jueves, 1 de octubre de 2020 Actualizado a las 01:07

MUNDO

El mundo registra más de 800.000 muertos por COVID-19

por 23 agosto, 2020

DW
El mundo registra más de 800.000 muertos por COVID-19
En varios países se registran repuntes del coronavirus, a pesar de las medidas de restricción y el uso de mascarilla.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El respiro duró poco. Las medidas para evitar la propagación del coronavirus se multiplican cada día, en medio de alertas por nuevos repuntes de la pandemia, que deja más de 800.000 muertos en el mundo, según el conteo de este sábado (22.08.2020).

El reconfinamiento parcial y el uso de mascarilla están volviendo a ser obligatorios en muchos países ante un virus que no para y ya mató a 800.800 personas y ha contagiado a más de 23 millones desde que surgió en diciembre en China, según un balance de AFP a partir de fuentes oficiales.

En Europa los rebrotes son más que inquietantes. Italia, uno de los países más azotados por el COVID-19, registró en las últimas 24 horas 1.000 contagios lo que representa su peor balance cotidiano tras el fin del confinamiento en mayo.

Alemania superó los 2.000 nuevos casos en las últimas 24 horas, un cifra que no se alcanzaba desde finales de abril, durante el pico de la pandemia. "Es preocupante", admitió el portavoz de la canciller Angela Merkel, Steffen Seibert.

En Madrid, ahora se recomienda a la población confinarse en las zonas más afectadas por el coronavirus, cuando el número total de casos diagnosticados en España ha aumentado en más de 8.000 en 24 horas.

El mismo rigor llega a Inglaterra, donde el confinamiento se endureció en varias zonas del noroeste y la segunda ciudad más poblada del país, Birmingham, fue puesta bajo vigilancia. Hasta ahora una recomendación, a partir de este sábado la mascarilla será obligatoria en los transportes públicos en Dinamarca, que se enfrenta a un recrudecimiento de los focos y casos de contaminación.

Y más allá de Europa la situación también es preocupante. Corea del Sur, que fue considerado un ejemplo en la lucha contra la pandemia, registró más de 300 casos declarados en dos días consecutivos y anunció este sábado que aumentará las restricciones a partir de domingo.

"Estamos en una fase muy inestable que podría ser el principio de una segunda ola nacional", estimó el ministro de Sanidad, Park Neung-hoo.

EE.UU el más afectado

En otro rincón del planeta, la provincia argentina de Jujuy, limítrofe con Bolivia, sufre un aumento exponencial de casos que la tiene al borde del colapso sanitario. "La situación es crítica", dijo a la AFP Sergio Barrera Ruiz, un médico de la zona.

"Esperamos acabar con esta pandemia en menos de dos años. Sobre todo, si logramos unir nuestros esfuerzos", señaló el viernes el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

A menudo escasas, las buenas noticias son recibidas con esperanza en medio de la pandemia. La OMS consideró que la situación se estabilizó en Brasil, el más golpeado de América Latina, segundo país en números absolutos de infecciones (3,5 millones de casos) y decesos (113.358).

El país más afectado del mundo, Estados Unidos, suma más de 5,6 millones de casos y 175.674 muertes. Pero los contagios disminuyeron en las últimas tres semanas y el número de muertes, estable en 1.000 por día desde fines de julio, debería comenzar a disminuir, según autoridades médicas.

Pero para muchos en desempleo forzado, los dos años de que habla la OMS pueden parecer una eternidad. América Latina, que sufre casi una tercera parte del saldo mortal de la pandemia, con 254.897 decesos (6.575.960 casos), se ha acentuado la pobreza y la desigualdad.

Sólo en la región, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la pandemia hundirá en la pobreza a 45 millones de personas, con lo que el total ascenderá a 231 millones, el 37,3 por ciento de la población latinoamericana.

Mientras tanto, los esfuerzos no cesan. Vestidos con trajes de seguridad y con equipos en la mano para detectar el virus, unos 1.800 brigadistas comenzaron un rastrillaje a pie por barrios de La Paz para tratar de evitar un desborde de la pandemia.

Venezuela, que está sumergida en una colosal crisis política y económica, recibió este sábado 73 toneladas de suministros contra el COVID-19 enviadas por España y Portugal.

Y en vistas de que esto va para largo, mientras llega la ansiada vacuna, hay iniciativas como la de hacer mascarillas transparentes en Europa, América del Norte y otras regiones. Fundamental para la comunicación de los sordos, aunque deberán bajar de precio para ser accesibles a todos, como ha ocurrido con las quirúrgicas o las de tela en los últimos meses.

Y el ocio también comienza a adaptarse a esta nueva situación. En Alemania, investigadores iniciaron este sábado un gigantesco experimento con 4.000 participantes para tratar de determinar si es posible autorizar de nuevo conciertos pop a pesar de la COVID-19.

DW

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV