lunes, 26 de octubre de 2020 Actualizado a las 21:53

CULTURA|OPINIÓN

Autor Imagen

El lado invisible de la biodiversidad: las moscas florícolas de Chile

El lado invisible de la biodiversidad: las moscas florícolas de Chile
El proyecto de ciencia ciudadana Moscas Florícolas de Chile desde el 2015, recopila datos de diferentes especies de moscas que visitan diferentes plantas y ecosistemas en Chile, incluyendo las especies de jardín, usando plataformas de redes sociales como Facebook e Instagram.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Desde hace décadas, científicos de todas partes del mundo, han enfocado sus esfuerzos para preservar y dar a conocer la biodiversidad del planeta, sus atributos y beneficios. Entre los múltiples motivos por los cuales es necesaria la conservación de la naturaleza, últimamente se ha mencionado en como la pérdida de biodiversidad podría favorecer la aparición de enfermedades nuevas o re-emergentes generadas. En tiempo de pandemia generados por el COVID-19, la humanidad intenta contener y vencer el virus con el aislamiento social y confinamiento. Con el pasar de los días, mucha gente lucha contra la monotonía y el qué hacer para no perder el histrionismo mental. Dado a que el confinamiento es producto de una causa próxima que es la aparición de un virus y que a la vez es producto de no entender porque debemos conservar la biodiversidad, es justo que podamos hacer una reflexión sobre animales invisibilizados y desvalorizados, y su real importancia para el ser humano.

La invisibilización actual del rol de las moscas puede aumentar aún más la pérdida de biodiversidad, dado que, al ser poco valoradas y conocidas, no son tomadas en cuenta en ningún aspecto con relación a su contribución al funcionamiento ecosistémico. Por lo tanto, para no tropezar nuevamente con la emergencia de nuevas enfermedades, es importante considerar la salud completa del ecosistema, esto es incluyendo especies invisibilizadas como las moscas, dado que estas son un pilar fundamental en el equilibrio ecosistémico.

Uno de los grupos animales menos entendidos y valorizados en el mundo animal son las moscas. Ciertamente existen especies de moscas como los zancudos que pueden picar y transmitir enfermedades como la fiebre amarilla, la malaria o el dengue, pero no todo lo que parece “zancudo” pica o es perjudicial para nosotros. En ciertas épocas del año, los registros sobre “zancudos gigantes” en el proyecto de ciencia ciudadana Moscas Florícolas de Chile suben considerablemente (ver foto). Sin embargo, estos “zancudos gigantes” no se alimentan de sangre sino que por las noches ellos buscan néctar de las flores y eventualmente podrían estar polinizando. Además, que sus larvas son descomponedores de materia orgánica y son excelentes bioindicadores de la calidad del suelo o del hábitat.

Con el confinamiento, la gente con jardines probablemente se dedica a cuidar de sus plantas y flores. Probablemente, junto con las abejas, es posible observar a un conjunto de moscas de diverso tamaño y conducta. En jardines, las moscas florícolas de la familia Syrphidae son excelentes polinizadoras y controladoras de plagas (ver foto). Los adultos suelen polinizar las flores de diversos árboles frutales y es probable que un tercio de los frutos disponibles sean producto de su acción polinizadora. En Chile, la diversidad de este grupo es de 130 especies descritas, siendo algunas de ellas muy favorecidas por la urbanización. Las hembras de este grupo depositan huevos en plantas donde los pulgones han hecho feudo. Pero las larvas de ciertas especies de Syrphidae son depredadoras de pulgones y conchuelas, entre otras plagas y por lo tanto serán tus aliadas en el combate de las plagas. Las “moscas verdes” (ver foto) que suelen posarse en lugares desagradables para nosotros, son esenciales para la salud de los ecosistemas, incluyendo el ecosistema urbano. Su rol polinizador ha sido reconocido en muchas partes del planeta y sus larvas son expertas descomponedoras de cadáveres, basura y fecas. Además, sus larvas son utilizadas en los estudios forenses de la policía, algo que Chile se practica hace bastante tiempo. Pero ¿es posible saber algo más de las moscas que llegan a la casa?

El proyecto de ciencia ciudadana Moscas Florícolas de Chile desde el 2015, recopila datos de diferentes especies de moscas que visitan diferentes plantas y ecosistemas en Chile, incluyendo las especies de jardín, usando plataformas de redes sociales como Facebook e Instagram. En tiempos donde la cuarentena puede hacerse insoportable, es bueno buscar pasatiempos donde aprender junto a la familia y hacer un catastro de los insectos que llegan a sus plantas. Las moscas en sí, son esenciales para la vida del planeta. De las cerca de 3000 especies de moscas en Chile, al menos un 70% visita flores y muchas de ellas son polinizadoras sin que lo sepamos. Otro porcentaje importante ayuda a reciclar la materia orgánica que muere del proceso natural de la vida, mientras que las larvas de muchas otras familias son controladoras de plagas. Fotografiarlas y estudiarlas abre un mundo nuevo del que se ha privado al ciudadano común y corriente, básicamente por falta de educación o porque nadie no ha hecho entender su rol. Este proyecto de ciencia ciudadana se dedica a clasificar la información que recibe, procesarla y publicar artículos científicos, que posteriormente vuelven al ciudadano en forma de información de fácil acceso y comprensión. Con ello, la educación ambiental ha sido parte de su proceso de aprendizaje.

La invisibilización actual del rol de las moscas puede aumentar aún más la pérdida de biodiversidad, dado que, al ser poco valoradas y conocidas, no son tomadas en cuenta en ningún aspecto con relación a su contribución al funcionamiento ecosistémico. Por lo tanto, para no tropezar nuevamente con la emergencia de nuevas enfermedades, es importante considerar la salud completa del ecosistema, esto es incluyendo especies invisibilizadas como las moscas, dado que estas son un pilar fundamental en el equilibrio ecosistémico. Ante la eventual crisis de la polinización y la declinación de los insectos, no son pocos los preocupados por las abejas de miel, siendo que se sabe que no son tan efectivas como se cree, dependiendo del lugar y el cultivo. Las moscas son la alternativa para poder generar alimentos en todo el mundo. Estudiarlas desde tu casa no sólo ayudará a que puedan mirar a este incomprendido grupo de animales de una forma diferente, sino que también promoverá desde un punto de vista social con una visión más amplia, que hay un mundo más allá de las abejas. Esto reafirma la convicción sobre la importancia de los seres vivos en el planeta y del porque es necesario cambiar el modelo económico productivo actual de aquí y para siempre.

Foto de portada | Foto superior izquierda: mosca florícola hermosa (Allograpta pulchra), Providencia. Foto: Gabriela Germain Fonck. Foto superior derecha: mosca florícola delgada (Dioprosopa clavata), Providencia. Foto: Gabriela Germain Fonck. Foto inferior izquierda: mosca verde (Lucilia sericata), La Serena. Foto: Bastián Órdenes. Foto inferior derecha: Tipulidae, Viña del Mar. Foto: Gabriela Germain Fonck.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

In memorian

Envíada por Aland Tapia | 26 octubre, 2020

Cartas al Director

Noticias del día

TV