miércoles, 22 de mayo de 2019 Actualizado a las 12:06

Opinión

Autor Imagen

La discriminación del uniforme escolar

por 23 febrero, 2017

La discriminación del uniforme escolar
Para mí es preocupante que algunos se endeuden hasta “las patas” y quieran que sus hijos usen uniformes específicos con el fin de mostrar al mundo que no estudian en la educación pública, sino que están en los mejores colegios y, por lo tanto, son parte de una élite. En este sentido, el mercado y el arribismo social han echado por la borda el fondo noble y casi romántico de la política del uniforme, que nació apelando a la igualdad social y que hoy introduce la discriminación en una política de igualdad.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

Se acerca marzo y para quienes tienen hijos, además de los útiles escolares, los libros y el pago de cientos de cuentas, el tema no es otro que el uniforme escolar: encontrar la talla, el modelo, ojalá de buena calidad y con precios accesibles.

Quizás para muchos el uso del uniforme es un tema trivial, pero para mí es de gran relevancia. Primero, porque su uso habla de los principios sociales que esconde este “traje institucional”; segundo, porque en términos prácticos y durante los días de semana, los niños pasan más tiempo con el uniforme que con su ropa de calle. Y, por último, porque aunque no nos demos cuenta, el uniforme escolar revela uno de los grandes problemas que vive nuestro país: la discriminación.

En Chile existen más de 12 mil establecimientos educacionales reconocidos por el Mineduc: un 46% son municipales, un 49% particulares subvencionados y un 5% particulares pagados. En la gran mayoría de ellos, se exige a nivel interno el uso de un uniforme escolar.

Digo “un” uniforme escolar y no “el” uniforme escolar, porque existen casi tantos tipos de uniformes como de colegios o escuelas. También digo “a nivel interno”, porque a nivel ministerial no hay una normativa que exija su uso. El uniforme es una decisión consensuada dentro de la escuela, liceo o colegio, con la adhesión de las familias a dicho proyecto educativo. En otras palabras, el uniforme escolar no es obligatorio en Chile. Es más, la Ley de Inclusión 20.845, puesta en vigencia en marzo del año pasado, indica que no se puede desvincular ni suspender a un alumno de un establecimiento educativo por no usar uniforme, situación que sí sucedía antes. Si eso ocurriera, los padres podrían denunciar el hecho a la Superintendencia, y la multa a pagar por el recinto educacional sería considerable.

Durante las últimas semanas he leído sobre la polémica generada producto del monopolio que grandes del retail tienen sobre la venta de uniformes de más de 200 colegios, además del uniforme tradicional que usa la mayoría de alumnos de escuelas y liceos en Chile.

Independientemente de lo válida que pueda ser dicha discusión, para mí el tema de fondo no es si el retail se llena los bolsillos de dinero con la venta específica de estos (se los llena igual vendiendo cualquier otro producto; es cosa de revisar las memorias anuales que emite cada empresa). Para mí, la discusión relevante es si hoy el uso del uniforme escolar sigue teniendo sentido y, si lo tiene, cuál es.

Curiosamente, la palabra discriminación es usada tanto por quienes apoyan y promueven, como por quienes rechazan el uniforme escolar.

Quienes defienden su uso opinan que este hace que los niños se centren en los estudios y evita que se distraigan con cosas superficiales, como podría ser la moda y la ropa que se van a poner cada día … (plop). También argumentan que es más cómodo (para los padres, claro) usar uniforme porque ahorra tiempo, porque son más duraderos y son más baratos que la ropa de calle (a menos que vista a su hijo con prendas Chanel o similares, esto no es cierto: los uniformes escolares son cada día más caros y, dependiendo del colegio, aún más).

Asimismo, otros piensan que hoy, al ser las marcas banderas de estatus y poder social, en colegios donde se usa ropa de calle operarían la lógica de las marcas y, por ende, la discriminación. Un estudiante vestido con ropa Zara, Gap o Tommy Hilfiger es diferente a uno con ropa Boulevard del Lider, y punto. Se plantea que si bien los niños no lo perciben cuando son más pequeños, después sí.

El uniforme hace que el escolar sea la identificación viva del colegio o escuela en la que está, pero no necesariamente que refleje su propia identidad. En este sentido, el tema de que los niños se burlen de la ropa que otros usan debería ser abordado como parte del modelo educativo desde un principio, y no ocultarlo bajo un uniforme. Por ejemplo, se podría educar a los niños desde pequeños a que no existe necesidad de comprar artículos caros para asistir a la escuela o colegio, y que hay cosas más importantes en la vida que llevar ropa de marca, favoreciendo espacios de libertad de expresión, donde la diversidad es valorada y no criticada.

Y los padres, para qué decir. Quienes están a favor del uniforme también enfatizan que los estudiantes deben ser valorados por su desempeño y no por cómo están vestidos. Me imagino el trabajo de las asesoras del hogar que son “alentadas” a ponerse un uniforme para trabajar: ¿se empleará ahí este mismo criterio? Si lo pensamos bien, este punto puede también ser usado para rechazar directamente el uso del uniforme.

Pero si hasta la famosa diseñadora Miuccia Prada aplaude esta forma de estandarizar a los estudiantes. En una entrevista dada a la revista inglesa System, el año pasado, habla sobre las bondades del uniforme. No me malentiendan, amo Prada, pero los argumentos de la nieta del fundador de la marca son, por decirlo de alguna forma, curiosos. Para ella, usar uniforme no requiere tener que pensar. Además, la persona puede ocultarse bajo un uniforme sin tener que mostrar quién realmente es a través del vestir, lo cual considera positivo. Finalmente, afirma que tantas veces ha visto a gente mal vestida, que el uniforme al menos ayuda a neutralizar el mal gusto.

Independientemente de lo debatible de todos estos argumentos, me llama la atención que cada uno de ellos tenga como trasfondo la idea implícita de que el uso del uniforme le otorga al estudiante una especie de poderes sobrenaturales que, con el solo hecho de ponértelo, genera los efectos aquí descritos.

Como todos sabemos, el uniforme es un conjunto de prendas de vestir que identifica a los miembros de un grupo, pero que al mismo tiempo los iguala. El uniforme está vinculado a la disciplina, porque al ponértelo obedeces reglas impuestas. En Chile, el uso del uniforme escolar se instauró como un impulso gubernamental en los años 50, con el fin de eliminar la discriminación entre los estudiantes en un país que tenía un alto porcentaje de niños sin acceso a la educación. Como política pública, la idea era borrar las diferencias entre los niños y tender a la igualación, independientemente de las clases sociales.

Durante las últimas siete décadas, sin embargo, las cosas han cambiado radicalmente: si bien el nivel de pobreza ha disminuido, si bien todos los niños tienen derecho a estudiar y si bien el libre comercio a hecho que el acceso a los bienes sea mucho mayor, las diferencias de “clase” y la necesidad provinciana del chileno de dejar claro quiénes tienen dinero y quiénes no, quiénes viven en La Dehesa y quiénes viven en La Pintana, ha generado una segmentación cada vez mayor entre quienes asisten a colegios públicos, subvencionados o privados, reflejada en el propio uniforme escolar.

El tradicional jumper azul y el pantalón gris con camisa blanca han comenzado a desaparecer, especialmente en los colegios privados y particulares subvencionados, los cuales han diseñado uniformes con formas y colores propios que identifiquen al alumno con el colegio, pero que lo diferencien de frentón con quienes estudian en otros establecimientos del mismo tipo. El jumper ha dado paso a la falda plisada, mientras que, en el hombre, el pantalón de tela ha evolucionado en algunos casos a un buzo, y la camisa, a una polera o camiseta cuello redondo o pique.

Así las cosas, la justificación del uniforme en sí mismo, que nació con la idea de borrar las diferencias de clase, es actualmente contradictoria con dichos ideales, transformándose en un elemento más de discriminación. Hoy, dependiendo del uniforme que el estudiante lleva puesto, se puede saber inmediatamente si este asiste a un colegio público, particular subvencionado o privado.

Además, aunque los colegios fijen el modelo del uniforme con el objetivo declarado de “no discriminar”, no creo que impongan la marca de los zapatos, las zapatillas, la mochila, chaqueta o parca que los estudiantes usan. Asimismo, estos se juntan fuera del colegio a hacer tareas, a jugar, van a fiestas, juegan a la pelota (o tenis, polo, rugby, dependiendo del estatus del colegio, claro), y van a giras de estudios, todas instancias en las que, me imagino, no usan el uniforme, y se podrá discriminar igual.

Por otro lado, el solo hecho de usar uniforme escolar, habla también del modelo educativo y de la ideología de enseñanza que hay detrás. Si además del rendimiento académico la meta de la educación es enseñar a las personas a aceptar la diversidad sin miedo a la diferencia, con el uniforme se anula esta variable. Aunque los medios y el mercado han fomentado la uniformidad de los gustos en la moda –algo que ya hemos hablado en columnas anteriores– se supone que la educación debería fomentar lo contrario, esto es, la aceptación bien entendida de la individualidad.

El uniforme hace que el escolar sea la identificación viva del colegio o escuela en la que está, pero no necesariamente que refleje su propia identidad. En este sentido, el tema de que los niños se burlen de la ropa que otros usan debería ser abordado como parte del modelo educativo desde un principio, y no ocultarlo bajo un uniforme. Por ejemplo, se podría educar a los niños desde pequeños a que no existe necesidad de comprar artículos caros para asistir a la escuela o colegio, y que hay cosas más importantes en la vida que llevar ropa de marca, favoreciendo espacios de libertad de expresión, donde la diversidad es valorada y no criticada.

El uniforme también puede fomentar la discriminación en otro sentido. Por ejemplo, ¿por qué las mujeres no pueden ponerse pantalón si lo quieren hacer? Imagínense que el jumper o la falda no le quede bien a una chiquilla, ¿está ella condenada a usarlo por el resto de sus días de colegiala?

Centros educacionales con modelos educativos alternativos, considerados por muchos como “colegios hippies” reconocen esto, y es quizás por eso que prescinden del uniforme. Mis hijos asisten a uno de estos establecimientos, y la verdad es que desde que entraron al colegio en el que están, los miro con cierta envidia (sana, por supuesto, pero envidia al fin y al cabo). Tienen la fortuna de educarse en un entorno que respeta su personalidad, su individualidad, que no discrimina la diferencia, sino que la favorece, y donde la aceptación no parte por la ropa, independientemente de lo que se pongan. Yo fui al colegio hace siglos y en un colegio privado de monjas… Ya se imaginarán las diferencias.

En lo personal, creo que el uniforme escolar es una forma de subestimar a los estudiantes. Como si por usar determinada vestimenta harán mejor su trabajo, tendrán mejores notas y, lo más importante, aprenderán más. También creo que postergar el uso de ropa común y corriente para cuando los hijos asistan a la universidad o salgan al mundo laboral, puede ser incluso contraproducente para la autoestima y la seguridad de los estudiantes.

Y esto también es responsabilidad de los padres. Para mí es preocupante que algunos se endeuden hasta “las patas” y quieran que sus hijos usen uniformes específicos con el fin de mostrar al mundo que no estudian en la educación pública, sino que están en los mejores colegios y, por lo tanto, son parte de una élite.

En este sentido, el mercado y el arribismo social han echado por la borda el fondo noble y casi romántico de la política del uniforme que nació apelando a la igualdad social y que hoy introduce la discriminación en una política de igualdad.

Los invito a que, cuando salgan a la calle en marzo, o antes, miren a su alrededor y vean cuántos tipos de uniformes escolares distinguen al caminar un par de cuadras. Seguro que se encontrarán con varios, y dependiendo de dónde vivan, esa variación puede ser mayor o menor. Si se uniforma “diferenciadamente” a los más de 12 mil establecimientos educacionales que existen en el país, si los uniformes son más caros que la ropa de calle, si a los niños no les gusta e incluso les incomoda usarlo y si, finalmente, el uniforme discrimina más que iguala a los estudiantes, ¿sigue teniendo sentido su uso?

 

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV