miércoles, 17 de agosto de 2022 Actualizado a las 12:59

BRAGA

Pandemia y autoconocimiento: “La masturbación femenina es más tabú porque se nos reprimió desde siempre, mientras que a los hombres se les fomentó como parte de su masculinidad”

por 14 mayo, 2021

Pandemia y autoconocimiento: “La masturbación femenina es más tabú porque se nos reprimió desde siempre, mientras que a los hombres se les fomentó como parte de su masculinidad”

Créditos: Foto de Alexander Krivitskiy en Pexels

La terapeuta en Sexualidad Consciente, Laura Leal, creadora de Vulva orgásmica (antes Vulva furiosa), aconseja a las mujeres a que se vean como sujetas deseantes, “que sepan que el autoplacer las empodera, que es una herramienta de amor propio y sanación de tu sexualidad. Les aconsejo que se atrevan a explorar su cuerpo más allá de lo genital y más allá de lo que nos dijeron. El cuerpo es un misterio que espera siempre ser amado y explorado. Les aconsejo perder el miedo a empoderar su sexualidad y a entrar en la magia de la Autonomía del Goce”, comparte.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

¿Por qué el autoconocimiento es “mal visto” si lo hacen las mujeres pero normal si lo hacen los hombres? Incluso más allá de esta duda, históricamente las mujeres han sido criadas con una sexualidad más reprimida, en donde el concepto de “comportarse como una señorita” tiene una gran relevancia, puesto que se asocia la sexualidad en sí, como promiscuidad si no tiene fines reproductivos.

Esto no es algo de la pandemia, sino que un hecho histórico, razón por la cual conversó con El Mostrador Braga, la terapeuta en Sexualidad Consciente, Laura Leal, conocida por ayudar a cientos de mujeres a romper sus límites y emprender el camino del autoconocimiento a través no sólo de su cuenta de Instagram, Vulva orgásmica (antes Vulva furiosa), sino que con talleres educativos.

Según la experta, la masturbación femenina es más tabú porque se nos reprimió desde siempre. “A los hombres se les permitió, se naturalizó e incluso se les fomentó como un acto parte del género masculino y del ser hombre”, explica. En cambio, a las mujeres se les enseña que es algo sucio, “un acto de hombres” e incluso, que es innecesario.

Tomando en consideración la definición de tabú como la “prohibición de hacer o decir algo impuesto por una cultura o una sociedad”. Para Leal, la base de hacer la masturbación femenina un tabú, está “en la represión de nuestro placer y en la dominación de nuestros cuerpos”, cuenta.  Yendo más lejos, los efectos han sido gravísimos.

“Son muchas las generaciones de mujeres que crecieron sin conocerse, sin amarse, sin saber lo que les gusta, sin tomar decisiones sobre su cuerpo y sexualidad y esto lo relaciono directamente con la prohibición del autoplacer”, expresa.

Mitos y prejuicios

Crédito: Foto de John Rocha en Pexels

Un caso común en la intimidad de una pareja heterosexual, es la creencia de que estando ya en pareja no se necesita practicar la masturbación, para Leal, este pensamiento tiene su origen en que por mucho tiempo “nos hicieron creer que la masturbación suple una carencia, que las mujeres que se tocan es porque están solas o sin pareja”, profundiza.

Ella considera que esta idea es muy machista y falocéntrica, ya que su base es que a una mujer sin pareja "algo le falta". De ahí viene el que muchas sienten que estando en pareja "no lo necesitan" e incluso pueden sentir que están "siendo infieles". “Es urgente que dejemos de ver la masturbación como un consuelo”, agrega.

“Les aconsejo que se vean como sujetas deseantes, que sepan que el autoplacer las empodera, que es una herramienta de amor propio y sanación de tu sexualidad. Les aconsejo que se atrevan a explorar su cuerpo más allá de lo genital y más allá de lo que nos dijeron. El cuerpo es un misterio que espera siempre ser amado y explorado. Les aconsejo perder el miedo a empoderar su sexualidad y a entrar en la magia de la Autonomía del Goce”, comparte.

Otro factor importante es la presión de la pareja a tener relaciones sexuales, algo que ocurre con o sin pandemia. Para la experta, lo más importante es siempre la comunicación, no cumplir nunca un rol de objeto sexual y sobre todo, sanar la culpa, “porque en las relaciones de pareja no se debe cumplir con nada, eso también es parte de cómo nos han educado y del estereotipo de género”.

Además de todo el factor histórico y cultural, la pandemia vino a complejizar un poco más las cosas, ya que se han dado varias situaciones, por ejemplo, las mujeres que no tienen hijos o viven solas, han podido estar más con ellas mismas, se han interesado en la masturbación y en descubrir sus beneficios.

Por otro lado, muchas otras que son madres, se han visto privadas de intimidad, tiempo y de espacios para su sexualidad y masturbación. Las principales limitantes, a juicio de la experta, han sido el hacinamiento, el exceso de carga laboral y carga de labores domésticas y de crianza al mismo tiempo, todo esto siendo una fuerte consecuencia de la falta de corresponsabilidad.

También es importante mencionar, que el estrés ha tenido un rol importante en esta situación de pandemia, y uno de sus efectos es bloquear la libido, por lo que te aleja del deseo de masturbación.



Actualmente hay muchos aspectos la sexualidad femenina que están poco explorados por causa de prejuicios y estereotipos.  Uno de ellos es la eyaculación vulvar, “aún ha sido poco explorada y es que nos han dicho que no todas podemos experimentarlo y el porno la ha estereotipado mucho”. Por eso Leal, como proyecto educativo, lo enseña en su taller “Libera tus Aguas”.

“Es una experiencia de eyaculación consciente. También creo que el orgasmo femenino sigue siendo tabú, se nos sigue diciendo que no es necesario y yo creo que es esencial para el goce y la liberación de nuestra sexualidad”, explica.

Beneficios de la masturbación 

Créditos: Foto de Nataliya Vaitkevich en Pexels

Según información recopilada por la marca erótica, Starsex, existen diversos beneficios para el cuerpo gracias a la masturbación, por ejemplo, se fortalece el sistema inmunológico, esto fue descubierto en 2004 en una investigación liderada por Philip Haake de la Universidad de Essen (Alemania).

Además, permite la liberación de dopamina, un neurotransmisor que activa el centro de placer en el cerebro y endorfinas que disminuyen activamente la percepción del dolor. También puede reducir el dolor en los ciclos menstruales, aumenta la hormona prolactina, la cual ayuda a conciliar el sueño por la noche.

La licenciada en Psicología Clínica, Educadora Sexual Integral y Terapeuta con perspectiva de Género, Karina López, explica que “la sexualidad no solo abarca a la genitalidad y los orgasmos, sino también al erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexo-afectiva. Además, la salud sexual no sólo se trata de la ausencia de enfermedades o malestares, sino de un bienestar integral físico, mental y social”.

Nuestra manera de vivir, sentir y experimentar la sexualidad puede influir en muchas cosas, como el estado de ánimo, autoestima, disfrute sexual, concepción positiva del mundo y la vida/prejuicios, creencias y formas inadecuadas de concebir la sexualidad, en la socialización y en la forma de relacionarnos, es por ello que es importante vivir sin los prejuicios que se han instaurado históricamente en la sociedad.

Síguenos en El Mostrador Google News

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día