lunes, 21 de octubre de 2019 Actualizado a las 21:07

PAÍS

Fuego interno en RD: la pugna electoral que tiene en ascuas al Frente Amplio y la oposición

por 25 enero, 2019

Fuego interno en RD: la pugna electoral que tiene en ascuas al Frente Amplio y la oposición
En una verdadera guerra se ha convertido la serie de acusaciones cruzadas entre dos de las tres listas en competencia por la presidencia de RD. Tan fuerte ha sido el enfrentamiento por la prensa entre los bandos de Parada y Pérez, que el resto de los partidos del Frente Amplio le hicieron un llamado a la colectividad ancla de dicho conglomerado. Esta pugna ha sido el telón de fondo que puso en jaque esta semana el acuerdo administrativo de la oposición, que fue quebrado por el FA. Ya hay acusaciones a los diputados de RD por apostar al quiebre del acuerdo parlamentario con los partidos de la ex Nueva Mayoría solo para tensionar las elecciones internas del partido, que se desarrollan entre hoy y mañana.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los ánimos en el Frente Amplio (FA) están crispados. El anuncio del quiebre del acuerdo entre comités de la Cámara de Diputados con los partidos de la ex Nueva Mayoría cayó como un balde de agua fría al interior del mismo conglomerado, porque los dirigentes del FA que no son parlamentarios se enteraron, literalmente, por la prensa.

El ultimátum que le dio la bancada frenteamplista a la DC fue acordado y anunciado unilateralmente por los diputados. Hubo reticencias de algunos, como los parlamentarios de la comisión de Educación, Camila Rojas y Gonzalo Winter, pero la fuerza interna en el conglomerado que ejerce Revolución Democrática (RD), sumada al Partido Humanista que se alineó con la decisión, habrían inclinado la balanza hacia el corte de relaciones.

A pesar de que ningún parlamentario reconoce la autoría de la idea, desde la mesa nacional aseguraron que la propuesta vino desde RD, principalmente de las diputadas Maite Orsini y Catalina Pérez, a quienes se les habrían sumado el diputado Giorgio Jackson y Miguel Crispi, posteriormente. Luego, en la discusión, se lograron acuerdos con la diputada Claudia Mix (Com) y Tomás Hirsch (PH), con lo que generaron la fuerza interna necesaria para zanjar el quiebre del acuerdo con el resto de la oposición.

La mesa nacional puso el grito en el cielo, no necesariamente por estar en contra, sino porque la bancada “quebró relaciones con la oposición sin consultarles a sus partidos”, pero pese a dicha molestia, finalmente el martes 22 de enero ratificaron –con algunos matices– el quiebre del acuerdo, que entre uno de sus puntos le aseguraba la presidencia de la Cámara este año al diputado DC, Gabriel Silber.

“Hacemos un llamado a todos los partidos que no son de Gobierno a definir si van a estar en la oposición o no”, emplazó el martes Javiera Toro, presidenta de Comunes y vocera del FA. Pero esa misma noche, la dirigenta precisó en su Twitter que “durante el año no ha existido oposición. Es nuestro deber construirla” y que “antes que un quiebre, apostamos por reforzar el pacto administrativo” que logre una mayoría frente a la derecha en el Congreso.

Es más, desde distintas fuerzas del Frente Amplio reconocieron la responsabilidad que ha tenido RD en este despliegue y agregaron que habría sido una estrategia para conflictuar la candidatura de Javiera Parada, por su cercanía el bacheletismo. “RD ha sido irresponsable porque empujó el quiebre para utilizarlo para su pelea chica interna”, destacó un dirigente del FA, que además precisó que desde el conglomerado ya le han cobrado algunas "facturas al partido de Giorgio Jackson", para exigirles que dejen de solucionar sus “conflictos internos por la prensa”.

Palabras que para el resto de la oposición “borraron con el codo” las declaraciones del FA realizadas esa mañana. Una interpretación que también se hizo al interior del Frente Amplio, razón por la que el presidente del PH, Octavio González, señaló que las palabras de los voceros del conglomerado no se ajustaban al acuerdo realizado el martes a la hora de almuerzo.

El evidente desorden interno que ha mostrado el FA tendría como factor determinante las elecciones de Revolución Democrática. Desde la DC plantearon que la principal versión que le han dado los parlamentarios del FA para explicar el quiebre de relaciones es que un grupo de diputados de RD utilizó este ultimátum para marcar posiciones, en medio de una tensionada carrera por dirigir el partido ancla del Frente Amplio.

Es más, desde distintas fuerzas del Frente Amplio reconocieron la responsabilidad que ha tenido RD en este despliegue y agregaron que habría sido una estrategia para conflictuar la candidatura de Javiera Parada, por su cercanía el bacheletismo. “RD ha sido irresponsable porque empujó el quiebre para utilizarlo para su pelea chica interna”, destacó un dirigente del FA, que además precisó que desde el conglomerado ya le han cobrado algunas "facturas al partido de Giorgio Jackson", para exigirles que dejen de solucionar sus “conflictos internos por la prensa”.

“Ver al partido más importante del conglomerado peleando todos los días por la prensa, no es algo que evoque seriedad”, reconocieron desde la bancada de diputados del FA.

Fuego contra fuego

La polémica por el quiebre parlamentario en la oposición parece una teleserie de media tarde comparada con la telenovela de horario prime que vive Revolución Democrática con sus internas. Han sido casi tres semanas de fuego cruzado entre las listas de Parada y Catalina Pérez, mientras que la tercera apuesta, liderada por Aleja Millán, ha intentado llamar a la calma en medio de acusaciones por malas prácticas durante la campaña.

“Nadie sabe lo que pasará con las elecciones”, es la frase que más se ha repetido estos días entre las principales dirigencias de RD. Los 42 mil militantes inscritos en su padrón podrán votar vía electrónica entre hoy y mañana, aunque la mayoría reconoce que una participación que promedie los diez mil sufragios “sería todo un éxito”.

Según los cálculos internos, los más probable sería llegar a una segunda vuelta para el 2 y 3 de febrero, instancia a la que pasarían las listas de Parada, que reúne a los lotes de los Pantalones Largos (más ligados al proyecto de la ex Concertación) y a los Territoriales (grupo más progresista). Por otra parte, la lista de la diputada Pérez reúne a los Regionalistas y a los Terceristas, lote que actualmente tiene la dirección del partido, de la mano de Rodrigo Echecopar.

La clave –afirman desde RD– estaría en Millán, ya que en dicha lista tendrían que definir su apoyo para esa segunda vuelta. Desde la lista "Confluencia RD " destacaron que su apuesta representa "una opción de dirección del partido desde la articulación de los militantes de base, demostrando una opción de dirección descentralizando el poder, que se contrapone a la lógica de lotes o grupos de amigos representada por Catalina Pérez y Javiera Parada".

La guerra

Todo comenzó con una entrevista a Javiera Parada en la que reconoció que RD vive una “crisis política” provocada por la directiva de Echecopar. Una lectura compartida por todas las listas de RD, ya que dicha conducción se ha visto golpeada por acusaciones de acoso por parte de dirigentes, bajas en la directiva por mala administración de fondos y el fracaso en la inscripción regional de la colectividad.

Un rudo diagnóstico de Parada que se propagó por la prensa y redes sociales. En un día, la idea de un RD en crisis se instaló en el mundillo político de la oposición. Un golpe directo a Echecopar, quien es uno de los hombres de confianza y mano derecha de Jackson, el que salió este fin de semana a darle su apoyo a Pérez para las internas.

Entre acusaciones de aprovechamiento y “derramamiento de sangre innecesario”, agudizaron los roces entre los defensores de cada lista, como fue con el senador Juan Ignacio Latorre, que arremetió contra Parada y sostuvo que su dirigencia producía “desconfianza” en RD.

Mientras todo esto ocurrió por la prensa, el resto de la oposición observó el "deprimente espectáculo" del FA , según dijeron en el PS. Un escenario de pugna que debilita al Frente Amplio ahora, pero en particular para enfrentar una posible articulación con los partidos de la ex Nueva Mayoría con miras a la municipales.

Los puentes que se construyan durante este 2019 son claves para dichos comicios. Desde la ex Nueva Mayoría ven a RD como un partido “debilitado” y con la incapacidad de conducir al Frente Amplio, salvo por la figura del alcalde Jorge Sharp (MA), quien es considerado en la oposición una voz más “confiable y segura” para dialogar.

No hay oposición

Una de las lecturas al interior del Frente Amplio es que “la polémica del acuerdo administrativo es expresión de la fiebre parlamentaria” que ataca al conglomerado.

Desde el Congreso destacaron que durante todo el 2018 no hubo una “unidad real de la agenda, tampoco una oposición contraria y antagonista al Gobierno, por qué vamos a creer que estamos quebrando algo que no existe. No ha habido oposición y esa es la realidad”, agregó un asesor de bancada.

Desde la DC reconocen esta ausencia de oposición en la Cámara de Diputados, aunque destacaron que en el Senado “la cosa se ve más ordenada”. Según la falange, habría tres hitos legislativos que deberían marcar la unión de la oposición: el educacional, luego las reformas tributaria y laboral.  En dichos puntos “deberíamos actuar en bloque”, destacaron desde la Cámara Alta.

Por otra parte, la “oposición constructiva” del Partido Radical solo ha llevado a generar molestia en el resto de los partidos, pero también en su interior, tanto así que han acusado a su presidente, Carlos Maldonado, de ser excesivamente condescendiente con el Gobierno en muchas materias.

En el PS ven todas las crisis con distancia, al igual que en el PPD. Por el momento se encuentran “tranquilos”, pero reconocen la falta de un diseño más profundo. Destacan que los militantes del PS están resignados a ver cómo pasa el tiempo, ya que “no existe confianza en la capacidad de guiar, ni del talento de la directiva para dar vuelta el escenario de pesimismo que existe”.

El Partido Comunista ha consolidado su posición bisagra entre el mundo frenteamplista y la ex Concertación, aunque recalcaron que hay una “molestia real” por las peleas “infantiles de RD” y el quiebre del acuerdo de comités en la Cámara, porque representan un “desgaste innecesario".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV