sábado, 17 de abril de 2021 Actualizado a las 07:09

Wenceslao Unanue, economista y sicólogo social

Tristes y explotados: la infelicidad que deja el modelo económico chileno

por 20 octubre, 2015

Tristes y explotados: la infelicidad que deja el modelo económico chileno
La semana pasada un nuevo barómetro de la felicidad apuntó a una de las principales insatisfacciones de los chilenos: la situación económica. En esta entrevista, el director del instituto de Bienestar y profesor de la Universidad Adolfo Ibáñez, describe por qué es tan importante que los ciudadanos sean felices. También, cómo influye la desigualdad para que ese estado esté más presente entre quienes tienen recursos.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La felicidad ha dejado de ser un término reservado solo para iluminados guías espirituales. Su impacto en las organizaciones y en el desarrollo de los países, está hace años bajo la lupa de expertos. Hay seminarios, estudios universitarios y países, como Bután, dibujando al mismo tiempo políticas educacionales y reflexionando sobre cómo la población puede ser más feliz.

Es en lo que piensa a tiempo completo también Wenceslao Unanue, economista y psicólogo social, director del instituto de Bienestar, profesor y director del diplomado de Felicidad Organizacional de la Universidad Adolfo Ibáñez.

-¿Qué es la felicidad?
-Hay dos grandes modelos de felicidad desde la ciencia. Uno es el modelo hedónico, que es lo que los griegos entendían como ausencia del dolor y la búsqueda del placer, o sea, pasarlo bien en la vida. Ahí están involucrados componentes de la felicidad que son tremendamente importantes, que son las emociones positivas y la satisfacción con la vida. El otro modelo es el que viene desde la visión aristotélica de la buena vida, de la polis, la trascendencia y tiene que ver, por ejemplo, con variables como el sentido de vida, la autonomía, los vínculos... Y cuando tú entiendes que la felicidad no puede ser ni lo uno ni lo otro, se esta hablando de un concepto bien nuevo, que es el florecimiento. El florecimiento es la capacidad de los seres humanos de sacar sus mejores colores. Eso agruparía a esas dos visiones.

wenceslao unanue

Wenceslao Unanue, economista y psicólogo social

-¿Cómo se aterriza ese concepto de felicidad para que pase del best seller de autoayuda a ser parte de una preocupación de las políticas públicas?
-En los años 70 el rey de Bután, cuando estaba en apogeo lo material y la medición del PIB, le dijo al mundo que para él era mucho más importante la felicidad. Uno de los discursos de Robert Kennedy fue súper coincidente en este tema, porque decía que por mucho que tu crezcas tienes que tener un buen crecimiento. Lo que partió diciendo ese rey se transformó en uno de los objetivos de las Naciones Unidas y ellos en 2011 adoptaron una resolución: les recomendaban a los países que la felicidad debía estar al centro de las políticas públicas. No en términos de que los gobiernos, como se ha burlado mucha gente, obliguen a ser felices a los ciudadanos, sino que los gobiernos deberían crear condiciones para que las personas pudieran ser felices.

-Por ejemplo...
-Estábamos conversando con el ministro de Salud de Bután hace algún tiempo y se acercó y me preguntó: “¿Es cierto que ustedes tienen salud privada?”. Y, claro, lo miré... para mí era tan obvia la respuesta... Y me dijo: “Qué extraño, entonces qué pasa con los más pobres”. Entonces se explayó: “Tienen salud privada y el objetivo de los privados es ganar plata, que no está mal en otros rubros, pero en la salud sí, porque si ganan más plata van a tener posibilidad de pagarles más a los médicos, a las enfermeras. Tener mejor infraestructura, y vas a desmantelar la salud pública; entonces por eso decidieron no tener salud privada. Y, si miras, en Chile la diferencia entre los que tienen cómo pagar y los que no... es gigantesca, y los gobiernos tienen que preocuparse de eso. Nosotros hablamos harto de desigualdad. O sea, mira cuánta gente en Chile tiene áreas verdes. Si vas a Ñuñoa, Vitacura, Providencia, hay, pero ándate a los sectores más alejados. Está demostrado que cuando tú estás cerca de lo verde, la gente tiene mejor calidad de vida a nivel físico, pero también a nivel de relaciones y de confianza. Nosotros creemos que el gobierno tiene un rol tremendamente importante en medir la felicidad de las personas. En gran Bretaña, hace un tiempo, el gobierno comenzó a medir la felicidad de las personas. No solo las emociones positivas, sino que comenzó a preguntar por el sentido de vida que tenían, y yo no sé si los chilenos saben para dónde va su vida o tienen algún sentido de trascendencia, por ejemplo, y eso es tremendamente importante. Tiene un rol fundamental.

-¿Tiene que ver solo con lo que sea capaz de hacer un gobierno o también con el modelo económico? Porque en Chile es lo que hace crisis en lo más profundo.
-Yo creo que tiene mucho que ver con el modelo económico. Cuando hice mi doctorado en la Universidad de Sussex (en el Reino Unido), medimos individualismo en el mundo y teníamos datos de de 36 países de los 5 continentes. Chile en los 60 y a comienzos de los 70 era considerado un país colectivista. Hoy día los datos son impresionantes: teníamos dos medidas de individualismo y Chile era el número uno de todos los países, solo seguido por EE.UU.; y en la segunda medida, Chile era segundo y EE.UU. era el primero.

"Datos que tenemos señalan que el 80% de los trabajadores sienten estrés al menos una vez al día, cuando el 60% dice que es infeliz al momento de trabajar. Eso acarrea una serie de problemas de salud mental, física y baja productividad. Entonces, si nosotros no somos capaces de incorporar la felicidad en las políticas públicas laborales, estamos dejando un espacio que tiene mucha riqueza para tener un mundo laboral mejor. Por ejemplo, las personas felices están un 20% más satisfechas en el ámbito laboral y las empresas ganan más plata. En Chile, por ejemplo, no tenemos la capacidad de darnos cuenta de lo importante que son los sindicatos. Si uno piensa en los sindicatos, ¿que es lo primero que piensa? Que este es un grupo contrario, que se les va a oponer a la empresa".

-Y eso apunta al modelo...
Eso tiene que ver con el modelo económico que, si tú te fijas, apunta a la competencia, a maximizar nuestro propio bienestar y a no pensar en una sociedad justa. Eso está instaurado en las bases del modelo. Si nos vamos a los datos: tienes un 1% de la población que se lleva más del 30% del ingreso nacional y, si ves los países de la OCDE, Suecia se lleva más o menos el 8 o 9%. Entonces, hay quienes dicen que la desigualdad es algo con lo que hay que aprender a convivir, pero no es así. Porque hay desigualdad en todos lados, pero los niveles de desigualdad de Chile son aberrantes y la desigualdad no es mala por sí misma, sino que tiene mucho impacto en las sociedad. De nuevo, si volvemos a Bután, conocí a dos investigadores que escribieron el libro The spirit level, que describía por qué le hace bien a un país ser más igualitario. ¿Y qué vemos en una serie de países cuando correlacionan desigualdad con problemas sociales? Mientras más desigualdad tienen, más problemas sociales. También, problemas de aprendizaje: matemática, literatura. También estamos hablando de embarazos adolescentes, de movilidad social, de prisioneros en las cárceles, violencia y salud mental. En Chile estamos viviendo los costos de la desigualdad y, en la medida que esto siga pasando, se va a seguir exacerbando.

-Por ejemplo, en la Reforma Laboral, habría sido importante considerar la salud mental de las personas...
-Sin ninguna duda. Datos que tenemos señalan que el 80% de los trabajadores sienten estrés al menos una vez al dia, cuando el 60% dicen que es infeliz al momento de trabajar. Eso acarrea una serie de problemas de salud mental, física y baja productividad. Entonces, si nosotros no somos capaces de incoportar la felicidad en las políticas públicas laborales, estamos dejando un espacio que tiene mucha riqueza para tener un mundo laboral mejor. Por ejemplo, las personas felices están un 20% más satisfechas en el ámbito laboral y las empresas ganan más plata. En Chile, por ejemplo, no tenemos la capacidad de darnos cuenta de lo importante que son los sindicatos. Si uno piensa en los sindicatos, ¿qué es lo primero que piensa? Que este es un grupo contrario, que se le va a oponer a la empresa. Cuando una visión de un sindicato debiera ser todo lo contrario, debiera ser cómo todos juntos pensamos en una mejor organización. No puedes darles todo el poder a los empresarios, porque los otros se quedan sin la capacidad de controlar muchos abusos. En cambio, si les das poder a los sindicatos, cambia la visión, es cooperativa. Aunque en el modelo económico nos enseñaron que los seres humanos somos egoístas, cuando la neurociencia demuestra lo contrario. Entonces, hemos instaurado en la sociedad la visión de la competencia, que tenemos que cambiar por una visión de la cooperación.

-Tú has dicho que la felicidad tiene una íntima relación con el altruismo. ¿Puede existir altruismo real en una sociedad que funciona más solidariamente en período de tragedias o campañas?
-Cuando estudié Economía, nunca me hizo sentido que uno de los principales postulados fuera que somos intrínsecamente egoístas. Y hoy en día hay evidencia desde la neurociencia de que los seres humanos nacen más altruistas y generosos que egoístas. Y hay evidencia en niños, pero qué pasa en nuestra sociedad... Eso mismo que aprendemos en Economía se lo trasmitimos a los niños desde que son chicos, y eso va generando una profecía autocumplida. Hay un montón de papers que dicen eso: cómo los supuestos en economía se transforman en profecía autocumplida. Entonces, pasa por una introspección personal, pero nuevamente pasa por desafiar el modelo económico y empezar a enseñar a la sociedad que nosotros sí tenemos una naturaleza altruista. Y cuando tú enseñas eso, la gente se emociona y es capaz de ser generosa. Otra cosa que tenemos que evitar es el miedo en el otro. Hay una frase que me gusta mucho, es de un alemán que dice que cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto. Entonces, lo que tenemos es autoridades –muchas, pero no todas– que son miradas con desconfianza. Tienen miedo de ese otro y le pierden el respeto. Y tenemos que resolver eso como sociedad. Es muy difícil salir de este momento a no ser que se diga: reconozcamos el error, pero no se puede tapar esto. Si uno mira los países nórdicos, la confianza anda como en el 80%, nosotros por el 20%.

-Estuviste haciendo una charla para jóvenes en Alto Hospicio, ¿cómo le explicas a una persona que vive con un sueldo bajo, en una zona donde abunda la pobreza, donde la educación pública casi ha sido eliminada, que tiene que pensar en solucionar 10 cosas antes, que trabaje en ser feliz y en el sentido de la vida?
-Es difícil. Yo no me siento con el derecho de decirles que tienen que ser felices porque al final es un poco una burla. Lo que sí hago es hablarles de los sueños. Quizás ellos son muy pobres, y eso se puede transformar en una profecía autocumplida, que se crean pobres para toda su vida. Lo que sí se les puede decir es que persigan sus sueños, que nunca dejen que se les vayan. El solo hecho de perseguir una meta, da sentido de vida.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV