martes, 9 de agosto de 2022 Actualizado a las 18:37

El atractivo del negocio "retailer" es lo que tiene a las farmacias al borde de quedar 100% en manos extranjeras  

por 13 abril, 2015

El atractivo del negocio
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

En pocos meses más, cuando los chilenos acudan a la farmacia, casi 9 de 10 de ellas serán de propiedad de una empresa extranjera. Según publicó este medio el 20 de marzo pasado, la cadena Cruz Verde, el principal actor del mercado chileno con el 40% de las ventas y que es propiedad de la familia Harding, está en un proceso liderado por JP Morgan 

La operación podría involucrar un monto de hasta US$ 1.000 millones y los interesados son todos inversionistas extranjeros. El negocio, por el cual –según informó el viernes pasado El Mercurio– se recibirían ofertas vinculantes a fines de este mes, no sería el único.

De acuerdo a diversas fuentes del sistema financiero, Salcobrand –el actor más pequeño de los tres que, junto a Farmacias Ahumada, controlan el 90% del mercado en Chile– ligada a la controladora del BCI, la familia Yarur, también estaría siendo parte de un proceso, más lento, que concluiría a fines de 2015.

Así –dado que Fasa es propiedad de Alliance Boots, hoy en manos de la estadounidense Wallgreens– las tres cadenas podrían pasar a manos foráneas, confirmando el interés de empresas extranjeras por instalarse en Chile, pese a los cuestionamientos que gremios empresariales locales han señalado sobre el impacto que han tenido las reformas gubernamentales en el ánimo inversor extranjero y la amenaza de mayor regulación.

Pero ¿qué es lo que provoca el interés de estas empresas por entrar a Chile?

Lo dijo Alliance Boots en 2014, cuando anunció la OPA por Farmacias Ahumada: “La adquisición representa una sólida plataforma para aprovechar las tendencias de consolidación que se están dando en el segmento de venta al por menor en México y en Chile, y beneficiarse del rápido crecimiento de la clase media que se observa en América Latina de manera general”.

Para las cadenas extranjeras, el mercado local es atractivo por las ventajas de la consolidación de la propiedad, lo que trae aparejado reducción de costos y sinergias, que ayudan a obtener mejores márgenes brutos y, al mismo tiempo, pueden aprovechar de diversificar la canasta de productos a la venta más allá de los medicamentos, aproximándose a un concepto más de retail que sólo venta de remedios o productos de belleza.

El nivel de concentración de mercado es tal, que las farmacias independientes pasaron de 1.900, en los años 80, a menos de 600 en la actualidad, mientras al mismo tiempo las tres principales cadenas superan largamente las mil.

Junto con ello, el negocio de las farmacias se ha ido diversificando, desde la original venta de medicamentos, pasando por productos de higiene y belleza, a otros de consumo más diverso y que amplían la base del servicio de estas empresas.

De hecho, según comentan fuentes conocedoras del mercado, varias de las cadenas que planean entrar a Chile disponen, en su propuesta de venta, artículos como juguetes, chocolates, perfumes y, más importante, marca propia.

Con la diversificación de la góndola, las farmacias apuntan a aprovechar el alto margen que obtienen de esta fuente de ingresos. La estrategia se enfoca en el tipo de negocios que, en un espacio de venta más acotado que supermercados, permita al cliente incluir en sus compras otras adquisiciones y, de esa forma, aprovechar el tiempo de compra.

Se estima que en los próximos dos años en el país se ampliará el espacio de las góndolas de farmacias a una mayor diversidad de productos básicos, lo que podría hacer que la industria devenga en verdaderos retailers.

Los candidatos a Cruz Verde –entre los cuales se cuenta a la cadena de supermercados estadunidense Walmart, la segunda cadena de farmacias de Estados Unidos, CVS, y el fondo KKR (vinculado a la propiedad de Alliance Boots)– planean introducir en sus locales productos propios que importan en muchos casos, lo que se ve beneficiado por la casi total ausencia de impuestos a artículos ingresados al país.

En esa línea –comentan las fuentes–, una cadena como Alliance Boots es un caso de éxito empresarial en la venta de sandwiches preparados, diarios y bebidas.

Ejemplos en Chile, en otros nichos, existen. Uno de ellos es OK Market, la cadena de tiendas de conveniencia que es parte del holding de retail SMU. La firma, aunque representa un porcentaje menor en los ingresos totales de la compañía, genera márgenes significativos y en 2014 tuvo la mayor alza en ventas por metro cuadrado (10,5%) de la compañía, frente al 3,9% del negocio mayorista y el 8,9% de Unimarc. 



Así lo dejó en evidencia un estudio económico hecho por Eduardo Walker para Cruz Verde en 2008, donde se señalaba que los productos no farmacéuticos tenían un margen bruto (ingresos menos costos de explotación, sin incluir gastos de administración y ventas) sostenido en el tiempo de 25% sobre los ingresos, uno de los mayores de su negocio, sólo superado por medicamentos “agudos”.

Según los estados financieros de Farmacias Ahumada a diciembre de 2014, el margen bruto de la compañía en Chile es de 35% de los ingresos, mientras en México es de 18%. Como ejemplo de comparación, en Estados Unidos una cadena como la gigante CVS tiene márgenes de 5,5%.

Estas ventajas para operar en Chile se marcan aún más al considerar que en otros países, como Argentina o Brasil, tienen limitaciones al establecimiento de cadenas nacionales, lo que eleva la competencia en dichas mercados.

Junto con esto –explican las fuentes cercanas a la operación que provocará el cambio de mano en Cruz Verde–, las grandes cadenas globales tienen economías de escala y pueden negociar mucho mejores precios con sus contrapartes, como laboratorios, lo que elevará sus ganancias.

Incluso el caso de la colusión por el cual las cadenas de farmacias tuvieron millonarias multas podría ser un factor beneficioso para las empresas. En ese contexto –aseguran las fuentes–, las empresas entablaban una ruda guerra de precios, lo que llevó incluso a algunas compañías a perder plata, fenómeno que estaría menos instalado.

No sólo eso. Según cercanos al negocio, Chile tiene una baja cobertura para remedios en los seguros e isapres y eso debería aumentar en el futuro, lo que implica más ingresos para los cotizantes y, por ende, mayores ganancias para las farmacias.

Pese a este optimismo sobre el rumbo de este mercado creado en torno a la salud en Chile, los dueños de Cruz Verde y Salcobrad tienen motivos para vender. Quienes lo conocen aseguran que Guillermo Harding necesita simplificar sus negocios y está aprovechando el buen precio que le estarían ofreciendo.

En tanto que, en el caso de Salcobrand, Yarur habría estado menos interesado en la salida, pues tenía un proyecto para crear un holding de negocios en la salud, aunque la posibilidad de recibir cuantiosos recursos lo estaría llevando a analizar ofertas.

Síguenos en El Mostrador Google News



Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV