domingo, 18 de agosto de 2019 Actualizado a las 09:23

CULTURA

Cultura - El Mostrador

"Papelucho gay en dictadura", el ochentero spin-off de Juan Pablo Sutherland de la popular saga infantil

por 15 julio, 2019

“Papelucho gay en dictadura”, el ochentero spin-off de Juan Pablo Sutherland de la popular saga infantil
En su libro, el autor hace deambular a su personaje por lugares emblemáticos de la época, como El Trolley, mientras como miembro de las Juventudes Comunistas se debate entre hacer o no el servicio militar, como le ordena el partido. Su objetivo fue pensar "la infancia marica" y las adolescencias agraviadas por la pobreza, la violencia política y sexual de los años 80.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Un libro con las aventuras de un Papelucho gay en plena dictadura del Santiago de los años 80 acaba de publicar el escritor Juan Pablo Sutherland (1967).

En una suerte de spin-off de la famosa saga de la escritora Marcela Paz, cuyo último libro se publicó en 1974, el autor hace deambular a su personaje por lugares emblemáticos de la época, como El Trolley, mientras como miembro de las Juventudes Comunistas se debate entre hacer o no el servicio militar, como le ordena el partido.

Se trata de una nueva derivación de la saga, tras Papelucho subversivo, de Pato H., publicada en 2008 por la Editoral Popular La Pajarilla.

En el caso de Sutherland, ve su libro "como un gesto de cariño con el personaje y también como una nueva cita de las adolescencias que fueron estigmatizadas siempre", en una obra salpicada con fotos del álbum familiar del propio autor.

La novela será lanzada el próximo jueves 25 de julio, a las 19:30 horas, en la biblioteca del Centro Cultural Gabriela Mistral (Alameda 227, Metro Universidad Católica), y contará con la participación del periodista Mauricio Weibel, la académica Rubí Carreño y la escritora Andrea Jeftanovic.

"Infancia marica"

"Me dicen niño elefante y no recuerdo el golpe militar", escribe Sutherland al comienzo de Papelucho gay en dictadura (Alquimia Ediciones). "Mis padres nunca quisieron hablar de ese día. Todo fue como si hubiesen censurado la película más importante de sus vidas", prosigue.

"Creo que me di cuenta que en el imaginario de la nación, la infancia y adolescencia era narrada muy poco, y entre ese reducido paisaje, la voz de Papelucho de Marcela Paz resonaba y cruzó muchos lugares", explica el autor. "También se convirtió en una forma de narrar la infancia, en una forma de pensar la ingenuidad de la niñez y la adolescencia", añade.

A Sutherland hace tiempo le rondaba la idea de pensar "la infancia marica" y las adolescencias agraviadas por la pobreza, la violencia política y sexual de los años 80.

Entre otras, pensaba en esas infancias truncadas por la pobreza en el cuadro poético de la canción popular con Víctor Jara que homenajea a "Luchín", ese niño pobre de Barrancas de los años 70, o esa vida truncada de Lo Hermida o de La Victoria.

"También recordé el adolescente de 'No pasó nada' de Antonio Skármeta y 'Niño de lluvia' de Benjamín Subercaseaux. Quizás con todas esas narrativas quise citar infancias borradas, narrativas infantiles que han sido anuladas y despreciadas", plantea.

El personaje de Papelucho gay en dictadura es, en sus palabras, una nueva dimensión, que finalmente construye otro personaje, uno que se vuelve más democrático y popular visto desde el horizonte del tiempo.

Biografía y ficción

Los años 80 fueron, asimismo, la época de su propia adolescencia y juventud, marcada por la represión y el toque de queda.

"Obviamente he trabajado materiales biográficos relevantes, pero también hay ficción", expresa.

"Recuerdo autores con decenas de autobiografías en diferentes momentos de su vida, que evidencian formas nuevas de traicionar el yo o reinventarse de nuevo, lo biográfico también es eso. Por eso el rango de los géneros hoy día es bien movedizo y yo prefiero moverme sinuosamente", dice.

Una provocación

Caracterizar a Papelucho como gay y comunista puede parecer una provocación, pero Sutherland quiso hacer un registro diferenciado de la adolescencia de la que formó parte.

"Mi ingreso a la Jota fue muy temprano por el contexto donde yo vivía en Pudahuel, espacio muy politizado y agredido por dictadura, allanamientos, redadas, etc.", recuerda

"Ser un adolescente conviviendo con la violencia política marcó un rumbo y la propia manera de habitar el mundo, Quizás más que ideológico, se relaciona con un horizonte utópico, Papelucho gay y comunista existió, no tan solo en mí, sino en muchos otros".

El tono de Marcela Paz

Lo notable es que, a pesar de lo político del libro, Sutherland logra conservar el tono ameno que fue el sello de la saga de Marcela Paz, que se publicó por primera vez en 1947, y tuvo ediciones en Italia, Francia y Japón, además de una película ("Papelucho y el Marciano", de Alejandro Rojas, 2007).

El propio Sutherland leyó muchas veces a Papelucho, aunque siempre le quedara la sensación de que había un Papelucho que no lograba verse, que existía escondido, que andaba por ahí, pero que no se narraba.

"Papelucho de Marcela Paz es notable en su construcción y representó esa narración infantil y adolescente donde se disfrutaba blancamente de un ciclo de la vida tan relevante, sin embargo, esas lecturas espejeaban una ausencia, o reflejaban un tipo de adolescencia, un tipo de niñez", especula.

"Creo que, de alguna manera, Papelucho se reinventa simbólicamente. Pueden existir muchos otros, pues la escritura es un campo gigante de resonancias", concluye.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV