martes, 1 de diciembre de 2020 Actualizado a las 18:30

La estrategia y objetivos detrás de las operaciones bancarias de los últimos meses

La osada apuesta de Saieh para intentar ordenar las finanzas de CorpGroup

por 10 octubre, 2012

La osada apuesta de Saieh para intentar ordenar las finanzas de CorpGroup
El mercado especula hace meses acerca de la estrechez financiera del grupo. En su última operación de ayer en Colombia, Saieh pagará unos US$ 1.280 millones por su segundo banco en ese país, lo que le da aire para enfrentar su dolor de cabeza número uno: SMU.
  • Compartir
  • Twittear
  • Compartir
  • Imprimir
  • Enviar por mail
  • Rectificar

“Arriesgada, pero bien hecha” es la frase coincidente en el mercado para calificar la desatada aventura de Álvaro Saieh en Colombia.

Mientras los chilenos rumiaban la rabia del pisoteo impuesto por la selección de fútbol de Colombia a la de Borghi en agosto pasado, el empresario Álvaro Saieh finiquitaba el único gol que algún criollo podía anotar en tierra cafetera.

Ayer, el banco Corpbanca, que controla Saieh en un 60 %, anunció la segunda compra de un banco colombiano en pocos meses. Esta vez se trata de Helm Bank y el monto de la operación llega a US$ 1.280 millones. Tres meses atrás Saieh, Corpbanca y un socio colombiano habían pagado otros US$ 1.200 millones por la filial de Santander en el mismo país.

Un analista de una corredora en Colombia, señaló a Bloomberg, que Saieh está pagando un buen precio por Helm, “menor al valor libro que el que pagaron por Santander Colombia”.

De acuerdo a los cálculos hechos por analistas, Corpbanca está pagando 1,9 veces el valor libro por Helm versus el 2,4 cuando compró Santander Colombia.

La información sorprendió no solamente por las cifras involucradas y por ser el único banco con tanta agresividad en crecimiento inorgánico del país, sino por la fórmula utilizada para financiarla.

Saieh anunció dos aumentos de capital para financiar la operación y el crecimiento del banco. En total US$ 1.600 millones, de los cuales, el dueño de SMU y Copesa, terminaría pagando únicamente cerca de US$ 200 millones.

Aunque suene insólito, el paquete armado por el ex decano de la Universidad de Chile le permite matar dos pájaros al unísono.

La mano de Chamorro en la osada operación

¿Quién es el artífice del agresivo arribo a Colombia? Mario Chamorro, gerente general del banco por siete años y que a comienzos del 2012 dejó súbitamente la compañía.

Conocedores de la operación comentan que Chamorro ha retomado con fuerza sus labores, esta vez como asesor de Saieh en CorpGroup y fue el principal gestor de la compra de Helm Bank, para cuya operación tuvo activa presencia en las negociaciones en Colombia.

Su banco crecerá como nunca, aumentando su tamaño a más del doble en activos administrados (sobre US$ 11.800 millones) y, al mismo tiempo, lo desahoga de aportar muchos recursos justo cuando le urge destinar plata a su otro gran negocio, el supermercadista, donde SMU está con millonarias pérdidas y requiere urgentemente nuevo capital.

Corpbanca anunció que aumentará el capital de Corpbanca Colombia (que hoy tiene sólo la operación del ex Santander Colombia) en una cifra no superior a US$ 1.000 millones, de los cuales US$ 440 millones aportará el actual controlador de Helm Bank, quien se quedará con un 20 % de Corpbanca Colombia y otros US$ 285 millones serán de cargo de Corpbanca Chile.

El saldo lo aportarán accionistas minoritarios de Helm Bank. Pero también inversionistas colombianos y chilenos que contactó el propio Jorge Andrés Saieh, hijo de Álvaro y presidente de Corpbanca y su equipo.

Saieh, que tiene a través de CorpGroup un porcentaje inferior al 10 % en Corpbanca Colombia, cederá a algunos de estos inversionistas parte de sus derechos y únicamente tendría que depositar una parte mínima. Con esto además Corpbanca Chile reducirá su participación en la operación colombiana de más del 90 % al 64 % de sus acciones.

Paralelamente, anunció otro aumento de capital en Corpbanca Chile, destinado a financiar parte de la compra y para la expansión del banco, por US$ 600 millones. En este caso, Saieh movió hilos para, como en el fútbol, desahogar las presiones sobre el grupo.

Hace pocos días, había anunciado que el brazo de inversiones del Banco Mundial, IFC, se haría con el 5 % del banco chileno, mediante la adquisición de acciones de primera emisión. El mentado aumento de capital encajó ayer las piezas, pues CorpGroup informó que IFC aportará US$ 225 millones en la operación. Como Saieh tiene el 60 % de la propiedad, le corresponderán unos US$ 160 millones del total. Aunque a la SVS le dijo que aportaría US$ 110 millones. La diferencia la deben aportar los minoritarios.

Con esto, de paso, Saieh (CorpGroup) reducirá su participación en el banco chileno, pero continuará manteniendo el control. En total, en una millonaria operación, Saieh, que seguirá con alta participación en Chile y Colombia, pondrá menos del 20 % de los recursos.

Asimismo, el gerente general, Fernando Massú afirmó que se contempla la emisión de un bono por hasta US$ 400 millones.

Rumores de estrechez financiera

Una jugada a lo Maradona, que le permitió reacomodar las finanzas de CorpGroup, la matriz con que maneja sus negocios y que controla Corpbanca, SMU y Copesa, entre otros.

Lo había advertido el 22 de agosto de este año la agencia Standard and Poor's, al bajar de BB+ a BB y de A- a BBB+ las clasificaciones de deuda de largo plazo de CorpGroup y Corpbanca, respectivamente.

S&P señalaba este cambio por la compra de Santander Colombia, lo que implicaba un debilitamiento en el nivel de capitalización del banco y señales negativas para el controlador por su alto nivel de endeudamiento y dependencia de los dividendos que le deja Corpbanca.

Un mes después, el 26 de septiembre de 2012, Feller Rate —la agencia donde hasta un año trabajó como analista la actual investor relations de CorpBanca, Claudia Labbé— ponía en el banquillo a SMU, el holding de supermercados y retail que controla Saieh.

La pesadilla en que se ha transformado SMU

Ese día Feller pasó las perspectivas de SMU de estables a negativas, profundizando las dudas sobre la compañía, cuya clasificación había reducido en enero de de 2012 de “A” a “A-”.

Y agregaba un sugerente comentario sobre la situación financiera de Saieh, indicando que la clasificación “refleja la opinión de Feller Rate que, pese al soporte del grupo controlador —manifestado en la realización previa de aportes de capital— y su tradicionalmente buen acceso a los mercados financieros, la disponibilidad para realizar nuevos aportes debe considerar las necesidades de financiamiento que el grupo debe satisfacer en otras áreas de negocio”.

Claramente, Álvaro Saieh sabe que en el mercado se habla de él, que hay especulaciones sobre la marcha de sus negocios, interrogantes sobre su liquidez. La noticia de que había atrasos en el pago a proveedores, publicada a comienzos de agosto, lo golpeó fuerte.

La alusión era directa a CorpGroup y las necesidades de financiamiento relacionadas con Corpbanca. SMU —la cadena, en la que Saieh controla el 37,97 %, la familia Rendic, un 14,1 % y Enrique Bravo, 5,31 %— se encuentra en un complejo escenario. En el primer semestre, sus pérdidas suman $ 28.608 millones, un 21 % más que en el mismo lapso de 2011. En todo 2011 ya había perdido US$ 154 millones.

Esto, pese a que las cifras mejoraron desde que integraron las operaciones de Supermercados del Sur (SDS) en 2011.

En el segundo trimestre de 2012 las pérdidas cayeron un 25,9 % en doce meses, y la generación de caja, expresada en el Ebitda, mejoró sustancialmente de $ 9.312 millones en julio-septiembre de 2011 a $ 25.075 millones en abril junio de 2012.

No obstante, el problema es que el nivel de endeudamiento de SMU es gigantesco y sigue creciendo. La deuda financiera, según Feller, a junio de 2012 era de $ 636 mil millones, es decir, $ 18.500 millones más que al cierre de 2011.

Y lanzaba advertencias a CorpGroup. SMU colocó bonos por UF 2 millones (unos US$ 90 millones) para refinanciar pasivos, pero a la fecha de entrega de los estados financieros de primer semestre, observó Feller, SMU aún no cumplía con tal uso para dichos recursos.

Igualmente, la agencia le reiteró que la empresa debía concretar un aumento de capital destinado a pagar deudas en el último trimestre de este año y que eso era condición para que mantuviera su clasificación.

Junto con ello, recordaba que SMU anunció inversiones de US$ 1.000 millones por los próximos 5 años, aunque esto estaba condicionado a la postergada apertura en bolsa de la firma.

La empresa no ha entregado información oficial sobre ninguno de los tres temas. Feller Rate no estuvo disponible para comentar las consecuencias de la operación conocida ayer.

Reuniones privadas para tratar de apagar los rumores

Claramente, Álvaro Saieh sabe que en el mercado se habla de él, que hay especulaciones sobre la marcha de sus negocios, interrogantes sobre su liquidez. La noticia de que había atrasos en el pago a proveedores de SMU, publicada a comienzos de agosto, lo golpeó fuerte.

Tiene que haber sido un punto de inflexión. El momento para dar su versión en privado, a través de almuerzos en las oficinas del grupo. Se sabe de, al menos, tres almuerzos. A veces, encabezados por Álvaro Saieh; otros por su hijo Jorge Andrés. En, al menos, dos han explicado que están siendo víctimas de rumores que los perjudican, que no hay problemas de liquidez y han exhibido cifras, flujos, para acreditar lo contrario.

Los comensales han sido economistas, dirigentes gremiales y también hombres de negocios, en especial, del mundo de las administradoras de fondos de inversión. En este caso, con la intención de invitarlos a entrar a los negocios que están emprendiendo, específicamente los del banco. Ninguno de los invitados llegó a sentarse a la mesa con una idea clara de lo que se trataría el encuentro.

Fuentes cercanas a SMU, dicen que a pesar de las mejoras la supermercadista es un problema y sin un aumento de capital o socio estratégico se le complica el escenario a Saieh.

“La logística de la empresa es un desastre y no se ve una salida simple y rápida. Hay que poner a todas las cadenas chicas que compró en línea y entrenar el personal. Su equipo ejecutivo tiene gente muy buena y otra no tanto. Tienen una tarea muy complicada para ejecutar los planes para sacar a SMU del hoyo en que está”, advierte un alto ejecutivo de la industria.

Impacto en los costos de financiación

La situación de SMU y los rumores de las necesidades de capital de Saieh han afectado el costo al que se financia. Una muestra de ello son las tasas de los bonos de SMU. El 1 de junio de 2011 colocó dos series, una por 2 millones de UF a 15 años a un interés de 3,4 % anual; otra por 3 millones de UF a 3,8 % anual.

El 10 de mayo de 2012 volvió a buscar recursos, esta vez, 2 millones de UF a 5 años (bullet, pagaderos de una sola vez) a 5,20 %.

El 3 de julio Saieh emitió un bono de US$ 30 millones. La deuda fue emitida por “Inversiones SMU” y colocado por Bank of New York. El bono está garantizado por Compañía Inmobiliaria y de Inversiones Saga Limitada. Esa empresa es 100 % de la familia Saieh y es la segunda mayor accionista de Corpbanca.

Sus otros negocios tampoco pasan un buen momento. En seguros, Saieh opera con CorpSeguros y CorpVida, manejando una de las compañías líderes en el rubro de rentas vitalicias. En 2011, su negocio perdió US$ 30 millones y, aunque en el primer semestre de 2012 las pérdidas apenas superan el US$ 1,5 millón, todavía no vuelve a números azules.

Un analista de mercado agrega que CorpSeguros y Corpvida son los más apalancados. Indica que tienen la tasa de remisión más alta (CorpSeguros 2,81 % y CorpVida 2,31 %), superando ampliamente los niveles considerados sanos.

Los cambios en Copesa

Y en su conglomerado de medios de comunicación las cosas no dan para sonreír. Así lo creen las decenas de trabajadores de Copesa, el holding que agrupa a diarios, revistas, radios y un canal de TV, entre otros) que han sido despedidos en los últimos meses.

La última novedad estuvo en el rubro escrito. Jorge Andrés Saieh, presidente de Copesa, decidió hace pocas semanas fusionar las redacciones de los diarios La Cuarta y La Hora, los que ya venían disminuidos en su dotación en los últimos años.

Después que el propio Álvaro Saieh dijera hace un par de años que no sabía qué hacer con las ganancias que tenía y que en Copesa superaban los US$ 20 millones, hoy circulan rumores de que el holding arroja pérdidas.

Por eso, la llegada de socios a Corpbanca y su filial en Colombia y el aumento de capital para ambas entidades, desahoga los números de Saieh. Allá tendrán que ir los flujos de CorpGroup, siempre y cuando no esté pensando en sumar algún socio, opción que no ha sido descartada en el mercado.

El gran potencial de Colombia

Las noticias desde Colombia conocidas ayer iluminaron los números del grupo. Según informó Fernando Massú, gerente general de Corpbanca, el índice de patrimonio efectivo a activos ponderados por riesgo de la entidad quedará en un rango de 12,5 % a 13 % proforma a fines de este año.

La operación fusionada en Colombia, en tanto, quedará a fines de 2012 con un indicador de solvencia total proforma de 17 %.

Aún más, la mina de oro de Saieh, Corpbanca, no sólo se mantendrá como tal sino que elevará fuertemente su aporte de utilidades, las que hasta ahora se reparten en un 100 % como dividendos.

Si en 2011 generaba utilidades de casi US$ 250 millones, se espera que en uno a dos años la cifra se duplique a casi US$ 500 millones. Incluyendo una sinergia de US$ 100 millones prevista por la integración de los dos bancos colombianos.

El analista de la corredora de bolsa BCI, Rubén Catalán, reconoce que la apuesta de Saieh tiene riesgos, pero mucho futuro. “Claramente tiene riesgos el que sea una apuesta así de agresiva, pero se abre un camino diferente, con otros retornos esperados”, acota.

En este sentido, se destaca que los créditos crecieron 17 % en Colombia en los últimos 12 meses acumulados a julio de este año.

Aunque las cifras de retorno sobre patrimonio de Helm no son las mejores. Lo último que se conoce es un 10,3 de ROE, comparado con el promedio de la banca colombiana que es 16,7.

Catalán cree en todo caso que volverá la confianza respecto de la solidez de Corp Group. “Si hubo dudas sobre la capacidad del controlador de financiar las necesidades de financiamiento, diría que se han diluido en las últimas semanas, tanto después del anuncio de acuerdo con IFC como con la fórmula para comprar Helm Bank”, sostiene.

Un ex alto ejecutivo bancario opina que Saieh tenía pocas opciones, dado que Santander Colombia estaba mal posicionado tanto en cuota de mercado como en clientes y esta fusión le da peso y habilidad para captar otra gama de clientes en un mercado con mucho potencial.

Un operador de mercado destaca que la condición de visionario de Saieh es indiscutible, aunque advierte del riesgo de gestión de un crecimiento orgánico tan fuerte. “Es muy difícil controlar la gestión de las empresas cuando se crece tan rápido y de manera tan agresiva”, enfatiza el experto.

Agrega que este riesgo se reafirma por lo ocurrido con SMU, donde, a su juicio, se verifican las dificultades de management que está teniendo Saieh.

Otra duda que aparece en el horizonte es por la eventualidad de que este salto de Corpbanca se enfrente con una intensificación de la crisis internacional y que ésta afecte la economía de Colombia y Chile, asfixiando las cifras de la compañía.

En Corpbanca no respondieron a las consultas de este medio sobre los riesgos de la compra.

Compartir Noticia

Más información sobre El Mostrador

Videos

Noticias

Blogs y Opinión

Columnas
Cartas al Director
Cartas al Director

Noticias del día

TV