domingo, 24 de marzo de 2019 Actualizado a las 01:42

Janet Yellen está llegando al fin de su mandato

Funcionarios de la Fed impulsan drástica revisión de políticas

por 17 noviembre, 2017

Funcionarios de la Fed impulsan drástica revisión de políticas
Si bien el país goza de la tercera expansión más prolongada de su historia, la inflación y las tasas de interés siguen siendo bajas, lo que significa que el banco central tiene poco margen para flexibilizar la política frente a una depresión antes de llegar nuevamente a cero.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los funcionarios de la Reserva Federal impulsan una reforma posiblemente drástica de las normas para la conducción de la política monetaria de los Estados Unidos con la esperanza de aprovechar un momento de calma económica y cambio de autoridades a fin de prepararse para la próxima tormenta.

Si bien el país goza de la tercera expansión más prolongada de su historia, la inflación y las tasas de interés siguen siendo bajas, lo que significa que el banco central tiene poco margen para flexibilizar la política frente a una depresión antes de llegar nuevamente a cero.

Jerome Powell está nominado para asumir la presidencia de la Fed en febrero e influyentes funcionarios, comprendidos el responsable de la Fed de San Francisco, John Williams, y Charles Evans, de la Fed de Chicago, han encabezado el pedido de que se reconsidere la meta de 2 por ciento de inflación que tiene la entidad.

“Es un buen momento, dado el cambio en la presidencia”, dijo el martes a la prensa el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, en Montgomery, Alabama. “El nuevo presidente llega y puede empezar a pensar cómo debería funcionar el organismo en su opinión y si es compatible con lo que se ha hecho y con el objetivo a alcanzar”.

Oficialización de la política

En 2012 la Fed estableció oficialmente un 2 por ciento de inflación como objetivo explícito para la estabilidad de los precios, la mitad del doble mandato del Congreso. El otro objetivo es el máximo nivel sustentable de empleo.

La decisión oficializó una política que en la práctica se seguía desde hacía varios años, y se lo hizo con el respaldo de una lógica minuciosa: 2 por ciento es un nivel lo suficientemente alto para asegurar que los trabajadores sigan recibiendo aumentos y para dar a la Fed cierta amortiguación contra una deflación. Otras economías desarrolladas apuntan a un nivel similar.

Pero los funcionarios de la Fed, y sobre todo Williams, instan al Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC por la sigla en inglés), que establece las políticas, a reexaminar ese abordaje.

“Realmente creo que esto es algo muy importante en lo que todos deberíamos empezar a pensar, para prepararnos y evaluar”, dijo la presidenta de la Fed de Cleveland, Loretta Mester, en una conferencia sobre política monetaria en el Cato Institute este jueves en Washington. “El Banco de Canadá reconsidera su marco cada cinco años.No me parece que eso esté mal”.

¿El motivo? La meta se fijó en un momento en que los funcionarios pensaban que no tendrían problemas para subir las tasas de interés a 2 por ciento o más sin asfixiar el crecimiento. Pero los elementos fundamentales de la economía han cambiado desde la crisis. El crecimiento y la productividad han sido tibios.

En consecuencia, el llamado nivel neutral de las tasas de interés –que no acelera ni desacelera la economía- es muy bajo para los parámetros históricos, lo que da a la Fed menor margen de maniobra.

Permitir que los precios suban algo más daría a la Fed mayor margen para flexibilizar en la próxima depresión. La tasa de fondos federales es nominal, o no ajustada por inflación. Por lo tanto, si un nivel neutral es de 0,5 por ciento en términos reales y los precios suben a un ritmo de 3 por ciento, la Fed puede subir las tasas a 3,5 por ciento antes de que la política se haga restrictiva. Si la inflación fuera solo de 2 por ciento, en términos nominales ese nivel sería de 2,5 por ciento.

Williams dijo a la prensa a principios de noviembre que se inclina por evaluar un nuevo marco ya mismo, si bien no quiere vincular las conversaciones a una estrategia a corto plazo.

“Sería óptimo que se decidiera cuál es el mejor marco que deberíamos usar mucho antes de la próxima recesión”, dijo, ya que a los funcionarios les “llevará un tiempo” elaborar una política de esa importancia.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV