miércoles, 18 de septiembre de 2019 Actualizado a las 01:41

CULTURA

Cultura - El Mostrador

Polémica por reconstrucción de Notre Dame: ¿un templo medieval del siglo XXI?

por 17 mayo, 2019

DW
Polémica por reconstrucción de Notre Dame: ¿un templo medieval del siglo XXI?
Un mes después del incendio de Notre Dame en París la polémica sobre la reconstrucción de la catedral está servida. Félix Steiner apela al coraje.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Pese a que el presidente francés supo aplacar la presión del plazo para la reconstrucción de Notre Dame desde el día después del incendio, las perspectivas hacen temer lo peor. Con mucho esfuerzo, en el mejor de los casos bastarían cinco años para reconstruir una réplica de la iglesia destruida. Sin embargo, no sería nada nuevo.

Tampoco el nombramiento de un general retirado como supervisor de la obra presagia a que la reconstrucción de esta famosa catedral sita en el corazón de París termine con éxito. El personal militar rara vez ha destacado por sus cualidades creativas y artísticas. Según parece, pase lo que pase, Macron confía en que Notre Dame volverá a brillar con todo su esplendor durante los Juegos Olímpicos de la capital francesa, en verano de 2024.

Un testimonio de cada época

Pero… ¿realmente se desea una mera reconstrucción? Después de todo, se trata de una iglesia central en cuanto al patrimonio cultural de Francia ¿O quizás sería mejor proyectar un desarrollo más contemporáneo del edificio incluyendo elementos modernos? Muchos, incluso la mayoría, reaccionarían instintivamente con sobresalto ante esta idea.  Sin embargo, también deberían recordar que casi todas las grandes catedrales de Europa están construidas en base a una mezcla de estilos diferentes. Debido a que los periodos de construcción durante la Edad Media se extendían durante siglos, los avances técnicos, las modas y los gustos también iban cambiando. Cualquier escolar reconoce el cambio de las ventas románicas a las góticas en estas magnas obras y sabría distinguir qué partes del edificio son más recientes. ¿A quién le sorprenden los altares renacentistas y barrocos dentro de las catedrales góticas?

Antes del devastador incendio, Notre Dame tampoco era una construcción medieval original. Casi todas las esculturas de las mundialmente conocidas torres tuvieron que ser reconstruidas en el siglo XIX, después de haber sido devastadas por la Revolución Francesa. Como no había planos ni documentación, se diseñaron libremente. Incluso la llamativa torreta del tejado que se derrumbó ese 15 de abril era una construcción de entonces obra del arquitecto Viollet-Le Duc. De medieval, tenía más bien poco. Si se pretende reconstruir el "original”, se reconstruirá según la construcción del siglo XIX. En caso de que se construya un monumento de otra época, podría calificarse como un museo.

Aunque el flujo interminable de turistas en esta y otras iglesias genere exactamente esta sensación, eso es precisamente lo que debería evitar esta catedral situada en el corazón de Europa. Principalmente, las catedrales son lugares de culto y oración, una expresión de la fe. Si esta fuese una obra de museo, también las catedrales podrían serlo. Pero si es algo vivo, también deberían aparecer elementos modernos como forma de expresión, tal y como se ha hecho durante siglos.

¿Cómo se convierte una iglesia en contemporánea?

El hecho de que el Estado francés sea propietario de Notre Dame tampoco facilita las cosas en este contexto. En una Europa cada vez más laica, ni siquiera la propia Iglesia tiene experiencia suficiente en la construcción de templos modernos que marquen estilo. ¿Qué necesita realmente una iglesia para ser calificada como moderna?

Por lo tanto, es necesario encontrar un equilibrio entre la conservación de los intereses del monumento y la necesidad de tener una obra símbolo de una Iglesia viva en Francia. Según ya se supo hace semanas, la reconstrucción rápida de Notre Dame no fracasará por falta de dinero. Sin embargo, se deberían tomar  el tiempo suficiente para planear exactamente qué quieren construir, aún a costa de que Notre Dame siga todavía construcción durante los Juegos Olímpicos de 2024. ¿No es ese el sello distintivo de todas las catedrales del medioevo?

DW

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV