jueves, 2 de abril de 2020 Actualizado a las 18:14

Autor Imagen

Una herramienta para reconstruir confianzas

por 10 mayo, 2015

Esperamos que este sea el inicio de una ruta de acercamiento entre la empresa estatal y la comunidad que permita mejorar la calidad de vida de familias y vecinos que utilizan las aguas de la zona. Las confianzas sólo se mantendrán en la medida que los actores cumplan sus roles y compromisos.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Los aluviones recién vividos en el norte del país confirman, entre otros dramas, la gran inseguridad que provoca vivir aguas abajo de un relave. Esta preocupación ya se evidenció con el rechazo de la comunidad de Caimanes al tranque El Mauro, que luego fue confirmada por el Juzgado de Letras de Los Vilos que ordenó su demolición.

En estos tiempos en donde predomina la desconfianza que desemboca en la judicialización de proyectos de inversión, desde Casa de la Paz queremos poner en el tapete la firma de un Protocolo de Acuerdos entre Codelco y la comunidad de Alhué, para implementar un programa de monitoreo participativo de aguas, proceso que facilitamos durante el pasado año.

En el caso de Alhué, el tema es especialmente sensible a partir del derrame de relave del embalse Carén de la División El Teniente de la cuprífera, que en el año 2006 contaminó las norias de agua para riego,  consumo humano y animal en esta comuna  de la Región Metropolitana.

Diez años debieron transcurrir hasta que finalmente se diera el puntapié inicial para avanzar hacia un proceso de monitoreo participativo que permita  acercar a la compañía minera, las autoridades locales y la comunidad afectada a la supervisión conjunta del recurso hídrico no sólo en el estero, sino también en los pozos y norias de la población.

Esperamos que este sea el inicio de una ruta de acercamiento entre la empresa estatal y la comunidad que permita mejorar la calidad de vida de familias y vecinos que utilizan las aguas de la zona. Las confianzas sólo se mantendrán en la medida que los actores cumplan sus roles y compromisos.

Para ello, es fundamental el compromiso de cada uno de los actores en  la implementación y revisión de los acuerdos, la flexibilidad para acoger las necesidades y derechos de cada uno y la capacidad de abordar -de manera conjunta- los futuros desafíos. La comunicación consistente, fluida y eficaz, junto con el diálogo continuo y de buena fe, serán entonces elementos fundamentales del proceso.

El protocolo recién firmado contempla una Mesa de Trabajo intersectorial que dirija el proceso;  la consolidación de la información histórica y la actual de la calidad del agua; un procedimiento expedito para enfrentar eventuales emergencias; el acompañamiento de dirigentes  a las visitas y tomas de muestra del equipo que gane la licitación para hacer el análisis técnico del agua, junto a la edición de una boletín que permita difundir los resultados del proceso a un grupo amplio de la comunidad.

Nada de ello habría sido posible sin la apertura de Codelco ante las comunidades, pero aún más relevante, es la disposición de las y los dirigentes que tuvieron el coraje de vencer su comprensible escepticismo, capacitarse y seguir disponibles para invertir su tiempo, con el fin de dar forma a este protocolo.

Esperamos que este sea el inicio de una ruta de acercamiento entre la empresa estatal y la comunidad que permita mejorar la calidad de vida de familias y vecinos que utilizan las aguas de la zona. Las confianzas sólo se mantendrán en la medida que los actores cumplan sus roles y compromisos.

 

 

 

 

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV