viernes, 12 de agosto de 2022 Actualizado a las 05:44

PAÍS

Gustavo Toro y sus primeros 60 días al mando de San Ramón: “Los vecinos honestos saben que esta tarea no es fácil, porque debo enfrentarme a verdaderas bandas de narcopolítica”

por 22 octubre, 2021

Gustavo Toro y sus primeros 60 días al mando de San Ramón: “Los vecinos honestos saben que esta tarea no es fácil, porque debo enfrentarme a verdaderas bandas de narcopolítica”

Crédito: ATON

"Tengo un temor constante, pues vivo amenazado por tener que tomar decisiones duras como los despidos. Estoy expuesto yo, mi familia y el equipo que trabaja conmigo, pero alguien debe hacer el cambio en la comuna, es la única forma de solucionar pronto esta situación", señaló el alcalde DC Gustavo Toro, tras cumplir dos meses al mando de San Ramón, comuna vinculada al narcotráfico y que tiene a su ex alcalde, Miguel Ángel Aguilera, hoy en prisión preventiva por enriquecimiento ilícito, cohecho y lavado de dinero. "Nos encontramos con una deuda vencida de $4.000 millones, lo que nos obligó a postergar muchos pagos y a modificar muchas cosas dentro de la administración de la municipalidad. Aquí estaba todo muy mal, llegamos y había un basural ilegal en el municipio, con ratones y todo", añadió.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

60 días lleva Gustavo Toro (DC) al mando de la alcaldía de San Ramón, comuna vinculada al concepto de "narcopolítica" que inició su antecesor, Miguel Ángel Aguilera, hoy en prisión preventiva por enriquecimiento ilícito, cohecho y lavado de dinero.

Dos meses que no han sido fáciles para Toro, quien de hecho se encuentra con resguardo policial por constantes amenazas que recibe de las bandas narcotraficantes en su comuna. En conversación con el diario La Tercera, afirmó que si bien estos dos meses han sido "difíciles" y "desmotivantes", tiene toda la intención de alejar al municipio de estas redes delictuales.

"Tengo un temor constante, pues vivo amenazado por tener que tomar decisiones duras como los despidos. Estoy expuesto yo, mi familia y el equipo que trabaja conmigo, pero alguien debe hacer el cambio en la comuna, es la única forma de solucionar pronto esta situación. Creo que ya sacamos al 90% de operadores políticos ligados a bandas delictuales, pero aún queda ese 10% dentro de la municipalidad. En total, ya hemos despedido a 500 trabajadores con contratos irregulares", relató.

"Han sido difíciles, hasta desmotivantes. Nos encontramos con una deuda vencida de $4.000 millones, lo que nos obligó a postergar muchos pagos y a modificar muchas cosas dentro de la administración de la municipalidad. Aquí estaba todo muy mal, llegamos y había un basural ilegal en el municipio, con ratones y todo", dijo al citado medio.

Según Toro, ha sido "complejo" limpiar San Ramón: "Lo más difícil han sido las desvinculaciones, porque hemos sacado a muchísimos operadores políticos y gente que está involucrada con el narcotráfico. Hace unos días, por ejemplo, conseguí desvincular a dos funcionarios por estar siendo procesados por tráfico de drogas. Eran padre e hijo y la PDI los fue a buscar a la propia municipalidad. Pero hay otros ex funcionarios que se niegan a ir, vuelven a trabajar al otro día, aunque ya los hemos despedido. Varias veces hemos debido llamar a la seguridad pública para que venga a desalojen las oficinas".

De acuerdo a su relato, la anterior administración los dejó sin caja debido a que se "gastaron todo el presupuesto del año y además nos dejaron endeudados con remuneraciones de muchos funcionarios". Por ejemplo, la comuna recibe $90 millones por la Ley de Fortalecimiento en la Educación Escolar Pública. "Por ley, con ese dinero no se puede superar el 50% en gastos por contratación, pero aquí se gastaba mucho más, generando una deuda tremenda", relata. Había 40 inspectores de patio contratados en un colegio que estaba cerrado, ejemplifica.

No todo es malo para Toro, ya que cree que los vecinos apoyan las drásticas decisiones que está tomando: "Yo diría que sí. Cuando era concejal algunos me gritaban cosas, pero lo hacían porque estaban trabajando para el bando contrario. Ahora, los vecinos honestos están más tranquilos porque saben que esta tarea no es fácil, porque debo enfrentarme a verdaderas bandas de narcopolítica. Uno de los objetivos que tengo es que la municipalidad sea transparente, porque se ha perjudicado a los vecinos por muchos años".



Síguenos en El Mostrador Google News

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV