sábado, 23 de octubre de 2021 Actualizado a las 22:08

MUNDO

Brasil, ¿cuál será la alternativa?: algunas coordenadas para despertar de la pesadilla

por 3 julio, 2021

Brasil, ¿cuál será la alternativa?: algunas coordenadas para despertar de la pesadilla

Crédito: Reuters

Detener la degradación, la necropolítica y el genocidio es el primer paso fundamental. Pero será difícil tener condiciones estructurales para relanzar cualquier proyecto de futuro. Esto sólo sería posible con una renovación de las bases, nuevas políticas públicas, una política de "frente amplio" de partidos y movimientos sociales, un relanzamiento de la participación social. Y lo principal: con mucha gente en la calle. ¿Todavía hay tiempo?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Para entender el Brasil de hoy y los peligros que se avecinan, es esencial considerar el avance del autoritarismo. No se puede entender este fenómeno sin tener en cuenta el golpe de Estado de 2016 y los años de "lavajatismo", la deconstrucción de las instituciones y las políticas sociales, el socavamiento de la Constitución de 1988 y el tratamiento criminal de la pandemia de Covid-19.

En este contexto, la suspensión de las condenas del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y la sospecha del exjuez Sergio Moro definidas en el Tribunal Supremo sirvieron para empezar a reescribir la historia de aquellos años, pero sobre todo para establecer alguna vía de escape para salir de esta pesadilla.

La tercera vía y el falso mito de la polarización

Damos por sentado que no existe una "tercera vía". Por una razón muy sencilla: la polarización que el llamado "centro" y los grandes medios de comunicación pretenden promover entre una "extrema izquierda" y una "extrema derecha" no existe. Y es que si el presidente Jair Bolsonaro es efectivamente de extrema derecha (cercano al fascismo), Lula está lejos de cualquier extremo. De hecho, está más cerca del centro, y mientras escribimos estas líneas el ya candidato continúa su agenda de reuniones con partidos conservadores, líderes neopentecostales y expresidentes.

Nunca hubo nada que temer de Lula, y toda la mistificación que rodea el tema sólo demuestra la incapacidad de las élites brasileñas de renunciar siquiera a una migaja de sus privilegios.

Si un candidato ya es de centroizquierda y se mueve decididamente hacia el centro, no hay "tercera vía" posible. Sólo hay dos candidatos viables y, en condiciones normales, Lula ganaría fácilmente.

La cuestión es que estamos muy lejos de las condiciones normales: estamos en un país colapsado, en el que no queda mucho de las instituciones democráticas. Y en el que Bolsonaro ya anuncia que si pierde será por fraude.

En este contexto, lo ideal es que el gobierno no se acabe, lo que evitaría más deconstrucciones y muertes democráticas. Hay razones para docenas de impeachments. Sin embargo, sabemos que Bolsonaro conserva parte de su popularidad, el apoyo de los sectores armados legales e ilegales, una base parlamentaria debidamente rentada y un Fiscal General aliado y silencioso. A pesar de las crecientes protestas, es poco probable que se produzca una destitución. Así que, por ahora, vamos a ocuparnos de 2022.

El lulismo en un contexto peor

Es importante reconocer los errores y los límites del período lulista y, principalmente, advertir sobre las dificultades que enfrentará una nueva etapa del lulismo si está marcada por el "pasadismo". Vivimos en otro Brasil comparado con el de hace veinte años. En muchos aspectos, un Brasil mucho peor: precario, individualista, cínico, endurecido, convulso.

Si pretende reeditar el pasado glorioso de un Brasil que ya no existe, el lulismo puede a lo sumo bloquear el bolsonarismo, el desmantelamiento del Estado y de la democracia, mientras lucha por completar su mandato. Esto no sería poco.

Detener la degradación, la necropolítica y el genocidio es el primer paso fundamental. Pero será difícil tener condiciones estructurales para relanzar cualquier proyecto de futuro. Esto sólo sería posible con una renovación de las bases, nuevas políticas públicas, una política de "frente amplio" de partidos y movimientos sociales, un relanzamiento de la participación social. Y lo principal: con mucha gente en la calle. ¿Todavía hay tiempo?

Algunas cuestiones siguen pesando sobre nuestros hombros y están en el menú político de la izquierda, en particular del lulismo como práctica. Las alianzas con las oligarquías regionales, conservadoras y fraccionadas; un modelo de desarrollo contradictorio, basado en una confusa (e inviable) idea de consenso entre sectores históricamente desiguales; y unas prácticas internas autoritarias, que fueron causas de un paulatino declive de la izquierda como opción política para las masas.

La cuestión central es que esta dificultad para dialogar con otras matrices políticas del campo de la izquierda no sólo aisló a la izquierda del partido del resto de la sociedad, sino que también abrió espacio para que el pensamiento y la práctica conservadores ganaran terreno para avanzar.

Crecieron en el vacío de proyecto que dejó la izquierda, demasiado preocupada por el pacto de gobernabilidad o por el gobierno de coalición, que al final resultó no tener sentido ante el golpe. Aquí es donde estamos atascados, inmersos en una pesadilla colectiva.

Pero ¿cuál será la alternativa? ¿Un nuevo gobierno de Lula intentará promover de nuevo las grandes obras, los grandes eventos, el extractivismo, el agronegocio y el crecimiento a través del consumo? ¿O habrá energías renovadas que emanen de nuevos movimientos, de la juventud, de las nuevas universidades, de las periferias, que puedan empujar al país (y al lulismo) a un nuevo momento? ¿Tendremos una reedición degradada y precaria de la era Lula, o una nueva etapa? Primero, tenemos que sobrevivir hasta 2022.

Dos problemas: los militares y Washington

Más allá de las necesarias revisiones del proyecto, hay que tener en cuenta los obstáculos que puedan surgir. En primer lugar, el factor militar, y esto en concreto implicará dificultades para que la izquierda sea elegida, tome posesión y gobierne. Estamos en un gobierno militar: de las fuerzas armadas, la policía y las milicias. Estos sectores armados no aceptarán dejar el gobierno fácilmente. Podemos esperar acusaciones de fraude, disturbios y violencia policial contra los manifestantes que salgan a la calle para hacer respetar el resultado electoral.

No podremos contar con nuestras destrozadas instituciones como defensa. Será fundamental que se produzca una situación que desmonte de antemano el intento de golpe de Estado que se avecina. Antes de eso, eso garantiza la propia celebración de elecciones - y la elegibilidad y la propia vida del candidato de la izquierda.

Para llegar y poder gobernar, no basta con negociar con todos. Esto ya lo está haciendo Lula y, como un magistral encantador de serpientes, lo seguirá haciendo. Pero será fundamental la presión popular desde abajo y de forma continua.

También hay que tener en cuenta cómo se comportará Washington. Incluso con Joe Biden al frente, después de tanto lavajatismo y lawfare apoyado desde el exterior (y esto todavía en tiempos de Barack Obama), cabe esperar a ver cómo se enfrentarían al delicado retorno del Partido de los Trabajadores, o más exactamente del lulismo, que se cierne sobre cualquier partido.

La necesidad de una nueva izquierda

A corto plazo, es necesario detener los crímenes de Bolsonaro. A medio y largo plazo, necesitamos una nueva izquierda. Para volver a hablar el lenguaje del pueblo, debe disputar con los derechistas temas como la religiosidad, la solidaridad, la familia, la violencia. Como Lula sabe hacer personalmente.

En medio de la aparente contradicción que atraviesa el debate latinoamericano entre una izquierda desarrollista y una izquierda ambientalista e identitaria, es necesario tender puentes.

En cualquier caso, ya no es posible mantenerse dentro de los límites del desarrollo económico "clásico", que está llevando a la humanidad a un callejón sin salida, a las puertas del "fin del mundo". Debemos evitar insistir en las estrategias de desarrollo que depredan la naturaleza, que han sido reintroducidas incluso por el lulismo.

Pero ¿cuál será la alternativa? ¿Un nuevo gobierno de Lula intentará promover de nuevo las grandes obras, los grandes eventos, el extractivismo, el agronegocio y el crecimiento a través del consumo? ¿O habrá energías renovadas que emanen de nuevos movimientos, de la juventud, de las nuevas universidades, de las periferias, que puedan empujar al país (y al lulismo) a un nuevo momento? ¿Tendremos una reedición degradada y precaria de la era Lula, o una nueva etapa? Primero, tenemos que sobrevivir hasta 2022.

 

Fabricio Pereira da Silva Profesor de Ciencia Política en la Universidad Federal del Estado de Río de Janeiro (UNIRIO). Vicedirector de Wirapuru, Revista Latinoamericana de Estudios das Ideas. Postdoctorado en el Inst. de Est. Avanzados de la Univ. de Santiago de Chile.

Danilo Uzêda da Cruz Doctor en Ciencias Sociales (UFBA), Historiador (UEFS). Investigador en DEPARE (UFBA) y Periféricas (UFBA).

https://latinoamerica21.com/es/, un medio de comunicación plural comprometido con la difusión de información crítica y veraz sobre América Latina.

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV