domingo, 9 de diciembre de 2018 Actualizado a las 02:42

Lavrov anuncia inminente acuerdo con separatistas de Abjasia

por 15 septiembre, 2008

Rusia reconoció el pasado 26 de agosto la independencia de Abjasia y Osetia del Sur y, el pasado martes, estableció relaciones diplomáticas con ambas regiones separatistas.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, anunció este domingo la inminente firma de un acuerdo de amistad, cooperación y asistencia con Abjasia, que negó el acceso a su territorio de los observadores de la Unión Europea (UE) y la OSCE.



Tras reunirse en Sujumi, capital abjasa, con el líder separatista, Serguéi Bagapsh, Lavrov señaló que "ese acuerdo garantiza la seguridad de Abjasia. Rusia garantiza que no habrá más guerra" en ese territorio.



Lavrov subrayó que el acuerdo reforzará el "estatus legal" de las tropas de Rusia que serán próximamente desplegadas en territorio abjaso (3.800 soldados regulares), informaron las agencias rusas.



El acuerdo de asistencia en caso de agresión exterior que Moscú firmará con Abjasia y con la también región separatista de Osetia del Sur son similares a los que la URSS suscribía con los países miembros del Pacto de Varsovia.



Según el propio Lavrov, esto abre la posibilidad de que Rusia utilice las infraestructuras ya existentes o construya nuevas instalaciones militares en el territorio de esas repúblicas separatistas georgianas.



El ministro ruso anunció que ambas partes también firmarán acuerdos sobre cooperación fronteriza, financiera y de libre comercio.



"Rusia cooperará con Abjasia en su calidad de Estado libre e independiente. Hemos consensuado varios asuntos vinculados con la libre circulación de personas y la doble ciudadanía, lo que, en resumen, hará la frontera permeable, como entre los países de la UE", dijo.



Lavrov, quien llegó a Abjasia para ultimar la apertura de la legación rusa en esa región, adelantó que las candidaturas de los embajadores ya han sido enviadas al presidente ruso, Dmitri Medvédev, y al propio Bagapsh para su estudio.



Por su parte, Bagapsh aseguró que Abjasia "no tiene intención de permitir el acceso de los observadores militares de la UE y de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa)".



"Nosotros no creamos el problema, así que los observadores deben encontrarse en el territorio del que provino la amenaza para la paz", apuntó.



El dirigente separatista recalcó que en "el plan firmado por (el presidente ruso Dmitri) Medvédev y (el jefe de Estado francés Nicolas) Sarkozy se dice que los observadores de la UE deben encontrarse en las zonas de seguridad, es decir, en territorio de Georgia" administrado por Tiflis.



Medvédev dio el lunes su visto bueno a la iniciativa de la UE de enviar, antes de final de mes, una misión de observación civil a la franja de seguridad entre el territorio administrado por Tiflis y las regiones separatistas.



Según reconoció después el jefe de la diplomacia comunitaria, Javier Solana, el envío de observadores a las regiones separatistas no se llegó a abordar en el encuentro.



Además, Bagapsh advirtió de que, en ningún caso, habrá un "retorno masivo" de los refugiados que tuvieron que abandonar en los últimos años la región, debido a la guerra.



"La responsabilidad recae en (el presidente georgiano Mijaíl) Saakashvili, que infringió los anteriores acuerdos sobre refugiados", subrayó.



No obstante, matizó, "Abjasia es un Estado multinacional en el que los derechos de todos los ciudadanos están garantizados por la Constitución".



La Asamblea General de la ONU aprobó en mayo pasado una resolución en la que instó a las partes a establecer plazos para el retorno de los refugiados georgianos y el restablecimiento del equilibrio étnico en la zona antes de la guerra de 1992-1993.



Entonces, en Abjasia vivían 550.000 personas, el 47 por ciento georgianos, el 17 por ciento abjasos y el resto rusos, armenios y griegos, entre otros.



Según datos oficiales georgianos, en 1993 más de 400.000 georgianos -más del 70 por ciento de la población local- se vieron obligados a abandonar Abjasia, aunque otras estadísticas sitúan el número de refugiados en un cuarto de millón.



Rusia reconoció el pasado 26 de agosto la independencia de Abjasia y Osetia del Sur y, el pasado martes, estableció relaciones diplomáticas con ambas regiones separatistas.



Tiflis acogerá mañana la primera sesión del Consejo OTAN-Georgia en la que tomará parte el secretario general de la Alianza, Jaap de Hoop Scheffer, encuentro en el que los países aliados defenderán la integridad territorial georgiana.



EFE

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV