lunes, 25 de enero de 2021 Actualizado a las 17:51

Opinión

Autor Imagen

La teoría de comprar y mantener, mirando hacia el 2018

por 26 diciembre, 2017

La teoría de comprar y mantener, mirando hacia el 2018
Hasta el dinero está viviendo un fuerte cambio de paradigma. Muchos inversionistas están tomando posiciones en criptomonedas, como por ejemplo el Bitcoin. Estos ejemplos muestran la velocidad con que están cambiando las industrias, reduciendo la claridad de qué tecnologías van a sobrevivir de las que van a desaparecer. Por otra parte, es muy difícil poder estimar la generación de flujos de las compañías de nuevas tecnologías, es por esto que se ha visto una proliferación de estrategias basadas en momentum.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Existe la constante discusión entre los inversionistas sobre cuál es la forma más eficiente de generar buenos retornos para los portafolios en el largo plazo.

Hay un sinnúmero de estrategias para invertir, pero nombraremos tres que son muy conocidas.

La primera es comprar compañías pensando en mantenerlas por décadas (conocido como comprar y mantener), no haciendo caso a la volatilidad de los mercados. La segunda es comprar compañías pensando en un horizonte de mediano plazo (en torno a 3 años), basándose en que estas compañías se encuentran atractivas en términos de valorización y que dentro de este periodo el mercado convergerá al valor justo de la misma, que debe ser superior al actual precio de mercado (esta estrategia es conocida como Value Investment). Y una tercera con horizonte de inversión de corto-mediano plazo (rara vez sus posiciones superan los 12 meses). Estos inversionistas tienen un perfil de trader y se apoyan en teoría de precios o análisis técnico.

Las 3 estrategias son válidas y han demostrado sus bondades en distintos periodos de la historia.

Hoy estamos viviendo uno de esos periodos de la historia donde los cambios son tan rápidos y tan grandes que nos cuesta pensar que la estrategia correcta sea invertir en compañías pensando en quedarnos décadas.

Podemos observar sectores que eran considerados de bajo riesgo (como el eléctrico) que hoy muestran alto grado de volatilidad asociado a un cambio tecnológico. Hace algunos años la matriz de generación era principalmente basada en carbón, gas e hidro. Hoy la nueva tecnología ha permitido que la energía solar, eólica, etc., puedan competir y bajar los costos de generación.

Otro mercado que había mostrado un sólido y constante crecimiento era el retail a través de grandes malls, numerosas tiendas, etc. Hoy se ven amenazados con el comercio a través de internet.

El sector automotriz también está mostrando un gran cambio. Hoy grandes referentes de la industria están avanzando en el desarrollo de motores eléctricos, incluso alguno de estos referentes están apostando por autos que no necesiten un chofer humano.

Por último, hasta el dinero está viviendo un fuerte cambio de paradigma. Muchos inversionistas están tomando posiciones en criptomonedas, como por ejemplo el Bitcoin.

Estos ejemplos muestran la velocidad con que están cambiando las industrias, reduciendo la claridad de qué tecnologías van a sobrevivir de las que van a desaparecer. Por otra parte, es muy difícil poder estimar la generación de flujos de las compañías de nuevas tecnologías, es por esto que se ha visto una proliferación de estrategias basadas en momentum.

Como conclusión, cada vez es más difícil tener visibilidad de las industrias en el largo plazo, por lo que pensar en comprar para mantener por décadas pareciera ser de alto riesgo a la hora de preservar la riqueza en el largo plazo.

Sebastián Vives
Gerente de inversiones local de MCC

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV