lunes, 25 de marzo de 2019 Actualizado a las 12:11

Outdoor

Mil días corriendo: la ultramaratón de Mulget Amaru

por 20 febrero, 2019

Mil días corriendo: la ultramaratón de Mulget Amaru
Por amor, por la paz, por África. Sus razones son varias pero la colosal meta es una: cruzar el continente a pie por la carretera panamericana.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Tiene 35 años, es cineasta y etíope. Etiquetas que pasarán a segundo lugar cuando Mulget Amaru llegue a Prudhou Bay, Alaska, dentro de los próximos tres años. Para lograrlo sólo cuenta con su cuerpo, su voluntad y el deseo de ver un mundo mejor.

Empezó su travesía a mediados de febrero en la ciudad de Ushuaia, Argentina. La ciudad más austral del mundo sirvió de punto de partida para la odisea que lo llevará a entrar durante finales de marzo a nuestro país por el Paso Huemules, a la altura de la pequeña localidad de Balmaceda. De ahí continuará su camino que lo llevará incluso más allá del país más largo del mundo.

Es fácil suponer que no es tarea fácil. Lo complicado -además de recorrer un continente a pie- es comprender el esfuerzo que Mulget está preparado a realizar: 30.431 kilómetros separan por tierra Ushuaia de Prudhoe Bay.

Para comparar: el anterior Record Guinness lo detenta George Meegan, británico que logró cruzar la misma ruta en 2.426 días. El etíope planea realizarlo en 1.000. Tal hazaña solo es posible entregándolo todo: no piensa recorrer menos de 40 kilómetros diarios, con un límite de 75 y dejando únicamente los domingos para descansar.

“No hay línea de llegada, así que ama el viaje”

¿Qué puede motivar a un hombre a empezar una jornada tan abrumadora? No hay ganas de reconocimiento ni dinero. Pero de las que sí hay es de ayuda. A Mulget lo apoya la aplicación Burn To Give, que destinará comida a niños con desnutrición por cada caloría perdida por el ultramaratonista.

También lo apoya la fundación estadounidense Make-a-Wish, que ayuda a conceder deseos a niños con enfermedades complejas y que amenazan su vida.

Pero la razón más vinculada al trayecto mismo es ser una vitrina ambulante de los problemas de las comunidades y ciudades que visite. Espera que ONGs, fundaciones y agrupaciones sociales se comuniquen con él para que pueda dedicar un pequeño trayecto de su carrera a apoyar a causas que lo ameriten".

"Si paso por su ciudad o región, me pueden invitar a su comunidad, a conocer su iniciativa y participar en ella. Si quieres corremos, si quieres almorzamos, si quieres me quedo a dormir antes de continuar al día siguiente mi viaje", señaló. Para contactarse con él basta con escribirle a mulgetjourney@gmail.com.

Documental

Para documentar su viaje, Mulget cuenta con la ayuda de la compañía finlandesa Whitepoint, en coproducción con Trimedia Chile. Aleksis Pillai, productor ejecutivo del documental, sabe que será tarea considerable poder armarlo con todo el material que reunirán al llegar Mulget a Alaska.

"Serán muchas horas de grabación, por lo tanto el documental tendrá tres niveles, siendo el primero lo que él transmita a diario por redes sociales, mientras que el segundo serán los registros de sus impresiones y reflexiones internas, para finalmente tener el documental como un compendio de todo esto", comentó a El Mercurio.

Al final del viaje, esperan poder colocar su documental en plataformas de streaming como Netflix.

Más información sobre El Mostrador