lunes, 25 de octubre de 2021 Actualizado a las 19:26

BRAGA

Mapa de femicidios en Chile: víctima más joven era una niña de solo 11 años

por 9 julio, 2021

Mapa de femicidios en Chile: víctima más joven era una niña de solo 11 años

Créditos: Christian Iglesias/Aton Chile.

Esta jornada, en memoria de las víctimas, El Mostrador Braga recuerda los casos, nombres e historias de aquellas mujeres a quienes femicidas les arrebataron la vida. Y es que ni la edad ni las denuncias previas, como tampoco el aviso a vecinos y vecinas, resultaron suficientes para resguardar la vida, dignidad y derechos de todas estas mujeres.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La violencia de género en su peor expresión, el femicidio, no se ha detenido en nuestro país, ni siquiera por la pandemia. Entre los años 2010 y 2021, el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género (MinMujeryEG) contabilizó 459 femicidios, mientras que la Red Chilena contra la Violencia hacia la Mujer y Corporación Miles Chile dan cuenta de aproximadamente 677 casos, 218 más, debido a las circunstancias y los vínculos entre las víctimas y sus agresores.

Según datos del MinMujeryEG, solo en la Región Metropolitana ha habido 160 femicidios entre el 13 de enero de 2010 y el 17 de mayo de 2021, siendo la comuna más afectada Puente Alto, con 15 casos; en segundo lugar, Santiago (13) y Puerto Montt (13). Las regiones con más femicidios son la Metropolitana (160), Valparaíso (41), Biobío (35), Maule (33) y La Araucanía (31).

Este año, al igual que los anteriores, en memoria de las víctimas, El Mostrador Braga recuerda sus casos, nombres e historias, porque cada una de aquellas mujeres víctimas de la cultura machista aún imperante en nuestro país es más que un número. Para ello, el siguiente recorrido cruza información entregada tanto por la Corporación Miles Chile, como por la Red Chilena contra la Violencia hacia la Mujer y el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género.

El 9 de enero, en la comuna de Huara, Ariana Bravo, oriunda de Illapel, fue asesinada con un arma de fuego por su conviviente, A. E. V. B. (públicamente no se ha dado a conocer su identidad), quien también mató a su hijo de cuatro años. Solo sobrevivió la hija de tres años, quien pudo ser auxiliada por sus vecinos al momento del ataque.

Tan solo un día después de la muerte de Ariana, falleció la segunda víctima de femicidio en 2021. La primera información que se entregó fue que Darinka Hidalgo había muerto tras caer desde el segundo piso de su casa, posiblemente por un “suicidio”. Pero su familia no cree en esa versión: afirman que su caída no fue accidental y apuntan a H.C.S, el conviviente de Darinka, como principal sospechoso de haberla empujado por la ventana.

La familia develó haber sido testigo de constantes episodios de violencia de género, "con su pareja tenían problemas todos los días, constantes peleas. Que mi hermana haya caído del segundo piso lo encontramos raro, porque ella no era para suicidarse, era miedosa...", explicó su hermana en Radio Cooperativa. El hombre cuenta con dos denuncias anteriores por violencia intrafamiliar no ratificadas, de los años 2016 y 2019.

El 20 de enero, Bartolita del Carmen Paredes Castillo fue asesinada de un golpe en la cabeza por su cónyuge, Jaime Chacón Mateluna, de 69 años, quien confesó el crimen a su hijo y luego se dio a la fuga. El hombre fue arrestado por la PDI mientras huía hacia el Lago Rapel.

Seis días más tarde, el día 26 de enero, Brenda Cartes fue asesinada por la expareja de su sobrina. El hombre, identificado como Luis Eduardo Ojeda, llegó hasta la parcela donde vivía con su expareja y su tía en casas separadas, con la intención de saber el paradero de la sobrina de la víctima, quien había puesto fin a su relación ese mismo día.

Al no encontrar respuesta de su tía, la apuñaló provocando su muerte. Horas más tarde, el cuerpo de Brenda fue encontrado tirado en el suelo, entre la cama de él y un velador con sus vestimentas rotas. La expareja del femicida declaró que, cada vez que él se emborrachaba, se tornaba violento y se descontrolaba. "Es un psicópata", denunció ante los medios. El año 2007 fue denunciado por amenazas y atentados contra personas y propiedades.

El autor del crimen fue detenido tras haberse dado a la fuga y será investigado por el delito de homicidio calificado, con las circunstancias agravantes de alevosía y ensañamiento, a pesar de ello, este caso para la Corporación Miles Chile y la Red Chilena es un femicidio, aunque no esté contemplado en la actual Ley Gabriela. “Se trataría de un femicidio familiar al haber parentesco entre víctima y victimario, y también por conexión, si se comprueba que el victimario iba con la intención de asesinar a su expareja y, al encontrar resistencia de su tía, la asesinó ‘en la línea de fuego’ al impedir que la matara”, dijeron en sus redes.

El 7 de febrero, justamente cuando se conmemoraba el Día Nacional Contra la Violencia en el Pololeo, Mariana Milla fue asesinada con un arma cortopunzante por su exconviviente (no se conoce públicamente su identidad), quien contaba con una prohibición de acercamiento vigente por haberla amenazado anteriormente. El hombre transgredió esta medida cautelar y la asesinó en el estacionamiento de un supermercado en presencia de las personas que se encontraban en el lugar. También atacó de gravedad al hermano de Mariana, quien la acompañaba ese día.

Yorka González Barrera fue golpeada el 15 de febrero en la cabeza por su conviviente, un hombre de 53 años, quien contaba con antecedentes previos por violencia intrafamiliar. Familiares ayudaron a Yorka y la entraron a su domicilio cuando ella estaba semiinconsciente, sin embargo, horas después la encontraron sin signos vitales a raíz de las graves lesiones.

El 16 de febrero, en la comuna de Alto Hospicio, Región de Tarapacá, fue encontrada Herlin Montaño Valencia, de nacionalidad colombiana, con una data de muerte de 3 a 4 días. Fue hallada por una amiga, quien recibió un llamado de parte del exconviviente de Herlin. El femicida, del que no se ha dado a conocer su identidad, se encuentra prófugo y aún no se da con su paradero.

Al día siguiente, el 17 febrero, Stefanía Constanza Breve Neira, de 19 años, fue víctima de lesbicidio, en otras palabras, fue asesinada por su orientación sexual. Este crimen de lesboodio ocurrió en Coronel, cuando la víctima caminaba por la calle con su pareja, de iniciales E.C.J.M, la cual también fue atacada por el agresor.

El asesino tiene tan solo 16 años, y antes de cometer el crimen les reprochó la relación que ellas mantenían. “Este asesinato simboliza lo tremendamente arraigado que está el machismo, la lesbofobia y la misoginia en nuestra sociedad”, subrayan desde Miles Chile.

Este delito está contemplado en la actual Ley Gabriela, que tipifica como femicidio el hecho de que un ataque esté motivado por la orientación sexual de la víctima, y en que también se puede aplicar la agravante de la Ley Zamudio.

La madrugada del sábado 20 de febrero, Kimberly Ugalde Palma, de 19 años, fue baleada por su pareja, Álex Brante (31), quien horas antes la había amenazado de muerte frente a vecinos y familiares.

Comenzó marzo y con este, lamentablemente, los femicidios. El primer día del mes, se perdió el rastro de Damaris Meliñir, cuando salió a su hora de colación en el trabajo. Su familia presentó una denuncia por presunta desgracia. Al revisar unas cámaras de seguridad, quedó registrado que ese día ella abordó un vehículo en el sector de Nueva Imperial. La tarde del miércoles fue identificado y detenido el dueño del vehículo. Se trata de Luis Salas, de 64 años, quien confesó haberla violado y luego asesinado.

A mitad de mes, el día de 15 de marzo, Norma Quiroga fue asesinada en plena calle cuando salía a trabajar. El femicida es Juan Flores Valenzuela (55), su expareja, de quien estaba separada hacía diez años. Norma ya lo había denunciado en tres oportunidades, los años 2012, 2017 y 2020. Este último año, develó estar siendo acosada por él. Un hombre que en su historial tiene al menos 21 condenas por otros delitos. Según sus vecinos, Juan Flores la hostigaba hacía meses e incluso rondaba constantemente por la casa de la víctima.

El 30 de marzo, Valeria Ortiz fue asesinada por su conviviente, Clodomiro Contreras Ramírez, de 42 años, en la casa que compartían en San Felipe. El hombre la amarró y le colocó una bolsa en su cabeza para asfixiarla. Después se dio a la fuga y, tras averiguaciones de la policía, se dio con su paradero en la casa de unos familiares.

Entrados ya al mes de abril, ocurrió un doble asesinato. La noche anterior a ello, la madre de las niñas M.J.A y V.J.A denunció a su pareja, Luciano Jaque (41), por violencia intrafamiliar ante la 14 Comisaría de San Bernardo, y un Tribunal de Familia ordenó que ambas menores de edad fueran enviadas a la casa de ella.

Sin embargo, un mal procedimiento de Carabineros provocó que esa noche las niñas siguieran al cuidado de su padre. Al día siguiente, se desató la tragedia: Luciano Jaque mató a sus dos hijas en represalia contra la madre. Luego, se suicidó de un disparo.

Tras los asesinatos, salieron a flote una serie de episodios de violencia en contra de la madre de las niñas y que datan desde que ella era menor de edad y quedó embarazada de su primera hija, cuando apenas tenía doce años. Nadie en su momento –ni el recinto médico que la atendió ni su red más cercana– reparó en que esa relación, entre un hombre de 30 años y una niña de 12 años, constituye un grave caso de pedofilia, y que el embarazo era producto de un delito de violación consagrado en nuestra ley, la cual considera que una menor de esa edad no tiene discernimiento para consentir una relación sexual.

“La víctima debió soportar años de violencia de género a su lado, en silencio. No hubo red de apoyo que la contuviera. Cuando decidió alzar la voz para denunciarlo, y así iniciar una nueva vida libre de violencias, la institucionalidad nuevamente falló y permitió que Luciano Jaque la castigara matando a sus hijas”, expresan desde Miles Chile.

El 21 de abril, Rosa Muñoz fue violada y asesinada por José Guillermo Maureira, un hombre de 22 años. "La china Rosa", como era conocida por sus vecinos, vivía en situación de calle, en el Barrio Puerto de Valparaíso, lugar donde fue encontrada con lesiones en el rostro y torso, además de huellas de haber sido violentada sexualmente.

Lamentablemente, la violencia de género tampoco discrimina por edad. El 28 de abril, María Teresa Sepúlveda Smith, de 61 años, fue asesinada por su cónyuge con un arma blanca, en el departamento que compartían en Santiago centro. Tras el crimen, el femicida se suicidó.

Dos días más tarde, el 30 de abril, Stephanie Emilien, de nacionalidad haitana, fue asesinada afuera de su casa por su expareja, Marc-Henry Desrosiers (34), quien luego se dio a la fuga. El hombre también atacó y provocó la muerte de la actual pareja de Stephanie. Según vecinos del sector, el femicida mantenía una orden de prohibición de acercamiento, y la víctima y el victimario tenían un hijo en común de dos años.

El 1 de mayo, Rosa Francisca Millanao Chule fue otra víctima de femicidio. Ella era una mujer adulta con dificultades para desplazarse, muy querida en su barrio y por ser hincha histórica del club Rangers de Talca. “Panchita”, como le decían sus vecinos, arrendaba sola una pieza, y fue la dueña de casa quien la encontró asesinada en una banca de su patio. Tenía heridas cortopunzantes y signos de haber sido atacada sexualmente. El asesino fue identificado como Marco Arancibia Arancibia, de 58 años.

El 8 de mayo, Paulina Gatica fue asesinada por su pareja, José Antonio Rivera Ramírez. El femicida se dio a la fuga y protagonizó un accidente de tránsito en la comuna de Maipú. Cuando lo controlaban, confesó haberla apuñalado y asesinado en su departamento en Renca. Quedó en prisión preventiva y fue formalizado por el delito de femicidio consumado. Paulina cursaba un embarazo de cuatro meses.

La madrugada del 16 de mayo, Maylin Guevara fue golpeada por su pareja, Eduardo Andrés Quintanilla Guerra, de 31 años, quien la llevó a un recinto asistencial con lesiones graves que le provocaron la muerte horas más tarde. Aunque él aseguró que se trataba de heridas autoinferidas, se comprobó su participación directa, además de constatarse episodios previos de violencia de género hacia la víctima.

Al día siguiente, el 17 de mayo, la joven de iniciales C. E. V. U. fue violada y asesinada por Fernando César Behm del Campo, un hombre de 29 años que arrendaba una pieza en su casa. El femicida también asesinó a su hermano, Alex Acuña, de 18 años. Tras los asesinatos, Fernando Behm del Campo se dio a la fuga y fue encontrado oculto en el cerro de La Pincoya en Huechuraba.

El 30 de mayo, Laura Norma Maldonado Solís, conocida como “Normita”, fue estrangulada por J.A.F.S., de 57 años, de quien no se ha dado a conocer públicamente su identidad. Ella vivía en el sector rural de Curaco, una localidad ubicada en Osorno, en compañía de sus 16 perros y ya había comentado a sus vecinos que el hombre la perseguía y acosaba constantemente. El sujeto tenía antecedentes por delitos ligados a agresión sexual y robo.

El 17 junio, Yarittza Navarro González, de 18 años, fue asesinada por su pareja con un arma de fuego. Juan Carlos Gajardo, de 20 años, se suicidó con la misma arma tras cometer el femicidio.

Tres días después, el 20 junio, Gloria Labraña Aros, de 63 años, fue asesinada en su casa con un arma blanca por José Miguel Ormeño Ormeño, de 35 años, a quien había conocido días antes por redes sociales e iniciado una relación sentimental. Tras el crimen, el femicida huyó con especies de la víctima. Luego de una intensa búsqueda, el hombre quedó en prisión preventiva, formalizado por los delitos de femicidio y hurto. El Juzgado de Garantía de Temuco decretó tres meses de investigación.

Mapa de Femicidios Chile, Periodo 2010-2021

El Mapa de Femicidios Chile 2010-2021 es un informe interactivo con cifras obtenidas desde el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género y de la Red Chilena contra la Violencia Hacia las Mujeres. Este permite observar los femicidios que se han cometido desde el año 2010 a la fecha por cada región del país.

Este informe, además, presenta una observación de la variación anual del número de víctimas, junto con el número de femicidios que se cometieron por mes desde el año 2010 a la fecha. Es elaborado por la empresa Data Intelligence, que se enfoca en generar plataformas y herramientas de visualización de información interactiva, de diversas temáticas y áreas de interés.

Más información sobre El Mostrador

Braga Multimedia

 Ver más

Noticias

Noticias del día