martes, 12 de noviembre de 2019 Actualizado a las 19:20

Mascotas

Un cine de Brasil abre sus puertas a 180 perros para un preestreno

por 25 febrero, 2019

Un cine de Brasil abre sus puertas a 180 perros para un preestreno
Un cine en Sao Paulo abrió este domingo sus puertas a unos 180 perros de todas las razas y tamaños para "asistir" con sus dueños la película "A Dog's Way Home", en un preestreno tan especial como diferente.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Para muchos fue un sueño hecho realidad. La humanización de las mascotas ha llegado a un punto tal que ahora los perros pudieron entrar a una sala de cine a ver una película.

La sala del cine, con 250 lugares, se llenó por completo, aunque antes hubo que adaptarla con fundas y alfombras para recibir a las decenas de animales, que estuvieron además controlados por monitores y adiestradores profesionales durante la sesión.

No faltó agua ni comida para los 180 canes que abarrotaron por completo la sala del centro comercial Frei Caneca, situado en una de las calles más concurridas de la capital paulista, con la intención de conocer de mi primera "pata" la aventura de uno de los suyos.

La cinta "A Dog's Way Home", del director estadounidense Charles Martin Smith, está basada en el libro homónimo y cuenta la historia de una perra que recorre más de 600 kilómetros en busca de su dueño, un estudiante que quiere hacer medicina.

Sentados en los pasillos, algunos en butacas y otros en el regazo de sus dueños, los perros disfrutaron de la iniciativa, pues varios de ellos se fueron con la panza llena y otros se relajaron hasta el extremo. Una mujer decidió que era la ocasión perfecta para ir "en familia" y se llevó con ella a tres perros pequeños.

La logística hasta llevar a la sala no fue fácil, pues los asistentes tenían que acceder a la misma únicamente por dos ascensores, lo que provocó imágenes curiosas con las personas cargando en brazos a sus mascotas, como si fueran bebés.

También hubo que tener cuidado, pues algunos perros no pudieron aguantarse e hicieron sus necesidades en el local, aunque la organización, pronosticando que algo así iba a ocurrir, repartió bolsas de plástico entre los asistentes.

Más información sobre El Mostrador