domingo, 17 de octubre de 2021 Actualizado a las 00:00

Destacado

Bloggera mexicana enciende el debate sobre el límite entre un piropo y el acoso callejero

por 23 marzo, 2017

Bloggera mexicana enciende el debate sobre el límite entre un piropo y el acoso callejero
“Guapa” fue la palabra que un taxista le gritó en la calle a la bloggera mexicana Tamara de Anda.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Iba yo caminando cuando un taxista, desde su vehículo, me gritó '¡Guapaaaaa!'. Me regresé y le solté: 'Nadie te pidió tu opinión'. Él respondió: 'No te hablaba a ti'. Jaja, no sólo aventó la piedra y escondió la mano, sino que intentó hacerme creer que estaba loca, porque 'ni que estuviera tan guapa'. Pero no nací ayer y ya me la sé. Se burló de mí cuando le dije que eso era una falta administrativa y que si hubiera un policía le pondrían una multa. 'Uy sí, acúsame, qué miedo', dijo. Ya me empezaba a dar coraje, porque estos cabrones casi siempre se salen con la suya". Así comenzaba el relato que la bloggera mexicana Tamara de Anda, más conocida como Plaqueta, escribió en su columna para el medio Maspormas.

Sin embargo, aunque parecía que todo quedaba hasta ahí, justo paso una patrulla de tránsito: Los oficiales realizaron el procedimiento y llevaron el caso a un Juzgado Cívico, donde el hombre sancionado por el artículo 23 de la Ley de Cultura Cívica de la Ciudad de México que contempla que es una infracción "contra la dignidad de las personas, vejar o maltratar física o verbalmente a cualquier persona". Como el conductor se negó a pagar la multa, pasó la noche en un centro de detención.

Tras contar su historia, de Anda se convirtió en trending topic y su caso abrió un verdadero debate en redes sociales sobre si un piropo es una forma de acoso callejero. Muchas felicitaciones y mensajes de apoyo fueron dejados en su cuenta de Twitter, aunque también recibió numerosas críticas e insultos por su decisión y la apodaron #LadyPlaqueta. “La primera mujer fea que consigue sus diez minutos de fama gracias a la debilidad visual de un taxista”, se leía en un tuit. “El acosador merece un castigo, no por gritarle guapa sino por tener mal gusto”, fue otro de los comentarios, informó Verne de El País.

En su columna en El Universal, De Anda comentó lo sucedido: "Te digo 'guapa' porque puedo, porque me siento con el derecho de comentar sobre tu cuerpo, porque estoy seguro de que mi validación es lo más importante para ti, al mismo tiempo que reafirmo mi endeble hombría al entrometerme en tu vida. Pero como no reaccionas bien, retiro lo dicho y te califico de forma negativa, y como las mujeres sólo valen por cómo lucen, pues 'ya no tienes derecho a opinar'. Así tal cual lo escribieron varios. Y en comentarios de mujeres haters lo corroboré: ellas se aferraban a que 'ignorar' los 'piropos' era lo mejor y que 'sólo las feas' se ofendían (?); esos comentarios eran celebradísimos por los hombres que les decían 'Tú sí eres una guapa de verdad' y ellas felices".

Más información sobre El Mostrador