lunes, 19 de noviembre de 2018 Actualizado a las 11:49

Autor Imagen

El legado de Piñera

por 25 marzo, 2014

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Una economía que crece, un aparato estatal eficiente, reducción de la pobreza, reconstrucción de los daños materiales después del terremoto, son algunas de las cosas que dejó Sebastián Piñera. Una herencia cuantificable. Lo que no pudo dejar fue un gobierno que continuara eso.

Aunque los números sean buenos nunca están completamente bajo el control del gobierno de turno. La economía chilena, aunque no nos guste admitirlo, todavía es extremadamente dependiente del cobre, y su precio no es algo que esté sujeto a ningún gobierno. Los antiguos (recuerdo a  mi querido Boecio) tenían siempre presente que los bienes de fortuna –diosa caprichosa– eran mudables y lo que un día estaba arriba al otro podía caer. Además, una economía sana por una buena gestión puede ser erosionada rápidamente si se cometen los errores necesarios. Herencias cuantiosas han sido despilfarradas en un par de años por herederos poco previsores.

No estaría demás mencionar también que un estilo de gobierno enfocado en los números, con cero empatía y manejo de emociones, dejó pavimentado el camino para una candidata afectiva como Michelle Bachelet.
La institucionalidad, un gobierno transparente y con poca corrupción, también puede verse menoscabada en poco tiempo. No es que el gobierno de Piñera la haya hecho más fuerte, de hecho, quedó establecido temprano en el último gobierno que la presión de unos pocos bien organizados puede echar abajo proyectos estudiados durante años, a intendentes o incluso a ministros.

Es por esto que para hablar de un legado es vital tener continuidad, que no la hubo. Tampoco hubo durante el gobierno de Piñera un ethos que pudiera guiar a sus adherentes con o sin un nuevo gobierno. Podría haberlo habido: hacer las cosas bien, expandir la libertad económica, trabajar eficientemente son elementos del bien común; pueden encuadrarse en el marco más amplio de una sociedad ordenada, estable y libre. Descuidar estas cosas es usar el Estado para beneficio privado (la peor de todas las “privatizaciones”). Es lo que hizo la Concertación, que aprendió mil maneras legales de transferir los impuestos de todos los chilenos a los bolsillos de sus partidarios.

Cualquier gobierno que se tenga que preocupar por señalar y construir su legado muestra que no lo tuvo. Por otra parte, el mejor custodio del legado de un gobierno es un gobierno afín. Pero Piñera le dejó algo al país: una suerte de esperanza. Después de años de corrupción que llevan al agotamiento (contra un mal candidato, producto de ese agotamiento) la hegemonía de la izquierda puede ser quebrada. Ahora, no sabemos cómo funcionará esto con el voto voluntario, que también es algo que dejó Piñera.

Ver el posteo original

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV