martes, 18 de enero de 2022 Actualizado a las 22:39

Autor Imagen

El silencio de la derecha

por 8 agosto, 2016

"Si Sebastián va a ganar, no nos importa cómo lo haga, qué haya hecho, qué piense, quién sea, cómo sea y qué haga. Y como creen que la reaparición de su hermano José perjudica la opción de Sebastián, 'ningunean' a José, cuando no lo critican, atacan o ridiculizan".
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Un dirigente empresarial de derecha, Alfredo Schmidt, ha escrito a “El Mercurio” sobre la indiferencia y hasta la crítica de la derecha frente a la defensa en TVN de las modernizaciones del Gobierno Militar, que hizo José Piñera. “Llama la atención –escribe— que estas políticas públicas tan beneficiosas que han logrado sacar de la pobreza a más de siete millones de chilenos y un PIB per cápita inimaginable no sean defendidas en estos momentos también por la clase política de derecha. Han mantenido un silencio incomprensible, injustificable”.

Sí, Alfredo, incomprensible, injustificable pero –conociendo a los personajes-- explicable, porque los exponentes actuales de la derecha han demostrado no defender principios, sino sólo conveniencias de corto plazo. En este momento ven la posibilidad de que Sebastián Piñera, militante del “No” a aquellas modernizaciones y políticas exitosas que proponía y defendía su hermano desde el Gobierno, retorne al poder. Es sólo un tema de conveniencia. No hay en eso ética alguna (Sebastián es el candidato con el más negro prontuario en materia de probidad). Tampoco defensa de principios o ideas (Sebastián ha declarado no ser de derecha). Tampoco inquietud alguna por la falsificación de la verdad histórica ni la condena mentirosa del Gobierno Militar (Sebastián ha declarado a la derecha “cómplice pasiva” de supuestos delitos, es decir, la ha criminalizado). Pero eso no les importa, porque han perdido toda dignidad con tal de ganar una elección, aunque sea con el peor candidato. Ni menos guardan lealtad o reconocimiento a lo que hicieron los militares; al contrario, cohonestan la “razzia” contra ellos (Sebastián ha sido el mayor promotor de querellas prevaricatorias contra militares, cuyo número triplicó bajo su gobierno, a iniciativa de su Ministerio del Interior).

Lo único que hay, entonces, dado ese “silencio incomprensible, injustificable”, es que, para conseguir el fin (que no subsista un programa de gobierno como el de la Nueva Mayoría) no importan los medios. Es decir, si Sebastián va a ganar, no nos importa cómo lo haga, qué haya hecho, qué piense, quién sea, cómo sea y qué haga. Y como creen que la reaparición de su hermano José perjudica la opción de Sebastián, “ningunean” a José, cuando no lo critican, atacan o ridiculizan.

Es que el fin justifica los medios. Lo que vale es la última encuesta. En este caso la Cerc-Mori, según la cual la mayoría cree que Piñera será el próximo Presidente y en la que el mismo Piñera es la figura política “con más futuro”, indemne al financiamiento ilegal de la política, que practicó profusamente, pero que liquidó a otros como ME-O, que fue defenestrado del grupo de cinco ”con más futuro” por el uso de un avión brasileño prestado. Y se destaca que en la “pregunta abierta” sobre el próximo Presidente, Sebastián aventaja a Lagos por amplio margen. Pero casi no se publica que, en la pregunta clave, que es quién ganaría entre Lagos y Piñera en una segunda vuelta, lo hace Lagos por 28 a 26 puntos, si bien Cerc-Mori declara eso como “empate técnico”.

Hay muchas otras cosas que la derecha silencia o no quiere ver. Entre otras, que hay un solo candidato presidencial que la representa genuinamente, el único del “Sí” entre todos, pues no ha repudiado al Gobierno Militar, sino que lo defiende; y sustenta los valores básicos de la derecha, aparte de defender el modelo económico-social. Es decir, hay un solo candidato genuinamente de derecha y que, además pasa el test de la probidad. Pero es silenciado o “ninguneado”, igual que estos días José Piñera. Lo fulminan declarándolo “testimonial”.

Pero la derecha es más que estos dirigentes que aparecen en escena representándola: el diario “La Tercera”, de amplia lectoría transversal, presentó a los 23 candidatos presidenciales propuestos, promovidos o autodesignados hasta el momento. Y ahí se dio la sorpresa de que, si bien Sebastián Piñera encabeza la votación de los lectores con 20%, y le sigue Guillier con 14%, aparece tercero José Antonio Kast con 9%, superando a Lagos (8%), Andrés Velasco (5%), Jackson y Boric (4%) e Isabel Allende (3%). El resto no pasa de 2%.

Es decir, hay una derecha ética, con principios, con coraje político y memoria histórica veraz que, sobreponiéndose al escaso nivel de conocimiento de su candidato a nivel nacional, sufriendo el silenciamiento intencionado de la “derecha de conveniencia”, se manifiesta cuando tiene la oportunidad.

A ese respecto, me ha sorprendido el número de visitas que en este blog alcanza el de la fecha en que publiqué las notarías donde se puede ir a firmar por la candidatura de José Antonio Kast para competir en la primera vuelta de 2017.

La llama del ideal de derecha puede no ser, por ahora, tan visible, pero no se ha extinguido.

Ver el posteo original

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV