martes, 20 de octubre de 2020 Actualizado a las 08:18

Autor Imagen

¿Qué dicen los candidatos acerca de Ciencia, Tecnología e Innovación?

por 22 junio, 2017

  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Las elecciones presidenciales cada vez están más cerca, es por ello que los candidatos han comenzado a mover toda la maquinaría publicitaria para influir en los votantes. En esa carrera han aparecido algunas propuestas, las que permiten conocer y comprender la idea de futuro que cada uno de los aspirantes tiene para el país, entre esas, acerca de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación – CTI –.

Si bien es cierto, existen diferencias en cuanto a la ideología que mueve a cada uno de los candidatos, no es menos cierto que al revisar los lineamientos programáticos de cada uno, también se pueden observar similitudes. En cuanto a CTI, el Sr. Sebastián Piñera establece en su programa que se creará un “Nuevo Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología y Superintendencia de educación superior”. Sin embargo, en el documento no aparecen no se profundiza ni en diagnósticos ni en propuestas respecto a esta temática. Por lo tanto, ante el escaso aporte entregado por este programa solo queda pensar que en su eventual gobierno, S. Piñera mantendrá algunos elementos que le quedaron sin ejecutar durante su mandato previo, lo cual tampoco fue mucho.

En cuanto al programa de la Srta. Beatriz Sánchez, existe un nivel de profundización mayor que en el programa de S. Piñera. En ese sentido, se hace un diagnóstico previo respecto del modelo de desarrollo que actualmente tiene el país, el cual es principalmente extractivista de recursos naturales. A partir de este análisis se desarrollan una serie de propuestas que buscarían pasar del actual modelo a uno en el cual los servicios y productos generados en el país tuviesen valor agregado. En cuanto a propuestas concretas, en el documento se establece la necesidad de incrementar fuertemente el presupuesto de CTI en función de objetivos país. Para ello se establece (como parte de una institucionalidad normativa) el diseño de un Plan Nacional de I+D a través del dialogo entre todos los actores involucrados, esto, con el propósito de generar bienestar social. No obstante, en cuanto a la institucionalidad organizativa no se dice nada, lo cual no permite discernir respecto de la estructura que sostendrá a todas las propuestas realizadas.

En síntesis, las propuestas de los candidatos a la presidencia, respecto a la CTI no difieren en demasía de lo que ya se ha formulado en campañas y gobiernos anteriores. Lo dramático es notar que tanto los grupos programáticos como los propios aspirantes no vean el potencial que tiene esta materia (CTI) para el desarrollo del país.

Respecto al programa de Felipe Kast, es uno de los que más propuestas realiza en cuanto a CTI. Si bien es cierto, el enfoque general de sus lineamientos en se relacionan con “demand pull” (CTI por misión), se observa que algunas de sus propuestas también tienen un enfoque de “science push” (CTI XXXX). En ese sentido, se establece que en cuanto a financiamiento, se invertirá fuertemente en I+D para PyMES que funcionen bajo el alero de la Ley de I+D, así como en empresas de alta tecnología que se instalen en el país. Junto con ello, en el ámbito de la institucionalidad normativa y organizativa, el candidato F. Kast propone una re-estructuración profunda de la administración estatal. Esta reorganización se traduciría en la creación del Ministerio de Desarrollo Sustentable, el cual tendría incorporada una entidad encargada de Medio Ambiente y otra encargada de la Ciencia y la Tecnología.

Otro de los candidatos que tiene un amplio abanico de propuestas respecto a CTI, es el Sr. Alejandro Guillier. Al analizar algunas de las ideas establecidas en el documento, se observan similitudes importantes con algunas de las anteriores candidaturas. Ejemplo de ello es lo que se establece respecto al financiamiento de la CTI en el país. En ese sentido, la propuesta es incrementar sostenidamente, no solo los recursos que el Estado invierte, sino que también los que el sector privado entrega en este ámbito. Para ello, se propone, por una parte, atraer a empresas multinacionales con las cuales se realice un compromiso de I+D, así como también estudiar la iniciativa del CNID de establecer un impuesto del 0,1% a las empresas con ventas mayores a 100 mil UF. Respecto a institucionalidad organizativa, el Sr. A. Guillier propone crear el Ministerio de CTI el cual tendría una estructura similar a la que se plantea en el proyecto de Ley de creación del MinCyT que se encuentra actualmente en discusión.

Salvo el caso del Sr. Alberto Mayol que plantea algunas propuestas específicas respecto a CTI, tales como la creación de la Universidad Nacional de Educación Digital y el aumento de la inversión de alto riesgo financiero en CyT enfatizando áreas específicas de innovación con alto rendimiento social, los demás aspirantes no tienen diagnósticos o planteamientos concretos para la CTI. Lo cual hace pensar que el tema no reviste mayor importancia para los candidatos o no le han tomado aún el peso de lo que significa desarrollar el ciclo de políticas públicas incorporando elementos y herramientas de la CTI.

Por lo tanto, se puede decir que, en primer lugar, salvo el candidato Piñera quien propone continuar con lo iniciado en su gobierno anterior, los demás candidatos tienen propuestas similares respecto a la “necesidad” de incrementar los recursos para la CTI. En segundo lugar, en general los candidatos consideran necesario que las políticas de CTI tengan algún nivel de vinculación con los requerimientos de bienestar social que demanda la sociedad chilena. Por último, varios de los aspirantes tienen similitudes respecto a modificar la institucionalidad del sistema nacional de CTI, en donde la creación de un Ministerio de CTI es la idea predominante.

En síntesis, las propuestas de los candidatos a la presidencia, respecto a la CTI no difieren en demasía de lo que ya se ha formulado en campañas y gobiernos anteriores. Lo dramático es notar que tanto los grupos programáticos como los propios aspirantes no vean el potencial que tiene esta materia (CTI) para el desarrollo del país. Esto se debe, en parte, a la falsa dicotomía de considerar el desarrollo de la CTI como un problema y no como una solución. En ese sentido, el seguir considerando que debemos invertir recursos y diseñar políticas de CTI para alcanzar los niveles de “crecimiento” que tienen los países “desarrollados” es un error que nos acerca más al tercer mundo que al primero.

En consecuencia, en la medida que los candidatos y sus equipos no consideren realmente en el diseño e implementación de políticas públicas a la evidencia obtenida por medio de la CTI local, seguiremos teniendo escasos resultados sobre el desarrollo integral (económico, territorial, sustentable y humano) del país. Por lo tanto, la invitación a los aspirantes es a repensar las propuestas realizadas, en donde la CTI sea una plataforma para ser incorporada en el ciclo de las políticas públicas, poniendo como propósito principal el retorno social de la inversión y el impacto positivo sobre los pilares de desarrollo nacional.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV