domingo, 26 de junio de 2022 Actualizado a las 16:18

La nueva y estricta “disciplina” comunicacional de La Moneda

por 14 octubre, 2015

La nueva y estricta “disciplina” comunicacional de La Moneda
El origen de esta nueva disciplina comunicacional, explicaron en el propio Gobierno, se generó por la profunda molestia que provocó en La Moneda la forma en que el canciller, Heraldo Muñoz, había eclipsado a la Mandataria a principios de la semana, en momentos claves para Bachelet, cuando trata de revertir su mal año en las encuestas y mejorar los niveles de apoyo ciudadano. En una reunión con todos los encargados de comunicaciones de los distintos ministerios, se les precisó que los titulares “no son para los ministros, sino para la Presidenta”.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

No fue una petición, sino que una orden estricta. El viernes 9 de octubre a las 8:00 de la mañana fueron convocados a las dependencias de la Segegob en La Moneda todos los jefes de comunicaciones de la administración bacheletista para “bajarles” una estricta línea comunicacional que provenía directamente desde Presidencia.

En la reunión –catalogada como tensa por los asistentes– se les dio tres órdenes explícitas a los jefes de comunicaciones de todos los ministerios: se les prohibía hacer actividades a la misma hora de las pautas de la Presidenta, Michelle Bachelet, y si alguna actividad pública agendada previamente de un secretario de Estado coincide con alguna pauta presidencial, deben “bajar” porque no pueden “competir” con la Mandataria.

Por último, la tercera orden apuntaba directamente al protagonismo en los medios de comunicación. Se les precisó que los titulares “no son para los ministros, sino para la Presidenta”.

El origen de esta nueva disciplina comunicacional, explicaron en el propio Gobierno, se generó por la profunda molestia que provocó en La Moneda la forma en que el canciller, Heraldo Muñoz, había eclipsado a la Mandataria a principios de la semana, en momentos claves para Bachelet, cuando trata de revertir su mal año en las encuestas y mejorar los niveles de apoyo ciudadano.

El lunes 5 de octubre, la Presidenta Bachelet inauguró a primera hora de la mañana la Conferencia Internacional “Nuestro Océano 2015” en el Hotel Miramar de la V Región, más tarde a las 19:15 horas se reunió en la residencia de Cerro Castillo con el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y posteriormente ofreció una cena, en ese mismo palacio presidencial, en honor a las personalidades y autoridades tanto políticas como científicas participantes en el evento.

Pero al día siguiente, el martes 6 de octubre, en la portada de El Mercurio apareció a todo color una fotografía de un sonriente canciller Muñoz posando con el mar de fondo junto a Kerry, el príncipe Alberto de Mónaco, la actriz Leonor Varela y otras personalidades, lo que no habría sido una simple decisión editorial de dicho periódico.

Fuentes de la reunión relataron que las órdenes de Palacio no cayeron muy bien entre los jefes de comunicaciones, por la forma, el tono y considerando que habitualmente la pauta presidencial se resuelve y libera a última hora del día anterior, lo que complicará las definiciones de agenda en los ministerios.

Otro de los reclamos que se manifestaron en la reunión fue que los jefes de comunicaciones cuestionaron a La Moneda su opción por adelantar con embargo a los medios de comunicación el contenido de la cadena presidencial del 30 de septiembre, cuando Bachelet dio a conocer los lineamientos del proyecto de presupuesto 2016 y no se le entregó dicha información a los ministerios.



La nueva disciplina comunicacional de La Moneda también la explicó la Segegob, en una reunión aparte el mismo día, a todos los jefes de gabinete de los ministros para asegurar el cumplimiento de la “bajada” oficial de Palacio.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV