miércoles, 20 de octubre de 2021 Actualizado a las 16:43

Opinión: Por un nuevo y más eficaz modelo de supervisión

por 15 octubre, 2012

Opinión: Por un nuevo y más eficaz modelo de supervisión
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Por Luis Pineda, presidente de Ausbanc.

La reciente solución a los problemas de La Polar mediante el macro acuerdo firmado entre los nuevos gestores de la entidad y nuestros amigos y asociados de la Fundación Chile Ciudadano marca la ruta a seguir a numerosas organizaciones de consumidores en la defensa de los derechos de los consumidores, que han quedado maltrechos tras el Tsunami económico que ha arrasado la economía de los países de la zona euro, y específicamente España.

En gran medida la crisis económica española, y más concretamente, la crisis financiera tiene su origen en una dejación en sus funciones de los organismos responsables de la supervisión y regulación.  Tanto el Banco de España, como la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) son en gran medida responsables de los abusos cometidos contra los usuarios y consumidores de productos bancarios.

La propia Comisión europea en el Memorándum de Entendimiento firmado con el Gobierno español el pasado mes de Julio, en su artículo 25 indica que ”debe reforzarse la protección de los consumidores y la legislación sobre valores, así como la supervisión del cumplimiento por las autoridades, afín de limitar la venta, por parte de la banca, de instrumentos de deuda subordinada a clientes minoristas no cualificados y mejorar sustancialmente el proceso de venta a estos últimos de instrumentos no cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos”.

Un dato a tener en cuenta es que más del 25% de las familias españolas están “atrapadas” por algún producto bancario, bien sean de pasivo como son las participaciones preferentes, la deuda subordinada o las cuotas participativas, bien sean de activo como las hipotecas con clausula suelo que impiden que los consumidores se beneficien de la bajada de los tipos de interés, o los denominados swaps, o permutan financieras.

Todos estos productos se ha vendido por las entidades financieras españolas, bajo la supervisión del Banco de España y la CNMV y han atrapado a millones de españoles en una especie de “corralito a la española” de nefastas consecuencias para la resolución de la crisis económica.  Se calcula que más de 220.000 personas, ahorradores, están atrapados y probablemente pierdan su inversión al haber confiado en la entidad financiera y haber invertido en productos que se vendieron indebida a personas cuyo perfil conservador no se corresponde con el publico objetivo del producto.

Dicho de otra forma es como si un medico receta un fármaco para una infección por hongos en los pies a un paciente que tiene un dolor de cabeza.

Esto que en medicina sería impensable, ha ocurrido masivamente en el sector financiero.  La propia CNMV ha reconocido con posterioridad que un 70% de las emisiones de preferentes contaba con irregularidades.  Muchas justificaciones “a posteriori” pero ninguna acción preventiva.

Chile, por el caso Polar, Estados Unidos por la reforma hipotecaría con sanciones incluidas a los Bancos, o Inglaterra por las sanciones por la comercialización indebida de los Payment Protection Insurence (PPI) son ejemplos a seguir en España, aunque las entidades financieras y los organismo de supervisión no están por la labor.  La CNMV a pesar de haber reconocido los errores no ha impuesto todavía ninguna sanción por los errores cometidos.

Desde Ausbanc buscamos intensamente acuerdos, pero mientras lo que estamos haciendo es recuperar los juzgados y los tribunales para los consumidores y no solo para las entidades financieras.  Más de 370 sentencias favorables contras seguros de tipo de interés (swaps), 30 contra la clausula suelo, y 20 contra los productos tóxicos de pasivo están generando una jurisprudencia muy favorable para los intereses de los consumidores y usuarios.

Sin duda una gran labor, única como asociación en España que además está poniendo permanentemente en la Agenda internacional propuestas que resuelvan los problemas actuales y para conformar una posición común, con el concurso activo de los consumidores y todas aquellas entidades financieras serias y responsables, que las hay, con una posición real en el mercado bancario comercial, que sea capaz de cambiar la inadecuada dirección que ha tomado la gestión de la crisis.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV