miércoles, 27 de enero de 2021 Actualizado a las 04:56

MERCADOS

Gusenbauer, el ex canciller con fuertes nexos en Chile, ligado a investigación por intervención en elecciones de EE.UU.

por 15 junio, 2018

Gusenbauer, el ex canciller con fuertes nexos en Chile, ligado a investigación por intervención en elecciones de EE.UU.
No es un extraño para Chile. Tiene amistades con ex ministros chilenos y se mueve en el círculo socialista local con nombres como los de Osvaldo Puccio, Ricardo Lagos y Álvaro Elizalde. Ha estado varias veces codo a codo con Bachelet y participa del polémico fondo de inversión privado Equitas. Además, es presidente de Strabag, constructora clave del proyecto de AES Gener, Alto Maipo.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Ser un gran negociante tiene mucho que ver son ser un hábil político o ¿al revés? Lo cierto es que muchos políticos se han hecho empresarios, y muchos empresarios, políticos. Es el caso de ex canciller (máxima autoridad política) de Austria, Alfred Gusenbauer. En Chile, bien lejos de su tierra natal, su presencia se acerca al cuestionado fondo controlador de innovaciones forestales, IF, y también al futuro de alto Maipo. Strabag, la firma que preside, juega hoy un rol clave en el refinanciado proyecto de AES Gener.

Los contactos y las redes también son buen negocio. Y en medio de la investigación por la influencia de Rusia en las elecciones de Estados Unidos, su nombre sale a la palestra. De acuerdo a antecedentes revelados en el caso, Gusenbauer prometió ayudar a Paul Manafort, ex cuestionado jefe de campaña de Donald Trump. La dupla habría articulado junto a otro grupo de influyentes políticos, "una discreta campaña para ayudar a la imagen del presidente pro ruso ucraniano Viktor Yanukovych en Occidente, a cambio de una tarifa de hasta 30.000 euros al mes", informa Bloomberg, todo para mostrarse frente a los medios a favor de ciertas posturas políticas.

La agencia explica que Gusenbauer estaba dispuesto a ayudar a Manafort a reunir "un pequeño coro de endosos europeos de alto nivel y amigos políticamente creíbles" para promover la idea de que una Ucrania bajo la mano de Yanukovych podría estar más cerca de Europa que de Rusia, de acuerdo con un documento presentado por el fiscal Robert Mueller en la Corte Federal de Washington, que investiga la relación e injerencia de Rusia en las elecciones de Estados Unidos.

Manafort, ex presidente de campaña del actual presidente Donald Trump, habría reclutado un equipo donde se incluyó a Gusenbauer a partir del año 2012, quien se contó como miembro fundador de un grupo de veteranos políticos europeos conocidos como "Hapsburg Group".

De acuerdo a los antecedentes revelados, se le pagaron 2 millones de euros para llevar a cabo un cabildeo secreto en Estados Unidos y en Europa, según una acusación hacia Manafort que lo sindica de "actuar como agente no registrado de Ucrania y de lavar millones de dólares". Los antecedentes presentados en la Corte Federal detallan el trabajo que se realizará en Europa, con los términos y el tenor del rol de Gusenbauer.

"Alfred Gusenbauer está dispuesto a ser discreto", señaló el 10 de junio de 2012 Alan Friedman, un ex periodista británico que ayudó a Manafort a organizar la campaña. "En una conversación telefónica recién concluida hoy, él entendió completamente y abrazó la idea de lo que él llamó 'comentarios subterráneos'", revela la investigación

Gusenbauer  habría planificado su trabajo de forma anual, con la idea de cobrar entre 25 mil y 30 mil euros al mes. "Mi punto de vista es que esta es una muy buena inversión", dijo uno de los asesores de campaña en información etiquetada como "Confidencial" y "para Paul Manafort".

La información se publicó brevemente en el expediente electrónico de la Corte Federal de Washington y luego se reemplazó con una versión redactada en la que se tacharon los nombres de Gusenbauer y otros involucrados, junto con otra información.

Gusenbauer, en una entrevista telefónica, dijo que no sabía a qué se referían los "comentarios subterráneos" de los que se habla en la investigación y que no había cuestionado la procedencia de los honorarios que recibió. Añadió que dio discursos que se alinearon con su creencia en la necesidad de acercar a Ucrania a la Unión Europea.

El memorando sin editar enumeraba a otros cuatro europeos que podrían servir como "participantes clave" en esta rede de influencias: el ex primer ministro italiano Romano Prodi, Gusenbauer y Aleksander Kwasniewski, ex presidente de Polonia.

El nombre de Chile resonaba en los oídos del austriaco desde los albores de los 80, cuando como integrante del movimiento socialista estudiantil de Europa debatía con exiliados chilenos los pasos que habían implicado la caída de Salvador Allende tras el golpe de Estado de 1973. Hoy se sabe que tiene amistades con ex ministros, se mueve en el círculo socialista local con nombres como los de Osvaldo Puccio, Ricardo Lagos y Álvaro Elizalde. Y ha estado varias veces codo a codo con la ex Presidenta Michelle Bachelet.

Friedman escribió que otros posibles reclutas podrían ser el juez belga Jean-Paul Moerman, Bodo Hombach de Alemania y el español Javier Solana, el ex presidente de la Organización del Tratado del Atlántico Norte. Esos políticos aún no habían sido contactados, aseguró.

El papel del Grupo Hapsburg está ahora en el centro de las acusaciones. El rol de Gusenbauer sería que escribiría artículos de opinión y hablaría en los medios europeos, de acuerdo al memo.

El 12 de junio, el equipo de Mueller archivó dos memorandos, uno de ellos de Manafort, en el que se documenta cómo dirigió los esfuerzos para influir en los legisladores y medios de los EE.UU. en nombre de Yanukovych. Un memorando de Manafort, fechado el 22 de abril de 2013, detalla cómo Yanukovych había organizado reuniones con miembros del Congreso en Washington.

El caso se destapó luego que The New York Times diera a conocer que altos cargos políticos y de Inteligencia del Kremlin debatieron cómo ejercer influencia sobre Trump a través de sus asesores antes de celebrarse las elecciones presidenciales.

Gusenbauer: ¿y qué tiene que ver con Chile?

Partiendo por el hecho de que es doctor en Ciencias Políticas, su historia pública más temprana se remonta a 1984 y se resume a cómo escaló desde las Juventudes Socialistas a ser uno de los más poderosos representantes del Partido Socialista de Austria y de la Internacional Socialista, carrera que lo llevó a convertirse en Canciller Federal de su país, puesto que alcanzó en enero de 2008, luego de un fallido intento en el 2006 por llegar a igual cargo.

Como canciller, Gusenbauer promovió a Austria como un destino de negocios, aunque el rédito europeo, más bien pequeño en relación con sus vecinos, no parecía tan interesante para los inversores. Anunció campañas para recuperar la imagen del país en medio de casos conocidos por la prensa mundial de incesto y secuestros que dieron la vuelta al mundo.

En medio de su cruzada por Austria, Gusenbauer estuvo en Latinoamérica, y de paso por Chile, para dejar su mensaje de que la relación de negocios con su país podía crecer.

El nombre de Chile resonaba en los oídos del austriaco desde los albores de los 80, cuando como integrante del movimiento socialista estudiantil de Europa debatía con exiliados chilenos los pasos que habían implicado la caída de Salvador Allende tras el golpe de Estado de 1973. Hoy se sabe que tiene amistades con ex ministros, se mueve en el círculo socialista local con nombres como los de Osvaldo Puccio, Ricardo Lagos y Álvaro Elizalde. Y ha estado varias veces codo a codo con la ex Presidenta Michelle Bachelet.

Gusenbauer, tras dejar su cargo como canciller, vio a Chile en su horizonte. En julio de 2010, el socialista era nombrado presidente de la junta directiva de la constructora Strabag, una de las más grandes de Austria y clave para uno de los proyectos que controla la chilena AES Gener.

La presencia de Strabag en Chile está relacionada con el proyecto Alto Maipo, recientemente refinanciando y donde la firma autriaca juega un rol clave. Pero los ojos de Gusenbauer se habían posado en nuestro país un año antes, en noviembre de 2009, cuando se anunciaba que el ex político tomaba una posición determinante en la gestora de fondos de inversión Equitas Capital, ligada a Vicente Pérez y Cristián Shea.

En esa instancia, la idea de Gusenbauer era promover el fondo especializado en bienes raíces, tecnología de la información, tecnología ambiental e industrias agrícolas, pero también la inversión austriaca en nuestro país.

Seguir leyendo: El camarada Gusenbauer: el poderoso político y empresario austriaco que desliza sus redes en Chile y que lo involucran en el futuro de Alto Maipo

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV