martes, 30 de noviembre de 2021 Actualizado a las 21:29

Goldman Sachs invirtió 860 millones en deuda española antes de recomendarla a sus clientes

por 11 marzo, 2013

Goldman Sachs invirtió 860 millones en deuda española antes de recomendarla a sus clientes
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El banco estadounidense llenó su cartera antes de incluir como uno de sus 'top trades' de 2013 la compra de bonos públicos del Tesoro a 5 años. Por el contrario, el fondo soberano de Noruega vendió 1.700 millones de euros en deuda del Gobierno español el año pasado.

Las operaciones con deuda pública española realizadas por Goldman Sachs durante el año pasado pueden dar nuevos argumentos a quienes critican la estrategia en los mercados del banco estadounidense, que suele ser acusado de poner el interés de sus propias operaciones de trading por encima de las de sus clientes.

Al cierre de 2012, la entidad tenía una inversión neta de 718 millones de dólares en activos del Gobierno español, principalmente títulos de deuda. Esta posición supone un giro radical respecto a diciembre de 2011, cuando Goldman Sachs presentaba una exposición negativa de 399 millones de dólares, al poseer una amplia cartera de derivados que se hubieran beneficiado en caso de impago de España.

Para revertir esa posición, el grupo compró bonos y vendió derivados de crédito durante el año 2012 por un total de 1.118 millones de dólares (860 millones de euros). Se trata del banco internacional que más invirtió en deuda española el pasado ejercicio, por delante de Morgan Stanley y RBS. Por el contrario, HSBC, JP Morgan y Barclays se deshicieron cada uno de 900 millones de bonos del Tesoro. El fondo soberano de Noruega dijo el viernes que redujo en 12.700 millones de coronas noruegas (1.700 millones de euros) su exposición al Gobierno español durante el año pasado.

Los movimientos en la cartera de Goldman fueron realizados de forma paulatina durante todo el ejercicio, y se aceleró en el último trimestre de 2012, cuando la entidad compró deuda pública española por 500 millones de dólares, según revelan los estados financieros del banco.

Justo al final de ese proceso, los analistas europeos de Goldman Sachs, radicados en la City de Londres, lanzaron una recomendación a sus clientes para invertir en bonos públicos españoles. El 6 de diciembre, el banco incluyó la compra de deuda del Reino de España, a un plazo de amortización de cinco años, como uno de sus Top Trades de 2013. “La posible petición de ayuda al Banco Central Europeo (BCE) puede reducir la prima de riesgo de España respecto a Alemania, pese a la posible contracción del PIB del país en 2013”, aseguró Francesco Garzarelli, analista jefe de renta fija de Goldman en Europa, para justificar su recomendación.

Fuentes de la City afirman que el caso de la deuda española refleja un procedimiento habitual de Goldman, que emite recomendaciones a los clientes que benefician sus propias posiciones de trading. En 2010, el supervisor estadounidense de los mercados (SEC) impuso una multa de 550 millones de dólares a Goldman Sachs por engañar a los inversores en la comercialización de un producto de inversión ligado a las hipotecas de baja calidad en Estados Unidos. El banco ganó 15 millones de dólares con la polémica transacción, pero el gran beneficiario fue el fondo de inversión de John Paulson.

Los analistas de renta variable de Goldman son mucho más pesimistas sobre la bolsa española, donde la entidad sólo tenía al final de 2012 una exposición de 83 millones de dólares.

Pero fuentes cercanas a la entidad replican que sus operadores de trading y sus analistas trabajan de forma independiente, por lo que no habría relación entre las compras de deuda española en el mercado y su posterior recomendación a clientes. Además, indican que parte de su exposición a deuda española se debe a la necesidad de dar liquidez a los inversores que en un momento dado pueden pedir la compra o venta de títulos. Por otro lado, señalan que muchos bancos e inversores se lanzaron a comprar deuda pública española en el segundo semestre de 2012, después de que el BCE se comprometiera a intervenir en el mercado si era necesario.

Otros bancos internacionales como Morgan Stanley, RBS y BofA Merrill Lynch también reforzaron sus posiciones en deuda pública española durante 2012, según un análisis que publicó la edición impresa de EXPANSIÓN el sábado. Según fuentes de una de esas entidades, “la actuación del BCE cambió el escenario. Antes de verano, teníamos grupos analizando el efecto de una salida de España del euro. Desde octubre, no hay reuniones sobre el tema y el departamento de riesgos vuelve a aceptar operaciones en el país”.

Pero entidades como JP Morgan, Barclays, HSBC y Citi disminuyeron su cartera de títulos de renta fija pública española durante el ejercicio. En su informe anual, HSBC dice que su equipo de contingencia en Europa “mantiene como principal foco de una posible ruptura de la Eurozona la salida de Grecia y España”.

El fondo soberano de Noruega, que invierte por todo el mundo los ingresos que tiene el país por la exportación de petróleo y gas, se deshizo de dos tercios de su cartera de deuda del Gobierno español, situándola en 5.260 millones de coronas al final de 2012. La gestora escandinava incrementó su participación bursátil en Santander, BBVA e Iberdrola y la disminuyó en Inditex, Repsol y Ferrovial.

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV