domingo, 26 de enero de 2020Actualizado a las 01:17

Autor Imagen

La falta de recursos de la Nueva Mayoría

por 15 julio, 2015

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Desde principios de este año, y de la mano del entonces ministro Nicolás Eyzaguirre, se comenzó a anunciar el inicio de la gratuidad para el año 2016, sorprendiendo a muchos, más aún cuando aseguraron que esta llegaría a su plenitud al final del actual gobierno de la Nueva Mayoría. Con el correr de los meses, no obstante, comenzaron a variar las fechas de presentación del proyecto de desmunicipalización, Carrera Docente y Reforma Educativa. Luego lo hicieron los requisitos para acceder a la gratuidad… Y, ahora, los plazos son el problema producto de la falta de dinero.

Estos últimos días, los estudiantes universitarios hemos visto cómo de a poco se comenzó a introducir la idea de que “no alcanzaban los recursos”. La punta de lanza fue nada menos que la Democracia Cristiana, bastión del conservadurismo e inexplicable aliado de la “izquierda” chilena, al consultar al ministro de Hacienda en el Parlamento sobre si alcanzaba o no el dinero para la reforma. De ahí en adelante, el resto de los partidos de la Nueva Mayoría aludieron a que “no tenían una bolita mágica” para tener certeza de qué ocurriría. Nosotros, en tanto, no esperábamos que la tuvieran, puesto que lo más acertado sería tener estudios de los alcances de la Reforma Tributaria en torno a montos recaudados en lugar de trucos de magia con los cuales salir del paso.

La indigna (e indignante) respuesta dada a todo el movimiento social es una muestra más de la irresponsabilidad con la que se han conducido todos los procesos de reforma de la NM. Irresponsable no porque se tenga que “priorizar”, puesto que esto es un paso lógico para ordenar el quehacer de cualquier persona, más de un gobierno. Es irresponsable porque nos da la razón a los que sabíamos que la Nueva Mayoría no era más que la vieja Concertación disfrazada con ropa de progresismo, y que hace dos años, en pleno proceso de elecciones, sólo escuchábamos promesas vacías que buscaban votos y no cambios profundos.

Porque cada vez que los miembros del Gobierno hablan de “priorizar” es reconocer que la Reforma Tributaria fue superficial y de chauchera, y peor aún, que jamás supieron cuánto debían recaudar porque no estaban listas las propuestas de Reforma Educativa ni las leyes de salud, vivienda o trabajo que explicitaran los niveles de profundidad que dicha medida debía alcanzar.

 Si nos faltan recursos, Presidenta, es porque la riqueza de Chile se concentra brutalmente en unos pocos sin que el Estado (menos los gobiernos financiados por esos mismos grupos económicos) intervenga en este saqueo legal. Y si en un futuro nos faltan recursos, señor vocero de gobierno, es porque sus políticas de crecimiento económico siguen apostando a educarnos como obreros y trabajadores calladitos y obedientes, no como científicos, ingenieros o intelectuales.
15

Irresponsable porque decir que “no alcanza el dinero” es desconocer que 10% de nuestro PIB se destina a las FF.AA. sin siquiera estar en un escenario de guerra, mientras los derechos sociales básicos apenas sobreviven dentro del presupuesto nacional. Es irresponsable porque cuando aluden al “poco crecimiento” buscan hacernos creer que la poca inversión de los empresarios responde a que los impuestos y las formas de recaudar del Fisco han aumentado exorbitantemente cuando en verdad seguimos siendo de los países OCDE que más flexibles son en dicho ítem. Irresponsable porque cuando argumentan que “el escenario no era el que esperaban” es demostrarnos que no tienen buenos economistas o quizás no ven las noticias internacionales que venían anunciando una crisis económica global que ha golpeado a países como España y Grecia. En fin, es la demostración más gráfica de que este gobierno no tiene hoja de ruta, que improvisa con lo que suena mejor, como todo buen demagogo sabe hacerlo.

Siendo así, no puede ser más que una gran ironía que el gobierno de Michelle Bachelet anunciara el 11 de julio que no alcanzan los recursos para las reformas y hay que “priorizar”. El 11 de julio, el mismo día que se conmemora el día de la renacionalización del cobre, histórica jornada en la que un miembro del mismo partido de la Presidenta dotó de dignidad a todo un pueblo haciéndolo dueño de sus propios recursos en el año 1971.  El sábado 11 de julio, jornada en la cual diversas organizaciones marcharon por el país exigiendo la nacionalización de nuestros recursos naturales, entre ellos el agua, cobre y litio.

¿Qué no hay recursos? ¿Ha estado tan sorda la politiquería tradicional que no ha escuchado lo que hemos gritado desde las calles en los últimos cinco años? Lo que parece no haber es voluntad política para avanzar en los pasos necesarios que nos den verdadera soberanía territorial en lugar de vivir bajo el dominio de las empresas extranjeras. De lo que los estudiantes hablamos es de asegurar que contemos con nuestras propias riquezas al servicio de la educación, pero también de la salud, vivienda y derechos sociales que nos han privado por medio de privatizar hasta los caminos que debemos tomar para llegar al trabajo.

La falta de recursos de la cual nos están hablando es una realidad, pero no por su inexistencia per se, sino porque estos están destinados a la mano de privados: a las 7 familias que son dueñas del mar con la ley de pesca, al grupo Luksic que se adueña del agua con Alto Maipo, a las transnacionales que extraen cobre, madera y nuestra fruta sin pagar siquiera la mitad de lo que les cobrarían en Europa por lo mismo, pero que aquí es perfectamente legal porque lo aseguran por medio del financiamiento de campañas de parlamentarios.

Si nos faltan recursos, Presidenta, es porque la riqueza de Chile se concentra brutalmente en unos pocos sin que el Estado (menos los gobiernos financiados por esos mismos grupos económicos) intervenga en este saqueo legal. Y si en un futuro nos faltan recursos, señor vocero de gobierno, es porque sus políticas de crecimiento económico siguen apostando a educarnos como obreros y trabajadores calladitos y obedientes, no como científicos, ingenieros o intelectuales; porque cada vez que nos niegan acceder a la educación de excelencia privan a este país de profesionales que puedan pensar en un desarrollo verdadero y sostenido que no dependa de si el cobre sube o baja en la bolsa de Londres. La falta de recursos, entonces, es culpa de ustedes, los que crearon este sistema, pero también de los que lo profundizaron y perfeccionaron. La Alianza y Concertación son los responsables de que un 11 de julio se haya dicho que Chile no tiene recursos suficientes para recuperar los derechos sociales que 44 años antes se habían asegurado.

Siendo así, la Confech se reúne con la ministra Delpiano no porque confiemos en las respuestas que nos vaya a dar, sino porque conocer los alcances de la reforma es lo mínimo que necesitamos para saber a qué nos enfrentamos cuando el gobierno habla de “educación pública” y “gratuidad”, puesto que se hace cada vez más patente la serie de desencuentros entre el Mineduc y el movimiento por la educación. Si el accionar del gobierno es irse desdiciendo de todo lo prometido, hoy lo terminaremos de confirmar.

¡Pero no se engañen, señores! Con lo que han dicho en la última semana no han defraudado a los estudiantes, sino a los que creyeron que la Nueva Mayoría era el camino correcto para avanzar por un nuevo Chile, que eran diferentes a la derecha y que, por tanto, depositaron su confianza en un rostro amigable que prometía mucho en las urnas.

A nosotros no pueden defraudarnos, porque no se defrauda al que simplemente dejó de confiar. Y hoy, los estudiantes no estamos en posición de esperar a los que no quieren avanzar.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

Haciendo aguas

Envíada por Juan Carlos Cisternas Friz | 27 enero, 2020

Cartas al Director

Noticias del día

TV