miércoles, 14 de noviembre de 2018 Actualizado a las 02:26

Diputado sueco lleva un mes en

Apretada agenda de Mauricio Rojas con dirigentes de la Alianza por Chile

por 14 agosto, 2007

El legislador dejó Chile en 1974 y llegó a Suecia como asilado político y ahora está cumpliendo su segundo periodo -que concluye el 2010- como diputado del Partido Liberal. Durante su estadía en el país, se ha reunido con los presidentes de RN y la UDI, con el empresario Sebastián Piñera y con los diputados de la Alianza.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los difíciles momentos que está atravesando la coalición de gobierno está generando un optimismo nunca antes visto al interior de la Alianza, en orden a que La Moneda no se vislumbra tan lejana en el horizonte como durante la administración de Ricardo Lagos. Este y otros muchos temas políticos abordaron el lunes el presidente de la UDI, senador Hernán Larraín, y el diputado chileno en el parlamento sueco, Mauricio Rojas.



Durante unos 45 minutos, los políticos intercambiaron ideas haciendo, prácticamente, un paralelo entre el proceso que, en Suecia, llevó a la socialdemocracia a perder el gobierno después de 12 años mandato y el desgaste que se está produciendo en la Concertación.



Tras la cita, Larraín explicó a El Mostrador que "tenemos una gran afinidad política, pertenecemos a experiencias semejantes. Mauricio forma parte de la Alianza por Suecia y esta fue una alianza exitosa que logró ganarle a los socialdemócratas después de más de 40 años de gobierno. Y, por lo tanto, para nosotros su experiencia constituye un aprendizaje muy importante. Más todavía cuando él es un chileno que ha tenido éxito político en el extranjero".



Sin embargo, aclaró que como en todo, los casos de otros países no siempre funcionan como modelo, en este caso para la derecha chilena, "sino más bien experiencias de las que uno puede aprender sus realidades. Cómo lograron el éxito, qué camino siguieron...Porque muchas cosas se pueden repetir en Chile, otras no. Pero lo importante es mantener y ensanchar nuestro nivel de contactos internacionales, porque creo que se está produciendo una gran revolución en la centro derecha mundial. Hay una modernización encaminada de la cual nosotros sentimos formar parte y estamos tomando los contactos para ir intercambiando nuestra recíprocas experiencias para ver cómo nos podemos ayudar".



Durante el encuentro, Larraín pudo observar que Rojas -quien salió de Chile a Suecia como exiliado político el año 1974- se da cuenta de los "esfuerzos" que la Alianza ha realizado por tratar de mantener la unidad, "pero creo que siente que todavía nos falta aún dar pasos más sustantivos para garantizarla".



Rojas le relató al timonel gremialista la trayectoria del líder de la Alianza por Suecia que llegó a convertirse en primer ministro en octubre del año pasado, John Fredrik Reinfeldt. Según Rojas, el premier siempre dice que "la Alianza es más importante que cada uno de sus integrantes" y aunque la derecha chilena "ha avanzado mucho por la unidad, desde nuestros partidos, todavía no hemos dado un paso de compromiso mayor y creo que eso es importante", destacó Larraín.



En su opinión, esto último es lo que explicaría que a veces surjan voces disonantes al interior del pacto, insiste Larraín, quien estima que Rojas "ve que se están dando condiciones muy similares" entre su coalición en Suecia y la Alianza por Chile para llegar al gobierno.



"Un mal gobierno y una Alianza que está unida y que tiene mucho que decir y, por lo tanto, que va a depender mucho de cómo hagamos este esfuerzo, como trasuntemos la unidad ante la gente, para que pueda ver nuestra gobernabilidad y nuestro esfuerzo pueda consolidarse", sentenció el senador Larraín.



El timonel de la UDI agregó que Rojas le da mucha importancia a los aspectos valóricos involucrados en el debate político contingente, como manera de diferenciarse en términos positivos de los eventuales adversarios.



La movida agenda de Rojas



Desde que puso sus pies en Chile -el 16 de Julio pasado- invitado por el Instituto Libertad y Desarrollo -ligado a la UDI-, Mauricio Rojas no ha parado. El LyD ha actuado como su centro de operaciones y desde allí se ha reunido con numerosas figuras ligadas a la derecha chilena.



De hecho, el lunes no sólo se reunió con el timonel de la UDI, sino que apenas dejó las oficinas de Larraín en calle Suecia, pasadas las 12:00 horas, se dirigió rápidamente hacia el Barrio El Golf hasta las oficinas del abanderado de Renovación Nacional, Sebastián Piñera, en la fundación Futuro.



Ello, porque tenía concertada una reunión con el empresario a las 12:30 horas. Misma que se extendió alrededor de media hora.



Antes, el lunes 6 de agosto, Rojas almorzó con la directiva de RN, encabezada por Carlos Larraín, en la sede de Antonio Varas y al día siguiente -martes 7- cenó con los diputados de RN y la UDI. Fuentes de esta tienda aseguran que la mayoría de los legisladores quedaron muy bien "impresionados" con el diputado del Partido Liberal sueco.



Para Carlos Larraín, la trayectoria de Rojas "encierra un lección objetiva, bastante fuerte, y es que una persona que viene de otro país se incorpore a la sociedad donde lo acogieron y se identifique en tal medida que llegue, incluso, a ser miembro del Parlamento. Eso demuestra una fuerza poco común y una personalidad no habitual".



Según el timonel de RN, las similitudes de la situación sueca y chilena son que la socialdemocracia llevaba mucho tiempo gobernando, igual que la Concertación en Chile, que es una coalición de izquierda y que entre los partidos que conformaron la Alianza por Suecia antes de llegar al gobierno "había poca avenencia", tal como ocurre el bloque opositor chileno, "las típicas cosas de que todos tenían opiniones distintas" respecto a determinados temas.



Las diferencias, dice, son que en Suecia se produjo una especie de quiebra del sistema de seguridad social y de intervención estatal "bastante acentuada", a diferencia de Chile "donde no hemos tenido una quiebra económica, al contrario, hemos tenido una relativa prosperidad económica"; y que en Suecia no había corrupción visto desde el gobierno, subraya Larraín, "podría haber políticas equivocadas, pero no había corrupción, en cambio, en Chile tenemos políticas equivocadas y además corrupción".



Estos son algunos de los elementos que para los dirigentes de la Alianza por Chile hacen interesante seguir la trayectoria de sus pares suecos para llegar al gobierno. Aunque el timonel de la UDI no se deja llevar por las similitudes, porque -parafraseando a José María Aznar, el líder del Partido Popular español- "las elecciones no se ganan, se pierden", cree que en esta administración se están dando las condiciones para que su sector, si se esfuerza, llegue a La Moneda el 2009.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV