miércoles, 3 de junio de 2020 Actualizado a las 15:13

Autor Imagen

Para regular el lobby en serio

por 27 junio, 2013

Creación de un registro unificado de lobbistas de público acceso, a cargo del Consejo para la Transparencia, en el que se deban inscribir todos quienes lleven a cabo acciones de este tipo, sin excepciones.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Nuevamente el término lobby ha estado en el debate público en estos días a raíz de las denuncias del ministro Mañalich durante la tramitación de la Ley de Fármacos.

Tal como diversos analistas y académicos hemos argumentado, los cambios que introdujo el actual gobierno al proyecto de ley que se tramita hace diez años en el parlamento debilitan esta iniciativa y no resolverán los problemas que el lobby plantea a nuestro sistema político.

Si de verdad se quiere regular las actividades de lobby con el objetivo de reducir la influencia desmedida del dinero y los intereses particulares en las decisiones políticas, legislativas y judiciales, se debiera contemplar medidas que efectivamente introduzcan mayor transparencia en las relaciones entre el poder económico y el poder político, abordando como mínimo los siguientes aspectos:

Creación de un registro unificado de lobbistas de público acceso, a cargo del Consejo para la Transparencia, en el que se deban inscribir todos quienes lleven a cabo acciones de este tipo, sin excepciones.

- Se defina qué se entenderá por lobby y que quien quiera que lleve a cabo acciones que correspondan a tal definición sea, por tanto, considerado lobbista para efectos de la ley;

- Creación de un registro unificado de lobbistas de público acceso, a cargo del Consejo para la Transparencia, en el que se deban inscribir todos quienes lleven a cabo acciones de este tipo, sin excepciones;

- Que los lobbistas deban consignar en el registro información actualizada sobre sus identidades, sus clientes, mandantes o representados, las autoridades contactadas, y la naturaleza y objetivos de las gestiones realizadas;

- Se dicten normas de integridad y comportamiento para los funcionarios públicos y parlamentarios en sus contactos con lobbistas y representantes de grupos de interés, incluyendo obviamente la incompatibilidad para desarrollar ellos mismos actividades de lobby;

- Se establezca la inhabilidad por un plazo de, al menos, un año para que los ex funcionarios públicos puedan llevar a cabo actividades de lobby luego de dejar sus cargos, y,

- Terminar con los aportes y donaciones reservadas para el financiamiento político.

Sin estas medidas, cualquier legislación sobre el lobbying no será más que un volador de luces.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV