martes, 15 de octubre de 2019 Actualizado a las 20:31

Opinión

Autor Imagen

El dilema de la empresa frente a un consumidor más saludable y responsable

por 5 agosto, 2017

El dilema de la empresa frente a un consumidor más saludable y responsable
Nuevas tendencias están planteando desafíos a los fabricantes de productos básicos, que deberán cambiar sus procesos y políticas alimenticias para enfrentarse de mejor manera a las demandas de un consumidor cada día más exigente e informado que premia con su billetera estas buenas prácticas.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Hace algunos años veíamos que comer sano era una “alternativa”, pero hoy este comportamiento está marcando tendencia en el país. El consumidor quiere saber cómo y dónde se elaboran los productos y la información nutricional de éstos, para tomar una decisión lo más informada posible.

Sumado a lo anterior, la población tiene un mayor interés en llevar un estilo de vida sano para llegar en mejores condiciones a la vejez, debido a que los índices de esperanza de vida han aumentado de forma considerable. En la actualidad, según datos de la Organización Mundial de la Salud, el promedio de vida en Chile es de 80,5 años, el mayor de Latinoamérica.

El problema es que pese a que existen ánimos de mejorar los hábitos alimenticios, también hay ciertas barreras de entrada de productos más sanos al mercado: los costos de producción y, por ende, de obtención de alimentos orgánicos o más saludables son elevados. Un reflejo de ello es la escasez de puntos de venta y la poca oferta existente todavía en los supermercados y tiendas especializadas, que ofrecen productos que no están al alcance de todos.

¿Las buenas noticias? Cada día más el público está demandando alimentos y bebidas más sanos y menos procesados. Las motivaciones por comer productos saludables ya no sólo tienen relación con la búsqueda de una mejor salud, nutrición, y buscando prevenir los riesgos de enfermedades a futuro, sino también como un tema valórico, que tiene que ver con la sustentabilidad y de mejorar el estilo de vida.

Dado este contexto, nuevas tendencias están planteando desafíos a los fabricantes de productos básicos, que deberán cambiar sus procesos y políticas alimenticias para enfrentarse de mejor manera a las demandas de un consumidor cada día más exigente e informado que premia con su billetera estas buenas prácticas.

El principal desafío es seguir educando al consumidor respecto de qué come, dar acceso a los productos más saludables y ojalá convertir a Chile en la potencia alimenticia que puede llegar a ser, protegiendo e incentivando la industria alimenticia sustentable.

José Tomás Infante
co-fundador de cervecerías Kross

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director

La bala

Envíada por Claudio Jiménez Rojas | 14 octubre, 2019

Cartas al Director

Noticias del día

TV