguen su justa parte de los impuestos en general. Las mismas fuerzas que ahora están presionando a Macron para que revierta sus franquicias tributarias a los ricos, a lo que él se resiste, fácilmente podrían echar raíces en el EE.UU. de Trump o en el Reino Unido bajo el Brexit. Justificadamente, si la desigualdad sirve de guía.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Donald Trump está disfrutando las luchas de Emmanuel Macron contra las Chaquetas Amarillas. En un tuit esta semana, dijo que el presidente de Francia le había dado la razón respecto de su escepticismo sobre el acuerdo de París sobre cambio climático y el costo de combatir el calentamiento global.

El multimillonario presidente de Estados Unidos debería ser menos presumido. Lo que comenzó como un aullido de ira por los impuestos sobre el combustible se está transformando rápidamente en un movimiento más amplio para que los ricos paguen su justa parte de los impuestos en general. Las mismas fuerzas que ahora están presionando a Macron para que revierta sus franquicias tributarias a los ricos, a lo que él se resiste, fácilmente podrían echar raíces en el EE.UU. de Trump o en el Reino Unido bajo el Brexit. Justificadamente, si la desigualdad sirve de guía.

El apoyo a más impuestos sobre los ricos está creciendo, y no solo en Francia, que es una de las pocas economías desarrolladas que todavía tienen un impuesto a la riqueza. Según encuestas recientes, tres cuartos de los estadounidenses están a favor de impuestos más altos para los ricos, al igual que los británicos. Como han demostrado las Chaquetas Amarillas, este impulso por un contrato social más justo va más allá de la izquierda política. La idea de gravar impuestos sobre el capital y sobre los ingresos de los que más ganan se está volviendo más aceptable, según un documento de 2017 del Centro para el Crecimiento Equitativo en Washington basado en encuestas de EE.UU. Esto es algo nuevo.

El documento descubrió que las actitudes de los estadounidenses se inclinan hacia un impuesto a la riqueza de alrededor del 1 por ciento, similar al llamado del académico francés Thomas Piketty de un impuesto del 1 o 2 por ciento a la riqueza mundial. Piketty ha criticado la apuesta de Macron de aliviar la carga de sus compatriotas más ricos, pero también reconoce que las demandas de una distribución más justa son un fenómeno global y deben abordarse como tales. Si ese es el caso, no solo los políticos franceses deberían preocuparse. Las reformas fiscales de Trump han hecho poco por los trabajadores estadounidenses.

De hecho, EE.UU. experimentó el aumento más notable en la desigualdad de ingresos en el mundo desarrollado en los últimos 35 años, según los datos de la OCDE, donde el 1 por ciento superior recibe alrededor de una cuarta parte de la paga. Esta cifra era de menos del 10 por ciento en 1980. Durante el mismo período de tiempo, los más ricos del Reino Unido vieron aumentar su participación en los ingresos alrededor de 10 puntos porcentuales a casi el 15 por ciento. La misma medida en Francia apenas se ha movido de menos del 10 por ciento.

La desigualdad de la riqueza es más difícil de medir, pero se ha reducido en Francia desde la década de 2000, mientras que aumenta rápidamente en EE.UU., según la OCDE. El 1 por ciento superior de los estadounidenses ricos ahora tiene alrededor del 40 por ciento de la riqueza neta del país.

Lo difícil de abordar esto es asegurarse de que los impuestos a la riqueza no se conviertan en una expresión de la "política de la envidia". Necesitamos incentivos para crear riqueza. Pero también debemos darles un uso productivo, en lugar de acumular activos en el supuesto de que aumentarán de valor. Si poseo un terreno o propiedad que no se utiliza y no genera ingresos, un impuesto a la riqueza del 1 por ciento podría animarme a usarlo para generar rendimientos por encima de este nivel, o venderlo a alguien que lo haga.

Esto, en su defensa, es lo que Macron ha tratado de hacer. El antiguo impuesto a la riqueza de Francia generó más ingresos, pero hubo innumerables exenciones, exclusiones y reducciones. También actuó como un incentivo para que las personas llevaran sus activos al extranjero. Al reducir el impuesto solo a la propiedad, Macron se ha limitado a las cosas que no se pueden sacar del país de la misma manera que las carteras de acciones y bonos y otras inversiones. Eso es un estímulo para que los individuos adinerados consideren la posibilidad de repatriarse a Francia, una consideración seria al tiempo que París trata de aprovechar la ventaja que dejarán las heridas del brexit en Londres.

A pesar de lo torpe que han sido las reformas fiscales de Macron, es poco probable que se deban a que repentinamente aceptó una economía de bajos impuestos o se haya convertido repentinamente a la economía del "goteo". Francia sigue siendo un país con altos impuestos, que realiza un gran gasto público y que es un gran redistribuidor.

Macron podría terminar siendo el último residente del Palacio del Elíseo que no logra reducir los impuestos sobre la riqueza de su país. Pero mientras que en el pasado esto podría haber sido visto como algo peculiarmente francés, esta vez las implicaciones son globales.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV