jueves, 18 de abril de 2019 Actualizado a las 19:30

Agenda Sustentable

Presentado por:

Tecnología

Vehículos autónomos: ¿quién paga cuando hay un accidente?

por 24 noviembre, 2018

DW
Vehículos autónomos: ¿quién paga cuando hay un accidente?
Tanto en Estados Unidos como en Alemania, se sigue trabajando arduamente en la fabricación de autos que no requieren conductor. Sin embargo, todavía hay importantes dudas que aclarar.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Suena bien: autos que se conducen solos, recogen pasajeros y los transportan al lugar que deseen. Coches sin conductor, sin volante, que protegen el medio ambiente y reducen el número de accidentes porque, al fin y al cabo, el 90 por ciento de los accidentes de tráfico se debe a un error humano.

La euforia choca con la realidad

Sin embargo, algunos casos muestran que la nueva técnica no es tan perfecta como se creía. Marko Gustke, de la Federación Automovilística de Alemania (VDA), afirma que, en estos momentos, los usuarios no están dispuestos a gastar mucho en sistemas de seguridad. "Si empaquetamos todo de manera atractiva, funcional, con mayor comodidad, con un paquete tecnológíco adecuado, esos vehículos se pueden posicionar mejor en el mercado".

Gustke calcula que las primeras funciones estarán disponibles el próximo año. Primero en autopista: "Necesitamos barreras contra choques, líneas divisorias en buenas condiciones para que el vehículo pueda orientarse y posicionarse". Si hay atascos, entonces la computadora toma el control del automóvil hasta una velocidad de 60 kilómetros por hora. Además habrá programas de asistencia de manera que, a partir de 2022, los automóviles se puedan conducir de forma autónoma en las autopistas. Pero "todavía estamos muy lejos de transitar sin conductor en los centros de las ciudades", subraya Gustke.

Estados Unidos a la cabeza

La conducción autónoma ha avanzando mucho en Estados Unidos en los últimos años. Allí, la autoridad de seguridad vial, NHTSA, quiere lanzar pronto autos autónomos que se manejen completamente sin intervención humana en determinadas situaciones. Google ha estado probando esta tecnología durante algún tiempo en en ciertas zonas permitidas para ello.

Se trata de vehículos de "nivel 4", en la escala de cinco niveles de conducción autónoma. El nivel cinco, en el que se supone que la computadora debe dominar la conducción en todas las situaciones de tráfico y sin intervención humana, sigue siendo pura ficción.

Calle para vehículos autonómos.

Zona de conducción de vehículos autonómos en la ciudad de Karlsruhe.

¿De conductor a simple observador?

El "nivel 1" se refiere al automóvil que funciona en gran parte sin automatización y solo tiene sistemas de seguridad simples. En el "nivel 2", el automóvil semiautónomo ya cuenta con asistentes de mantención de carriles y de estacionamiento y también asume funciones de manejo. En el "nivel 3" la conducción ya está bastante automatizada. El coche controla la conducción, pero solo si la tecnología funciona totalmente. Si hay, por ejemplo, tormentas de nieve o lluvia intensa que dejen fuera de acción a la cámara y al radar, el sistema indica a los humanos que deben tomar el control.

Pero precisamente este nivel es problemático porque "las personas no están diseñadas para estar permanentemente en alerta", dice el psicólogo de ingeniería Mark Vollrath. La conducción automatizada haría que el conductor se aburriera y se dedicara a hacer otras cosas. Además, la distribución de las tareas no está del todo clara. "¿Sabe el conductor lo que hace el vehículo y lo que debe hacer él?”, se pregunta Vollrath.

El sicólogo comprobó que el tiempo de reacción se amplía significativamente cuando las personas solo observan durante mucho tiempo. En situaciones límite, incluso los conductores experimentados tuvieron problemas. "Aquí tuvimos casi tres veces más accidentes que con los conductores manuales", asegura.

Vehículo autónomo.

En EE. UU ya maneja un robot.

Responsabilidad del conductor o del vehículo

Las aseguradoras consideran que este aspecto es un riesgo inaceptable. Por eso, exigen una clara distribución de las tareas entre el conductor y la técnica en todos los niveles.

Una postura  respaldada por Udo di Fabio, presidente de la Comisión de Ética de la Automatización y Conducción Interconectada del gobierno federal. En 2017, la comisión elaboró 20 tesis que sirven de guía para la implementación técnica. Después debería definirse e identificarse claramente, en cada situación, quién es responsable de la conducción, el ser humano o la computadora. "Cuando el vehículo está en funcionamiento, el ser humano ya no debe tener ninguna responsabilidad", subraya di Fabio, exjuez del Tribunal Constitucional alemán.

Habría mucha confusión en caso de accidente. "Si el conductor debe supervisar la técnica, entonces tendremos que lidiar con el complicado tema de la responsabilidad cuando las cosas salen mal", añade. ¿Quién tendría que pagar por los daños en caso de accidente? "Si se conduce de forma totalmente automática, la responsabilidad recae en el fabricante o en el programador, pero no en la persona que está dentro del coche", explica Di Fabio.

DW

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV