miércoles, 21 de octubre de 2020 Actualizado a las 07:48

Mascotas

Diabetes, traumas y edad avanzada son las principales causas de la ceguera canina

por 18 octubre, 2020

Diabetes, traumas y edad avanzada son las principales causas de la ceguera canina
Revisiones oftalmológicas, exámenes de sangre periódicos y seguimiento de los cambios de comportamiento, son algunas de las recomendaciones para evitar o diagnosticar tempranamente la pérdida de visión en los perros. 
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El 2019, el Registro Nacional de Mascotas dió a conocer los datos obtenidos en el primer  catastro de tenencia de animales domésticos en Chile. En este se detalla que existen 945.237 perros y gatos registrados, de los cuales 773.335 son caninos.

Caída de dientes, pérdida de apetito, disminución de la actividad física y ceguera, son algunos de los síntomas que se presentan en perros de edad avanzada. Pese a esto, la pérdida parcial o total de la visión no solo puede estar asociada a la edad del animal, existiendo diversas patologías que pueden dañarla. 

Según explicó Carolina Fuentes, diplomada en oftalmología y vocera del Colegio Médico Veterinario, la ceguera se puede presentar por múltiples causas, pero la primera es por traumatismos. Estos pueden ser por golpes debido a la cercanía que tienen del suelo,  atropellos y rasguños de gatos. Sobre esto último, la veterinaria indicó que es más común de lo que se piensa. “La gente muchas veces piensa que los gatos no hacen nada, pero como yo me dedico a los ojos, siempre me traen perritos con arañazos de gatos. La garras de estos son como garfios que al enterrarse en el ojo pueden causar ceguera”.   

La edad es otra de las causas de pérdida de visión, pudiendo ser por alguna alteración de nacimiento o por la formación de cataratas. La opacidad del cristalino es lo que provoca las cataratas, viéndose cada vez más blanco el ojo. “El mayor porcentaje en la presentación de cataratas no está asociado tanto a la edad, sino que al trauma. La mayoría de los perros las presentan porque han sufrido algún golpe, atropello o trauma brusco. Después está la edad, los perritos viejitos igual la tienen. Empiezan con un déficit visual, que a veces es  paulatino”, comentó la diplomada en oftalmología. 

La imposibilidad del animal de manifestar su disminución visual hace que el diagnóstico de cataratas se haga cuando ya se encuentra en un estado muy avanzado. Según detalló Carolina, la operación es la única solución para estas, pudiendo realizarse en las diferentes etapas de la patología y cambiando la técnica quirúrgica.  “Es más fácil operar una catarata incipiente o leve, que está recién empezando, a una catarata hipermadura, que está en un grado máximo cuando tú ves al perro con el ojo blanco”, dijo. 

Un perro puede sufrir de ceguera a causa de cataratas, traumas y por enfermedades. La diabetes es una de ellas, pudiendo dejar sin visión a un animal en dos semanas. Tanto en estos casos, como en los perros con problemas cardíacos, las cirugía continúa siendo una posibilidad, siendo necesario tener compensada la patología previo a la intervención. 

“Antiguamente se decía que debía madurar la catarata para poder operarse, pero eso es un grave error, ya que entre más madura, más difícil porque se pueden generar mayores inflamaciones post quirúrgicas. La idea es que cuando tu llevas a tu perrito por una vacuna o a esterilizarse, el veterinario le haga un examen visual de rutina. El debe tener la capacidad de revisar el ojo, no solo siendo oftalmólogo. Tratar de ver si tiene alguna alteración y si ve algo raro derivar. La función no solo está en vacunar, sino en hacer el examen médico completo”, sentenció Carolina Fuentes. 

Recomendaciones 

Tratar que no se peguen, que no estén solos durante las noches y evitar cambiar de lugar las cosas, son algunas de las recomendaciones que dan para facilitar la vida de los animales que tienen discapacidad visual. La vocera de Colmevet indicó que la capacidad de olfacción de los perros ayuda a sobrellevar esto, siendo 30.000 veces más desarrollada que la de los humanos.  

“Por mucho que no tengan el pensamiento cognitivo de que se están quedando ciegos, igual son muy cautos y cuando empiezan a perder la visión de a poco igual ellos están sintiendo lo que está pasando, volviéndose más temerosos en algunos casos”, expresó Carolina. Además, añadió que la reacción ante este cambio puede ser distinta en todos los animales, pudiendo algunos volverse miedosos, tímidos o agresivos.  

José María Mora es el dueño de Fox. Desde los 13 años ha presentado una disminución paulatina de su vista, haciendo que se ponga más temeroso. “La verdad no ha habido muchos cambios en su comportamiento. Lo que le pasa es que se asusta de vez en cuando porque no ve algunas cosas hasta que están muy cerca. Ya no le gusta salir a pasear, yo creo que está relacionado a que se asusta muchas veces”.

Según comentó José, pese a que Fox presenta un evidente problema de visión, nunca le han comentado sobre la causa de esta o le han hablado de la posibilidad de operar. Solo le han dicho que “ve poco”.  

Más que ceguera 

Los efectos que causan las cataratas van más allá de la pérdida de visión, pudiendo inducir a enfermedades como uveítis y glaucoma. “Muchas veces las personas dicen: Tiene cataratas, da lo mismo. Pero muchas ocasiones estas van avanzando, adquiriendo un peso molecular que suelta el cristalino. Los glaucomas y la uveítis generan dolor, siendo en algunos casos recomendable extraer el ojo”, explicó Carolina fuentes, especialista en oftalmología. Además, recomienda visitar dos a tres veces al año un oftalmólogo si es que tu perro sufre de cataratas. 

Pese a existir una operación son pocas las personas que saben de esta o que cuentan con los recursos necesarios para realizarla, teniendo un costo por ojo de aproximadamente $500.000. Es por esto que muchos perros culminan su vida con problemas de visión, siendo necesario guiarlos, acompañarlos y  evitar grandes cambios en su vida. 

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador