martes, 12 de noviembre de 2019 Actualizado a las 11:33

Evasión y caída en la demanda serían las principales razones

Alsacia cumple lo prometido: mayor operador del Transantiago declara quiebra protegida en EE.UU.

por 16 octubre, 2014

Alsacia cumple lo prometido: mayor operador del Transantiago declara quiebra protegida en EE.UU.
El tráfico de pasajeros cayó 12% en 2011, 8% en 2012 y 4% en 2013. La empresa acarrea hace más de un año una difícil situación financiera, que explican como consecuencia de los cambios realizados a sus contratos por la autoridad gubernamental. En agosto pasado la empresa advirtió que se acogería a la ley de quiebras, luego de entrar en default por no pagar una cuota de US$ 39 millones.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

La principal operadora de buses del Transantiago se declaró en quiebra protegida en Estados Unidos.

En el documento presentado ante un tribunal de quiebras en Nueva York, Alsacia dice que la evasión y una fuerte caída en la demanda son las principales razones.

En agosto la compañía informó que la decisión de no cancelar la cuota se hacía habiendo alcanzado un preacuerdo con los tenedores de bonos de la compañía para iniciar un proceso de reestructuración de su deuda, el cual finalizaría al cierre de 2014.

En su petición de hoy, Alsacia menciona activos de cerca de US$500 millones y deudas de hasta US$1.000 millones.

En los documentos presentados ante la Corte, el operador del Transantiago dice que el año pasado sus buses hicieron viajes equivalentes a 144 millones de kilómetros, transportando a 315 millones de pasajeros. Sus ingresos fueron de US$ 432 millones.

La empresa dice que el índice de evasión entre 2011 y 2013 fue de 22% y los programas diseñados para reducir ese cifra costaron US$ 6 millones y no tuvieron mucho éxito.

El tráfico de pasajeros cayó 12% en 2011, 8% en 2012 y 4% en 2013.

La empresa viene hace más de un año acarreando un estrecha situación financiera, que explican como una consecuencia de los cambios realizados a sus contratos por la autoridad gubernamental, y que ya no da para más.

Cuando Alsacia decidió entrar en default en agosto, dijo que la decisión permite “asegurar la continuidad del transporte público en la capital”.

La cuota que debía pagar en agosto correspondía a la séptima del bono de US$ 464 millones colocado en febrero de 2011 en Nueva York por JP Morgan y Bank of America Merril Lynch, de cual han cancelado ya US$ 220 millones, entre amortizaciones de capital e intereses.

“Las partes están trabajando en un proceso de perfeccionamiento legal de esta restructuración financiera con base en los principios contenidos en un term sheet, ya acordado, que permitirá a la empresa antes de fin de año, modificar la estructura de amortización de su bono, adecuándola a los flujos de caja proyectados, dejándola en una posición financiera y de liquidez razonable, con la que espera poder operar con normalidad durante el periodo que resta de su contrato de concesión”, dijo Alsacia en su momento.

La empresa deslizó duras críticas al gobierno al momento de explicar los motivos que han llevado a su incumplimiento en el pago de la deuda.

Advirtió que el debilitamiento estructural de los operadores de Transantiago radica principalmente en los “continuos cambios a los contratos de concesión que han traído un creciente detrimento de la posición económica de las empresas concesionarias”.

Y agregó: “La empresa espera que a partir de esta noticia de acuerdo de reestructuración con los bonistas, pueda pasar a una etapa distinta de relacionamiento con las autoridades, en la que se logre trabajar de la mano para buscar equilibrar financieramente a las empresas del sistema, mejorar los indicadores operacionales y el servicio a los usuarios del sistema”.

El año pasado el gobierno de Sebastián Piñera tuvo que salir al rescate de Alsacia y el mercado hace meses que apuesta a un default, con los bonos transándose con un fuerte descuento.

El año pasado el gobierno acordó aumentar los subsidios en 4 centavos de dólar por pasajero y hacer una transferencia directa de US$ 2 millones. Los propietarios colombianos de Alsacia también aceptaron aportar US$ 5 millones, que contribuirán a que la compañía cumpla con la exigencia de mantener una cuenta con efectivo equivalente a 1,1 veces los pagos de deuda.

El salvavidas de La Moneda le dio un fuerte impulso a los entonces mutilados bonos de la empresa –se consiguió un “waiver” de los bonistas– y muchos en el mercado pensaron que lo peor ya había pasado, sin embargo, ahora el operador está de vuelta en una crisis.

De acuerdo a la legislación norteamericana, el Capítulo 11 proporciona un proceso para rehabilitar y reorganizar el negocio de la empresa. Por lo general, una empresa sigue operando y sus acciones y bonos pueden seguir cotizándose en los mercados de valores.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV