lunes, 25 de marzo de 2019 Actualizado a las 21:44

Opinión

Autor Imagen

Abolición del carbono, abolición de la esclavitud: ¿la misma lucha?

por 24 enero, 2019

Abolición del carbono, abolición de la esclavitud: ¿la misma lucha?
Lo que estaba establecido en el orden de las cosas alrededor de 1750 se volvería abyecto, y luego, un siglo después, criminal. ¿No debería ser este el caso para la protección del planeta? ¿No debería provocar indignación y repulsión el daño que sufre, para que las cosas cambien realmente? ¿No tiene la cuestión una dimensión moral y estigmatizante, utilizando como con la esclavitud el registro de emoción y justicia? En otras palabras, ¿hay acaso un nuevo movimiento abolicionista?
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Nos arriesgamos a un paralelo intrigante que puede desagradar. Abolir las tratas negreras y la esclavitud solo fue posible por un movimiento de indignación que nació hace casi tres siglos en Europa. Fue el primer momento real en la historia en que surgió una opinión pública internacional.

Lo que estaba establecido en el orden de las cosas alrededor de 1750 se volvería abyecto, y luego, un siglo después, criminal. ¿No debería ser este el caso para la protección del planeta? ¿No debería provocar indignación y repulsión el daño que sufre, para que las cosas cambien realmente? ¿No tiene la cuestión una dimensión moral y estigmatizante, utilizando como con la esclavitud el registro de emoción y justicia? En otras palabras, ¿hay acaso un nuevo movimiento abolicionista?

De ahí el interés de ver cómo ha podido construirse este cambio en la psicología colectiva a fines del siglo XVIII.

Para iniciar, debemos estar convencidos de que la esclavitud en su versión occidental, y el comercio de esclavos que la alimentó, respondieron a un imperativo económico casi tan vital como la energía de carbono hoy día. Véase respecto al trabajo decisivo de Kenneth Pomeranz o la suma realizada sobre el comercio de esclavos escrita por Olivier Pétré-Grenouilleau. La economía de esclavos permitió la entrada de tabaco y azúcar en Europa, que fue tan importante para la dieta de los nuevos trabajadores de las fábricas, así como el algodón, lo que permitió la estructuración de la industria capitalista en el Reino Unido. El comercio y la explotación de esclavos en las grandes plantaciones eran actividades muy rentables, así como la explotación del petróleo lo es en la actualidad.

Muy rentable, y sobre todo perfectamente aceptado, casi tanto como la aceptación del carbón en el mundo de hoy. La investigación histórica es formal: la esclavitud todavía se contaba entre las normas sociales aceptadas hasta el siglo XVII en Europa. La esclavitud de los tiempos antiguos había continuado hasta el siglo XII, con una lenta transformación hacia un estado de servidumbre apenas mejor. El comercio de esclavos comenzó en gran escala en las plantaciones portuguesas de las costas africanas, antes incluso del descubrimiento de América. Fue bueno en especie, es decir, con mercancías humanas, que España estaba negociando la compra de prisioneros otomanos. Los búlgaros, que eran cristianos maniqueos, fueron sometidos a redadas por los cristianos ortodoxos, para ser revendidos en el oeste, a los cristianos católicos.

El mensaje cristiano, en un momento en que el cristianismo todavía gobernaba todas las prácticas sociales en Europa, no estaba en contra de la esclavitud. El texto bíblico es ambiguo y podría ser convocado por oponentes y partidarios. Cuando los portugueses industrializaron el comercio de esclavos en sus plantaciones en África, el rey recibió en 1455 un bula papal que lo autorizaba a usar esclavos... siempre que fueran negros.

El abolicionismo, sin duda, vino de los círculos cristianos ya en el siglo XVII, pero del lado de los puritanos y cuáqueros británicos. Para los católicos, fue recién en 1814 que una carta papal bastante tímida fue enviada a Luis XVIII, rey de Francia, para reprocharle que hiciera de nuevo legal el comercio de esclavos en las colonias. Y aquí solo estamos hablando de comercio, ya legalmente reprimido por Gran Bretaña desde 1807, y no de esclavitud. La condena absoluta vendrá solo en 1888 con una encíclica de León XIII, que permitió la participación efectiva de la Iglesia en la lucha contra la esclavitud en África, lamentablemente siempre presente en algunos países.

Sería un error poner en cuestión únicamente a la Iglesia. La opinión pública era la misma. Muchos espíritus de la Ilustración estaban lejos de seguir a Condorcet o Mirabeau en su condena explícita de la esclavitud. Por ejemplo, Hume, d'Alembert o más tarde Hegel estaban convencidos de la inferioridad natural del hombre negro (aunque no abogaban por la esclavitud).

¿Ventaja económica o rechazo moral?

Los historiadores todavía están debatiendo el papel respectivo tanto del factor económico, como de la propia resistencia de los esclavos y de la movilización de la opinión occidental en la desaparición gradual del comercio de esclavos y, posteriormente, de la esclavitud.

Claramente, los factores económicos han jugado un papel, como lo hace hoy en la transición energética la aparición de tecnologías limpias de carbono. Hubo un elemento de progreso técnico en el declive económico de las plantaciones, incluida la adaptación de la producción de tabaco o azúcar a los climas europeos. La generalización del trabajo asalariado también ha ayudado. Era mejor pagar al trabajador un salario de subsistencia, es decir, "subcontratar" los gastos de mantenimiento de su familia, en lugar de internalizar estos costos en la empresa. Recordamos el famoso comentario de Marx comparando el destino del trabajador del East End en Londres con el del esclavo de Virginia, en detrimento del primero. Pero hoy en día, la mayoría de los historiadores, incluido el premio Nobel Robert Fogel en trabajos de referencia, considera que la esclavitud ha sido muy rentable hasta el final.

De la misma manera, escuchamos que la transición energética podría ocurrir sin dolor, como resultado del aumento de las energías renovables que se han vuelto rentables gracias a las innovaciones tecnológicas. En otras palabras, la Edad del Petróleo no se originará del agotamiento de los pozos, sino de su falta de rentabilidad, como la Edad de Piedra que no se originó del agotamiento de piedras.

El caso de la esclavitud muestra que es falso: las fuerzas económicas no son suficientes por sí solas. Se requiere presión política: es esta presión la que impulsa las tecnologías de sustitución, especialmente hoy en la carrera contra el tiempo que nos impuso el calentamiento global. Asimismo, el costo económico de la transición solo se puede asumir políticamente con la presión de una opinión pública moralmente comprometida. Cuando Dinamarca tomó por primera vez la iniciativa de prohibir el tráfico en 1772, cortó las importaciones de azúcar y tabaco y se puso en riesgo, perdiendo su autosuficiencia alimentaria frente a los poderes que apoyaban la persecución del tráfico. Del mismo modo, el azúcar que produjo Gran Bretaña en sus colonias después de la abolición de la esclavitud era un 40% más cara que la que venía de Brasil.

Los problemas de la Conferencia del Clima de París se encuentran curiosamente relacionados con el movimiento hacia la abolición de la esclavitud. Era y es conveniente en ambos casos ser polizón, es decir, dejar que otros hagan el trabajo y disfrutarlo sin esfuerzo. La asimetría de la posición de los países es similar: los efectos de la herencia y el peso de las industrias usuarias difieren de un país a otro. Con respecto a la esclavitud, fue más fácil para las potencias europeas abandonar el comercio, a través de sus industrias con asalariados, que para América Latina que vivían de sus plantaciones.

En ambos casos se encuentra la cuestión de los pagos de compensación para los países que se retrasan. Así, Gran Bretaña realizó una compensación financiera frente a España y Portugal en los tratados de 1817 y 1818. Hubo una conferencia internacional en 1841 para la firma de una convención dentro de un bloque de cinco poderes abolicionistas, con la libertad para otras de unirse al tratado. El economista William Nordhaus, que acaba de recibir el Premio Nobel por su trabajo, propone hoy, para el abolicionismo del carbono, la creación de un club de países que adoptaría en común una fuerte penalización del carbono, que permanecería abierto a quien quiera, pero penalizaría fuertemente el comercio de los países que permanezcan fuera.

¿Cómo se construye la opinión pública?

Para que la política funcione, se necesita la opinión pública. Con respecto a la esclavitud, la inversión de la opinión pública ha sido alimentada por varias corrientes. Ciertamente, una tradición cristiana de la igualdad del hombre ante Dios, pero también el surgimiento, desde la época clásica, de la idea de comunidad política en la que los individuos son iguales en derechos.

Por ejemplo, las campañas abolicionistas procedieron por una culpabilización a los ciudadanos que consumían azúcar, un "acto de comunión caníbal", dijo Mirabeau. En 1791-1792, 400.000 adultos, o uno de cada once entre la población británica, firmaron una petición al Parlamento, lo que finalmente dio a legislar: un primer juicio en 1791, hasta que la ley contra la trata en 1807 y su designación como delito/crimen en 1811.

¿Podemos entonces hablar de una abolición del carbono en el sentido moral que tuvo la abolición de la esclavitud? El paralelo encuentra, por supuesto, sus límites. El desafío climático es mucho más complejo; el objetivo es menos inmediato y no tiene una cara humana como la de los esclavistas y los plantadores. Si hay sufrimiento humano, es difuso y distante en el tiempo y el espacio.

Además, la indignación y la empatía son emociones menos fáciles de surgir en las poblaciones. Debemos dar sentido al "sufrimiento" de los animales o más allá de todo el mundo viviente, y no limitarnos a lo humano. Esto es para marcar la importancia de la reciente encíclica papal Laudato Si, que supo poner este nuevo tema bajo el sombrero del "sufrimiento de nuestra hermana Tierra". Este permanece sólido, por supuesto, y desde la altura de sus miles de millones de años ve con desdén este enjambre de ácaros en su superficie. Pero la palabra lleva una campana de advertencia, ayudando a la movilización en favor del medio ambiente. La encíclica dice que es necesario ir más allá del lenguaje racional, que no basta decir que no está en su "interés" contaminar, porque daña su entorno de vida y el de sus hijos. Es en el registro de la norma de vida, de la convicción y la ética en que debe colocarse: simplemente no es aceptable, es "repugnante", hacer tal y tal cosa. Debe volverse repugnante extraer carbón o combustibles fósiles del suelo tan pronto como amenaza el bienestar del planeta, al igual que es repugnante ver cómo se mutila al último rinoceronte africano. El estigma es el disgusto. En este sentido, la indignación y los instrumentos económicos son complementarios y no alternativos.

De manera similar, como en el momento de la abolición de la esclavitud, el país –o los países— que participan en la lucha contra el carbono en contra de sus intereses económicos inmediatos, pueden beneficiarse de una bonificación moral. Gran Bretaña estaba usando hábilmente su poder naval para imponer la prohibición del comercio de esclavos, pero esta abolición sirvió mucho como argumento para el soft power y la legitimación de su dominio internacional. Era, si es que no la nación de los derechos humanos, la de la abolición de la esclavitud, un tema que se volvió recurrente en la narrativa nacional británica.

Una última lección es que a veces es útil apuntar objetivos intermedios en una lucha tan compleja como el clima. Los abolicionistas ingleses tuvieron la capacidad de abordad un objetivo político más simple, a saber, el comercio de esclavos, en lugar de la esclavitud misma, para no hacer frente inmediatamente al vestíbulo de los plantadores, mucho más poderoso que el de los negociantes. En Francia, antes de la Revolución, se trató más bien de cuestionar la esclavitud en su generalidad, abogando por una transición gradual a la emancipación, con una compensación para los plantadores y sin centrarse en el tráfico: en resumen, argumentos racionales para el uso de la élite, pero con un peso político menor.

En este modelo, los movimientos ambientales, que tienen la legitimidad de haber sido los primeros, como cuáqueros modernos, en denunciar los gases de efecto invernadero, podrían acordar guardar por un tiempo su objetivo de detener la energía nuclear, una batalla que, por legítima que sea, hace que el cambio hacia una indignación anticarbono sea menos perceptible. La indignación no impide un poco de sentido táctico.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV