jueves, 18 de agosto de 2022 Actualizado a las 13:31

El escenario de “cambio de mando” en la señal estatal

La prueba de fuego de Solari en TVN

por 31 marzo, 2014

La prueba de fuego de Solari en TVN
El ex ministro y hábil articulador político llega al canal público con la misión de designar un nuevo director ejecutivo, aprovechando su momento de mayor poder. La jugada marcará su sello en la estación y es por lo que será evaluado. Para lograrlo, deberá conseguir un voto entre los directores de la Alianza y proponer un nombre de consenso para reemplazar al actual director ejecutivo, Mauro Valdés.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

No perdió tiempo. Ricardo Solari, que en abril asumirá como presidente del directorio en TVN, ha estado moviendo sus piezas para consensuar en la interna del canal al director ejecutivo que reemplazaría a Mauro Valdés. Quienes estuvieron al tanto de las gestiones dicen que Solari contactó por separado a Jaime de Aguirre –actual director ejecutivo de CHV– y a Pablo Morales –director de contenidos y programación de la misma estación– para “sondearlos”.

Morales es su amigo y era el nombre que el ex ministro tenía pensado para formar dupla, tal como lo adelantó El Mostrador en diciembre pasado. Pero “se cayó”. Morales despertó varios reparos en el canal. “Se iba mucho de lengua y no tenía buena fama. Técnicamente tuvo un veto desde la izquierda”, dice un miembro del directorio.

Hay un episodio que pesa en la historia de Morales: los Copihue de Oro de 2010. Cuando Felipe Camiroaga subió a recibir  por quinta vez el premio a “Mejor Animador”, el Teatro Caupolicán se convirtió en una avalancha de pifias. Los programas de farándula, especialmente el de CHV, habían “construido el relato” de que Camiroaga era el responsable de la salida de Katherine Salosny de “Buenos días a todos”, el matinal  de TVN.

Como director de contenido y producción de Chilevisión, en TVN se formó la idea de que Morales jugó un papel importante en el “bullying mediático” contra Felipe Camiroaga, rostro e ícono del canal. Fuentes que conocieron de cerca el episodio dicen que el último año de vida de Camiroaga “fue un infierno”, que el “bullying” desde Chilevisión dejó una “herida que sigue ahí” y, por lo mismo, a Pablo Morales “no le tenían buena” en el canal.

Hace unas semanas se supo que Morales renovó contrato con CHV.

“¿Sacar a Mauro Valdés para traer a quién?”, se pregunta una fuente del directorio. Jaime de Aguirre, director ejecutivo de CHV hace 12 años, es hoy el que corre con más posibilidades. Solari es amigo de De Aguirre, con quien trabajó en campañas políticas, y también de su hermano, Marco, a quien conoce desde el colegio.

SEÑAL POLÍTICA

El 11 de abril próximo, Ricardo Solari (PS) desembarcará en la presidencia de TVN. Los primeros días de Solari en TVN serán su “momento de mayor poder”, dicen quienes lo conocen, por lo mismo deberá dar una “señal política” que muestre el cambio en el canal. Esto pasa por “sacar” a Mauro Valdés y consensuar con el directorio un nombre para su reemplazo que sea bien visto por La Moneda. Es el primer desafío y, si no lo logra, quedará la “sensación” de que todo sigue igual con su llegada.

La gestión de Mauro Valdés es reconocida en el directorio por haber logrado “autonomía” frente al gobierno de Sebastián Piñera. Esto le valió más de un conflicto con el actual presidente del directorio, Mikel Uriarte, quien le hizo la vida imposible. Y es justamente el argumento que está utilizando Ricardo Solari entre los miembros de la Nueva Mayoría del directorio, según dicen fuentes cercanas, para consensuar la necesidad de remover a Valdés. La premisa es que si Valdés fue autónomo ante Piñera nada asegura que puedan “controlarlo” durante el gobierno de Bachelet. “Las razones por las que la Nueva Mayoría quiso a Valdés hoy se convierten en razones para temerle”, dice una fuente que conoce la interna.

Por su parte, Ricardo Solari descarta totalmente que quiera sacar al actual director ejecutivo de TVN. “No hay decisión en esa materia, no tengo ninguna decisión de sacar a Mauro Valdés. ¿Cómo voy a tomar una decisión sobre un ejecutivo de la empresa que no conozco como está funcionando? Sería un prejuicio”, dice.

Agrega que los nombres que han sonado como reemplazo de Valdés son especulaciones periodísticas. “No creo que corresponda que alguien pueda llegar a una empresa a cambiar a sus ejecutivos sin tener un balance, una evaluación o conocimiento de cómo son las cosas”, dice Solari.

Finalmente, dice que tomará la decisión cuando asuma y vea lo que pasa en la empresa. “Hasta el momento, lo que tengo yo son puras visiones desde afuera. Mi experiencia, que es larga en esta materia, es que es extremadamente prudente mirar cómo funcionan las cosas y de ahí tomar las decisiones que haya que tomar, pero no antes”, señala el futuro presidente del directorio.

En TVN no hay dudas de que, llegado el momento, Solari contará con los votos de la Nueva Mayoría para llevar adelante su cometido. La dificultad es conquistar a uno de los tres directores de la Alianza.

CAZADOR DE VOTO

Un voto. Es lo que debe conseguir Ricardo Solari si quiere proponer un nuevo director ejecutivo. Tendrá que ir a buscarlo entre los tres directores cercanos a la Alianza: Pilar Molina (UDI), Cristián Leay (UDI) y Arturo Bulnes (RN). Si Solari logra convencer a uno de ellos, tendrá 5 votos de 7, lo necesario para hacer la jugada.

Quienes lo conocen confían en su habilidad política para conseguirlo, ya que finalmente es uno de los personeros PS más transversales de la Nueva Mayoría, con redes e influencia en diversos sectores.

“Va a ser el artífice para conseguir los votos. Llega presidido por su currículo. Hoy la derecha está en otro escenario. Durante el gobierno de Piñera quisieron sacar a Mauro Valdés, ¿pero hoy? ¿Por qué lo van a  querer sacar hoy?”, se pregunta una fuente del directorio.

Durante su gestión, Mauro Valdés, ante la agenda crítica hacia su gestión que se instaló desde el gobierno de Sebastián Piñera, fue respaldado por los directores cercanos a la Nueva Mayoría, Antonio Leal (PPD), Marcia Scantlebury (PS) y Francisco Frei Ruiz-Tagle (DC). La cobertura que TVN dio a las movilizaciones estudiantiles el 2011 fue el primer episodio que enfrentó a La Moneda con Valdés. Cuando el fallecido abogado Carlos Zepeda asumió la presidencia del directorio, comenzaron los intentos por “destituir con elegancia” a Valdés. Algo que continuó cuando Mikel Uriarte reemplazó a Zepeda, aunque la diferencia en el estilo para torpedear la gestión de Valdés fue evidente.

En los pasillos de TVN se comenta que Valdés tiene “posibilidades de quedarse” por haber hecho “buenas migas” con los miembros del directorio de la Nueva Mayoría. Pero lo cierto es que nada asegura que ese apoyo se mantenga cuando asuma Solari. Es por esto que ha sido el mismo Solari –dicen quienes han conocido las tratativas– quien ha filtrado la idea de darle a Valdés una “salida digna” o una “desvinculación honrosa” en forma de “agradecimiento” por su trabajo de los últimos cuatro años.

Por su parte, Solari niega estas afirmaciones y aclara que está enfocado en conocer la situación del canal. “Yo estoy concentrando en conocer la normativa, leyes y políticas editoriales del canal. En conocer la dinámica y también lo que está pasando con la ley de TV digital. Estoy dedicado a eso. No estoy pensando en cómo sustituir a Valdés. Además que yo nunca he dicho que voy a cambiar a alguna persona, son especulaciones”, dice.

“En el minuto que pidan el voto a los de la Nueva Mayoría, está claro que se lo van a dar. Quién es el quinto voto es lo importante. Puede ser Bulnes, ya que Leay y Molina son más políticos. En todo caso, Solari va a tener que negociar y darles más garantías a ellos”, sostiene una fuente del rubro que conoce la interna de TVN.



Las gestiones de Solari ya comenzaron. Se ha contactado individualmente con Mikel Uriarte, el mismo Valdés y miembros del directorio, con el fin de “sensibilizarse” respecto de la situación, dicen quienes conocieron las reuniones.

La gestión de Valdés

Una de las reglas tácitas, que no están escritas en ningún contrato ni manual de TVN es que, cuando llega un nuevo presidente, el director ejecutivo debe presentar su renuncia. Algo que Valdés debería hacer el próximo 11 de abril. “En general, los directores ejecutivos renuncian cuando llega un nuevo presidente, corresponde que lo haga. Pero habrá que ver qué sucede, no sé si Mauro va a seguir con esa tradición”, manifiesta una fuente cercana al directorio.

Más allá de eso, hay datos sobre la gestión de Valdés, los que –dicen en el directorio– se “revisarán detalladamente” para tomar la decisión. El primero de estos es el rating de la estación que el 2012 obtuvo el segundo lugar en la tabla general, mientras que el 2013 cayó al tercero, por debajo de Canal 13 y Chilevisión.

Junto a esto están los episodios de conflicto entre Valdés y quienes fueron presidentes del directorio durante su gestión, algo que será parte de la balanza, según opinan en el canal. Pese a lo anterior, TVN arrancó con el pie derecho este año, liderando en rating.

Finalmente, está “la fuga” de rostros y piezas claves de la estación. Canal 13 “fichó” hace un tiempo a los actores Álvaro Rudolphy y Sigrid Alegría. Diferente es la partida a Mega de María Eugenia Rencoret, ex directora del área dramática de TVN. Esto se leyó como una operación de Mikel Uriarte para desestabilizar a Valdés. De acuerdo a quienes conocieron el episodio, Uriarte filtró el elevado sueldo de Rencoret a la prensa al tiempo que ponía el tema en discusión en el directorio, algo que no había sucedido hasta entonces. De esta forma logró generar una polémica que terminó con la renuncia de Rencoret. Fue un golpe duro para la gestión de Valdés que se orquestó desde la presidencia del directorio.

DERECHOS DE AGUIRRE

“¿Sacar a Mauro Valdés para traer a quién?”, se pregunta una fuente del directorio.

Jaime de Aguirre, director ejecutivo de CHV hace 12 años, es hoy el que corre con más posibilidades. Solari es amigo de De Aguirre, con quien trabajó en campañas políticas, y también de su hermano, Marco, a quien conoce desde el colegio.

“Es una propuesta atractiva para el directorio”, dice una fuente del canal. Aguirre conoce TVN por dentro, ya que fue director de programación por once años y lo respaldan sus resultados como director ejecutivo en CHV, donde ha disputado y ganado espacios a TVN y C13. Además, desde el punto de vista político, De Aguirre tiene una trayectoria “impecable” hacia ambos lados, por lo que se convierte, dicen, en una carta “irrefutable”. De Aguirre, ex Mapu, llegó a TVN cuando Enrique Correa, también ex Mapu y dueño de la agencia Imaginaccion, era vocero en el gobierno de Patricio Aylwin (DC). Fue parte del “petit comité” en la campaña presidencial de Ricardo Lagos el 99, junto a Eugenio Tironi. Por otra parte, trabajó por más de ocho años en CHV para Sebastián Piñera, con quien –según ha dicho en diversas entrevistas– mantiene una buena relación.

Sin embargo, hay dos puntos que estarían complicando su llegada y que son comentario en el mundo televisivo. El primero es que entre los directores de la Alianza no están del todo convencidos. El segundo es que De Aguirre, consciente del escenario y las posibilidades de emigrar a TVN, habría negociado con Turner (controlador de CHV) para quedar en mejor posición, lo que incluiría un porcentaje de participación en la propiedad. “Salió beneficiado de esta postulación a través de la prensa”, dice una fuente del rubro. “A Solari le hubiese gustado contar con De Aguirre, pero se ve difícil que lo consiga”, opina otra fuente.

Respecto del sueldo que el ejecutivo recibe actualmente, existen varias proyecciones, pero ningún dato concreto. En el mundo televisivo se señala que es un “sueldo alto” que está acompañado por un bono anual “bien grande” y que, por lo mismo, irse a TVN sería una “opción de RSE” más que un tema de billetes.

Jaime es socio fundador de Filmocentro, productora audiovisual y sonora creada en 1977. Ésta maneja varios derechos de autor de jingles comerciales (compuso más de 3 mil), bandas sonoras de películas y canciones. Algunas de las películas donde De Aguirre figura como compositor, son: Archipiélago (1992); La Frontera (1991); Nube de lluvia (1990) y Caluga o Menta (1990), entre otras.

En los ochenta, De Aguirre realizó varias grabaciones del Sello Alerce como ingeniero en sonido. Algunas de éstas son los discos de Fulano, Arak Pacha y Schwenke & Nilo. Pero su obra más conocida es la melodía de “Chile, la alegría ya viene”, la canción que marcó la franja del NO en el plebiscito de 1988.

De Aguirre aparece también en la lista de socios fundadores de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor. Su trayectoria en la industria musical y los derechos de autor que maneja son algo, dicen en el rubro, que podría generarle problemas si se concreta su llegada a TVN. “En un canal privado no es problema, pero como director ejecutivo de un canal público, podría generar conflictos de interés”, dice una fuente del rubro.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV